Españoles descubren accidentalmente aliados para la crisis de los desechos plásticos: gusanos de cera

Por Chris Ford
15 de Enero de 2019 Actualizado: 15 de Enero de 2019

Necesitamos una solución para el problema de los desechos plásticos que la humanidad ha creado en el planeta. ¿Podría tratarse de algo tan simple como una oruga conocida como gusano de cera? ¿O es esperar demasiado?

Cada año se utilizan más de 1 billón de bolsas de plástico de polietileno, y el material es resistente a la degradación. Investigadores del Instituto de Biomedicina y Biotecnología de Cantabria en España pueden haber encontrado una solución, como se informó en Current Biology el 24 de abril de 2017.

“Hemos descubierto que la larva de un insecto común, la Galleria mellonella, es capaz de biodegradar uno de los plásticos más resistentes, más elásticos y más usados: el polietileno”, dice Federica Bertocchini.

El descubrimiento fue hecho accidentalmente cuando los investigadores colocaron los gusanos de cera en bolsas de plástico, y encontraron que se las comían rápidamente. Como ventaja adicional, los gusanos convertían el polietileno en etilenglicol.

Se halló que en una noche, 100 gusanos de cera comieron 92 miligramos de una bolsa de plástico, lo que significa que los mismos 100 gusanos tardarían alrededor de un mes en consumir una bolsa entera. Eso equivale a que se necesitaría una inmensa cantidad de gusanos de cera para terminar con el problema de las bolsas de plástico en el planeta.

©Pixabay | Ben_Kerckx

Además, podría haber ramificaciones. La oruga de la polilla de cera recibió su nombre porque le encanta comer cera. Y les encanta la cera de abejas, lo que las convierte en un gran enemigo de las mismas. Si su cría se saliera de control, podrían devastar la población de abejas, causando probablemente otro desastre ambiental.

Considerando que un gusano de cera puede consumir alrededor de 2 miligramos de plástico por día, el número de gusanos necesarios para consumir nuestra basura plástica podría llegar fácilmente a los miles de millones.

Una investigación más prometedora realizada por un equipo de científicos japoneses descubrió que bacterias presentes en el suelo y aguas residuales pueden descomponer y consumir plásticos PET (tereftalato de polietileno), uno de los  más difíciles de descomponer del planeta.

“Se han acumulado grandes cantidades de PET en todo tipo de ambientes alrededor del mundo”, dice Kohei Oda, del Instituto de Tecnología de Kyoto en Japón, donde se realizó el descubrimiento. “Así que, para resolver este problema, los microbios que lo degradan podrían ser útiles.”

“Estoy seguro de que encontraremos más microbios en la naturaleza que evolucionaron para degradar otros plásticos”, dice Uwe Bornscheuer de la Universidad de Greifswald en Alemania, según NewScientist. “Es solo cuestión de buscar correctamente y tener paciencia como el grupo japonés para reducir la búsqueda a una sola bacteria.”

Mientras tanto, todos debemos ser responsables y reducir la cantidad de plásticos que utilizamos. Los supermercados ya están animando a los clientes a usar bolsas de tela para sus compras y están tratando de reducir el envoltorio plástico de sus productos, pero aún queda mucho por hacer para limpiar nuestro planeta.

 

Descubre la razón

Louise Morrison nació enferma y ahora a los 60 se siente mejor que cuando era adolescente

 

TE RECOMENDAMOS