Científicos clave dijeron a Fauci en privado que era “muy improbable” que origen del COVID fuera natural

"Simplemente no puedo entender cómo se logra esto en la naturaleza"
Por Jeff Carlson y Hans Mahcke
11 de Enero de 2022
Actualizado: 12 de Enero de 2022

Análisis de noticia

Los principales funcionarios de salud estadounidenses, incluido el Dr. Anthony Fauci, se apresuraron a principios de 2020 para responder a informes públicos sobre una posible conexión entre la COVID-19 y el Instituto de Virología de Wuhan en China.

Esta respuesta, que incluyó una teleconferencia secreta el 1 de febrero de 2020, se detalló vagamente en correos electrónicos publicados anteriormente y que estaban muy tachados. Esos correos electrónicos sugirieron fuertemente que Fauci y un pequeño grupo de importantes científicos buscaron promover la teoría del origen natural, a pesar de tener evidencia y opiniones de expertos internos que apuntaban a la posibilidad de una fuga del laboratorio de Wuhan.

Las versiones no tachadas de algunos de los correos electrónicos que los legisladores hicieron públicos el 11 de enero confirman esto aún más.

Los nuevos correos electrónicos no tachados, publicados por los republicanos del Comité de Supervisión de la Cámara, confirman e ilustran un patrón de mentiras y encubrimiento. Según los correos electrónicos, aparentemente el esfuerzo fue encabezado por el propio Fauci, pero también involucró a su jefe, el recientemente retirado director de los Institutos Nacionales de Salud (NIH), el Dr. Francis Collins, así como a Jeremy Farrar, director del British Wellcome Trust.

Anteriormente se reveló que al menos dos científicos, que habían recibido fondos de los NIH, le habían dicho a Fauci durante la teleconferencia que estaban entre un 60 y un 80 por ciento seguros de que la COVID había salido de un laboratorio.

Las nuevas revelaciones más significativas en los correos electrónicos que no fueron tachados provienen de dos de estos científicos, Robert Garry y Mike Farzan, quienes notaron las dificultades que presenta la presencia de un sitio de escisión de furina en el virus COVID-19–una característica que luego se citaría como la característica definitoria del virus.

“Preocupado por el sitio de furina”

Farzan, un inmunólogo que en 2005 descubrió el receptor del virus original del síndrome respiratorio agudo severo (SARS), envió sus notas posteriores a la teleconferencia a Farrar, quien luego las compartió con Collins, Fauci y Lawrence Tabak–altos funcionarios del NIH. En esas notas, Farzan escribió que estaba “preocupado por el sitio de furina” y tenía dificultades para explicarlo “como un evento fuera del laboratorio”. Farzan señaló que, en teoría, era posible que el sitio de escisión de la furina del virus pudiera haber surgido en la naturaleza, pero que era “altamente improbable”.

El sitio de escisión de furina es la característica definitoria que le da a la COVID-19 la capacidad de infectar fácilmente a los humanos y que ha desconcertado durante mucho tiempo a los científicos, ya que nunca se ha observado tal sitio en los coronavirus relacionados con el SARS de origen natural.

Farzan, al igual que el científico Kristian Andersen, quien ha recibido financiación del NIAID de Fauci, trabaja en el laboratorio Scripps. Como ya se sabía por correos electrónicos publicados anteriormente, Andersen le había dicho en privado a Fauci el 31 de enero de 2020 que el virus parecía diseñado. Andersen luego encabezaría los esfuerzos de Fauci para promover una narrativa de origen natural.

El director de los NIH, el Dr. Francis Collins, durante una audiencia del Subcomité de Trabajo, Salud y Servicios Humanos de Apropiaciones del Senado para analizar las estimaciones presupuestarias para el Instituto Nacional de Salud (NIH) y el estado de la investigación médica en Capitol Hill en Washington, el 26 de mayo de 2021. (Sarah Silbiger-Pool/Getty Images)

Farzan les dijo a los miembros principales del grupo de teleconferencia de Fauci que “una posible explicación podría ser algo tan simple como el paso de CoV vivos del SARS en cultivo de tejidos en líneas celulares humanas” durante un “período prolongado de tiempo”, lo que podría conducir a la creación accidental de “un virus que estaría preparado para una rápida transmisión entre humanos”. Este virus mutado probablemente tendría una “adaptación específica al receptor ACE2 humano a través de pases repetidos”.

Un estudio reciente en la revista científica Nature señaló que el virus COVID-19 se adaptó de manera única para infectar a los humanos, ya que “mostraba la unión más alta a la (h)ACE2 humana de todas las especies probadas”.

En términos sencillos, Farzan concluyó que la pandemia probablemente se originó en un laboratorio en el que los coronavirus vivos pasaron a través de tejido similar al humano una y otra vez, lo cual aceleró las mutaciones del virus y el resultado final fue que uno de los virus mutados pudo haberse filtrado del laboratorio. Farzan colocó la probabilidad de una fuga de un laboratorio de Wuhan en un 60 a 70 por ciento.

Los correos electrónicos indican que Farzan estaba al tanto de que el laboratorio de Wuhan realizó este tipo de experimentos peligrosos en laboratorios de Nivel 2, que tienen un estándar de bioseguridad muy bajo. Este hecho lo admitió posteriormente la directora del laboratorio de Wuhan, Shi Zhengli, en julio de 2020. En particular, desde el comienzo de la pandemia, Farzan ha recibido subvenciones por un total de casi USD 20 millones del NIH de Collins y el NIAID de Fauci.

“No puedo entender cómo se logra esto en la naturaleza”

Más revelaciones en los recientes correos electrónicos recientemente que no fueron tachados provinieron de Garry, otro científico financiado por el NIAID de Fauci, quien les dijo a los miembros principales del grupo de la teleconferencia en términos inequívocos que “Realmente no puedo pensar en un escenario natural plausible en el que se pase del virus de los murciélagos” a la COVID-19.

Garry citó las notables secuencias que tendrían que ocurrir naturalmente y le dijo al grupo que “simplemente no puedo entender cómo se logra esto en la naturaleza. Hagan la alineación de los picos a nivel de aminoácidos–es impresionante”. Señaló que un virus creado en el laboratorio explicaría fácilmente los datos que estaba viendo y le dijo al grupo de Fauci que “por supuesto, en el laboratorio, sería fácil generar el perfecto inserto de base 12 que deseaba”.

El laboratorio P4 en el campus del Instituto de Virología de Wuhan en Wuhan (China) el 13 de mayo de 2020. (HECTOR RETAMAL/AFP vía Getty Images)

En la misma línea de lo que había dicho Farzan, Garry le dijo al grupo de Fauci que era extremadamente poco probable que el sitio de escisión de furina pudiera haber evolucionado naturalmente, mientras que crearlo en un laboratorio era fácil.

La principal diferencia entre el punto de vista de Farzan y el de Garry radica en si el laboratorio creó el sitio de escisión de furina a través del paso en serie en tejido similar al humano o mediante la inserción directa del sitio. En cualquier caso, ambos científicos pensaron que era probable que el virus saliera del laboratorio de Wuhan en lugar de haberse originado en la naturaleza.

Las opiniones privadas de los científicos contradecían las declaraciones públicas

La opinión privada de Garry es aún más notable porque solo un día antes, el 1 de febrero de 2020, Garry había ayudado a completar el primer borrador del documento Proximal Origin que promovía la idea de que el virus se había originado en la naturaleza. Ese documento se convirtió en la evidencia de referencia para los medios y las instituciones de salud pública sobre un origen natural del virus COVID.

Se publicó online el 16 de febrero de 2020 y excluyó firmemente la posibilidad de una fuga de laboratorio.

Uno de los coautores de Garry para el artículo de Proximal Origin, Andrew Rambaut, también se cita en los correos electrónicos. En congruencia con los otros dos científicos, Rambaut le dijo al grupo de teleconferencia de Fauci que también estaba preocupado por el sitio inusual de división de furina. Pero a diferencia de Garry o Farzan, especuló que el virus podría haber surgido en otro animal, el llamado huésped intermedio.

Peter Daszak, a la derecha, presidente de EcoHealth Alliance, en Wuhan, China, el 3 de febrero de 2021. (Hector Retamal/AFP a través de Getty Images)

Dos años después, no se ha identificado tal huésped. En el caso del virus del SARS original, así como del virus del síndrome respiratorio de Oriente Medio (MERS), el huésped intermediario se encontró en unos pocos meses. Rambaut también reconoció de inmediato el hecho peculiar de que la inserción del sitio de escisión de furina “ha dado como resultado un virus extremadamente apto para los humanos; también podemos deducir que no es óptimo para la transmisión en especies de murciélagos”.

Rambaut lamentó la falta de datos compartidos por los científicos de Wuhan y concluyó que solo el Instituto de Virología de Wuhan sabía lo que había sucedido.

El grupo de Fauci engaña a la Academia Nacional de Ciencias

El día después de que estos tres científicos compartieron sus puntos de vista con los miembros principales del grupo, el 3 de febrero de 2020, Fauci asistió a una reunión en las Academias Nacionales de Ciencias, Ingeniería y Medicina (NASEM). Esa reunión se convocó con urgencia a instancias del director de Ciencia y Tecnología de la Casa Blanca, Kelvin Droegmeier, quien escribió que buscaba respuestas sobre los orígenes de la COVID-19.

El Dr. Anthony Fauci, asesor médico jefe de la Casa Blanca y director del NIAID, muestra una captura de pantalla del sitio web de la campaña del senador Rand Paul (R-Ky.) mientras responde preguntas en una audiencia del Comité Senatorial de Salud, Educación, Trabajo y Pensiones en Capitol Hill el 11 de enero de 2022. (Greg Nash-Pool/Getty Images)

A la reunión, que incluyó una presentación de Fauci, también asistieron Peter Daszak, la persona a través de la cual Fauci había financiado el Instituto de Virología de Wuhan, y Kristian Andersen. Fauci y su grupo promovieron la teoría del origen natural en la Academia, a pesar de que en la teleconferencia y en correos electrónicos posteriores se les acababa de informar que una fuga de laboratorio proporcionaba la explicación más probable para el virus.

Mientras estaban empujando su narrativa sobre el origen natural a las NASEM, y por extensión a la Casa Blanca, Fauci y su grupo no hicieron mención de sus discusiones privadas–que se llevaba a cabo durante el mismo periodo–de que el virus muy probablemente se originó en un laboratorio de Wuhan.

Los NIH se esconden detrás de partes tachadas injustificables

Los nuevos correos electrónicos llenan algunos de los vacíos dejados por las partes no desclasificadas anteriormente, pero solo cubren una pequeña parte de los muchos correos electrónicos que permanecen tachados. Un examen minucioso de los recientes correos electrónicos que no fueron tachados revela que no se aplica ninguna de las justificaciones habituales para tacharse, como información privada sobre personas o amenazas a fuentes y métodos. En cambio, parece que todas las partes tachadas se realizaron únicamente sobre la base de proteger a los NIH del escrutinio sobre su encubrimiento de los orígenes del virus.

Estos esfuerzos de ofuscación se relacionan con el hecho de que solo nos enteramos de estos nuevos correos electrónicos luego de una batalla de meses entre el Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS), la organización matriz de los NIH y el NIAID de Fauci, y los republicanos de la Cámara.

El edificio del Capitolio en Washington en una foto de archivo. (Samira Bouaou/The Epoch Times)

Para obtener esta información, los republicanos de la Cámara se vieron obligados a valerse de una ley de 1928 poco utilizada, la llamada Regla de los Siete Miembros. Según esta ley, una agencia ejecutiva, como el HHS, debe proporcionar la información solicitada cuando lo solicitan siete miembros del Comité de Operaciones Gubernamentales de la Cámara (ahora llamado Comité de Supervisión y Reforma).

No se sabe por qué los republicanos no han usado esta ley antes o con mayor frecuencia.

Eventualmente, el HHS permitió que el personal del Congreso de los republicanos de la Cámara de Representantes viera los correos electrónicos no tachados en persona. Luego, los miembros del personal transcribieron lo que vieron, y así es como nos enteramos de estas nuevas revelaciones.

Los NIH silencian las opiniones disidentes

Estos nuevos correos electrónicos son cruciales porque confirman que para el 2 de febrero de 2020, el grupo de teleconferencia de Fauci había identificado evidencia que apuntaba a una fuga de laboratorio en el Instituto de Virología de Wuhan. Estos científicos sabían que el sitio único de escisión de furina del virus era muy probablemente el resultado de experimentos realizados en el laboratorio de Wuhan. En particular, también sabían que estos experimentos se estaban realizando en laboratorios de nivel 2 de bioseguridad mínima.

Estos hechos presentaron un gran problema para los jefes de los NIH, quienes habían financiado los experimentos.

El Dr. Martin Kulldorff, profesor de medicina de la Facultad de Medicina de Harvard y bioestadístico y epidemiólogo del Hospital Brigham and Women’s, en Connecticut, el 7 de agosto de 2021. (York Du/The Epoch Times)

Como confirman los nuevos correos electrónicos, su respuesta fue encubrir la evidencia de fuga de laboratorio e impulsar una narrativa de origen natural.

El entonces director de los NIH, Collins, quien más tarde llamaría a la “eliminación” pública de los autores de la Declaración de Great Barrington, solicitó a su grupo una “convocatoria rápida de expertos” para evitar que las “voces de la conspiración” hicieran “gran daño potencial a la ciencia y la armonía internacional…” a través de la discusión pública de una teoría de fuga de laboratorio.

La opinión de Collins fue reflejada por otro participante en la teleconferencia de Fauci, el virólogo holandés Ron Fouchier, quien le dijo al grupo que “un mayor debate sobre tales acusaciones distraería innecesariamente a los principales investigadores de sus deberes activos y causaría un daño innecesario a la ciencia en general y a la ciencia en China en particular”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS