Científicos investigan si es verdad que las mascotas sienten telepáticamente la llegada de sus amos

Por Tara MacIsaac
23 de Septiembre de 2019 Actualizado: 06 de Octubre de 2019

El psicólogo británico Dr. Richard Wiseman a menudo es consultado por los medios de comunicación como un escéptico en presunciones parapsicológicas. Durante casi 20 años, la controversia ha rodeado su muy publicitado “desenmascaramiento de un experimento de telepatía en animales domésticos”.

El Dr. Rupert Sheldrake ya había realizado experimentos y publicó un resumen del polémico debate con el que intentaba reivindicar sus hallazgos sobre un perro llamado Jaytee, que tenía la asombrosa habilidad de presentir la llegada de su dueña a casa.

El estudio de Sheldrake se basó en el comportamiento de un perro de raza terrier llamado Jaytee, que había sido adoptado por Pam Smart en 1988.

El perrito solía quedarse con los padres de Pam mientras ella estaba fuera de casa; pero se dieron cuenta que la mascota esperaba expectante en la ventana, justo cuando ella estaba regresando al hogar. No importaba a qué hora volviera Pam, la mascota siempre estaba allí minutos antes que ella entrase.

En 1994 Pam había leído un anuncio en el periódico The Telegraph, que solicitaba personas cuyas mascotas presintieran la llegada de su dueño a casa, para un experimento que realizaría el Dr. Sheldrake.

Sheldrake tiene un doctorado en Bioquímica de la Universidad de Cambridge y estudió Filosofía e Historia de la Ciencia en la Universidad de Harvard. Es conocido por sus investigaciones sobre el comportamiento animal inexplicable, así como la telepatía en diversas formas.

Después de unos 100 experimentos realizados con Jaytee, Sheldrake descartó varias explicaciones ordinarias. Para ello, Pam llegaba a casa en distintas oportunidades de manera no rutinaria. A veces llegaba a casa en taxi, en coches de amigos o a pie, para asegurarse que el perro no solo reconocía el sonido de su coche desde lejos.

Cuando Wiseman había llevado a cabo cuatro experimentos, consiguió esencialmente los mismos resultados, dijo Sheldrake, pero interpretó los datos en forma diferente.

En experimentos de Sheldrake y Wiseman, Jaytee iba a la ventana brevemente durante todo el día; pero solo cuando Smart estaba camino a casa se quedaba allí y esperaba una cantidad significativa de tiempo. Sheldrake trazó sus propios resultados, y las conclusiones de Wiseman en gráficos demuestran un aumento dramático de tiempo del perrito en la ventana, solo cuando Pam efectivamente estuvo en camino a casa, con un incremento del 5% al 80%.

Mientras Wiseman aceptó que sus datos mostraban este patrón, dijo que sus criterios eran diferentes.

Él había comenzado su experimento mediante la definición de “señal de Jaytee”, de que su dueña regresaba a casa, desde la primera vez en el día cuando Jaytee iba al porche sin razón aparente (razones que no eran el retorno de Pam, incluían la detección de otros perros afuera, gente caminando, etcétera; estos viajes al porche no fueron contados).

Él escribió en respuesta a una crítica de Sheldrake: “Antes de realizar nuestro primer experimento nos dimos cuenta de que, para evitar la posible selección de datos post-hoc, fue necesario determinar el criterio que contaría como ‘señal’ de Jaytee”.

Él continuó: “Nuestros experimentos pretendieron probar la afirmación de que Jaytee claramente indica la llegada de Pam a casa, yendo al porche de sus padres sin razón aparente. Probar esta afirmación no requería trazar nuestros datos ni buscar un patrón; simplemente implicaban determinar, si la ‘señal’ de Jaytee correspondía con el tiempo en que Pam comenzaba a regresar a casa. … Por lo tanto creemos que con la afirmación lo hemos probado, y los métodos utilizados para probar esta afirmación están completamente justificados”.

Un especial en 1997 salió al aire en la televisión británica, titulado: “Secretos de los Psíquicos”, donde Wiseman discutió sus experimentos con Jaytee. Dijo que filmó a Jaytee continuamente por un período de tres horas y encontró que el perro fue a la terraza aproximadamente una vez cada 10 minutos; indicó que era “casualidad” que Jaytee también fuera al porche cuando Pam estaba de regreso a casa.

A raíz de que Wiseman lo “desacreditó” en televisión, aparecieron titulares en muchos periódicos de distintas partes: “Las mascotas no tienen un sexto sentido, dicen los científicos” (Este titular fue de The Independent).

Sheldrake sostuvo que la presencia de Jaytee en la ventana era claramente más prolongada y significativa cuando Smart regresaba. Wiseman argumentó en su respuesta a 2.000 críticas de Sheldrake, que los patrones expuestos en los gráficos de Sheldrake podrían explicarse por Jaytee volviéndose más ansioso con el paso del tiempo. Esto llevaría al perro a estar en la ventana por más tiempo cuando regresaba Pam, ya que esto sucedía al final del período de tiempo del experimento.

Sheldrake escribió en respuesta que: “En una serie de pruebas de control cuando Pam no volvía a casa durante el período de prueba, no había ninguna señal de ‘ansiedad’ con Jaytee yendo a la ventana más y más, a medida que pasaba el tiempo”.

También llevó a cabo más experimentos con un perro llamado Kane, y en el 2000 fue publicado un estudio en Anthrozoos. En la introducción de ese estudio, Sheldrake escribió: “En las encuestas de hogares al azar en Gran Bretaña y Estados Unidos, un promedio del 48% de los dueños de perros dijo que su animal prevé la llegada de un miembro de la familia. Indicó que la quinta parte de estos perros muestran su anticipación por más de diez minutos. Muchos propietarios de perros afirman que este comportamiento se produce incluso cuando la persona vuelve en un momento inusual y cuando la gente en casa no sabe la hora de su regreso”.

Mira el video a continuación:

Rescate de una perrita abandonada con una pierna rota

¿Te gustó esta historia? Entonces compártela con tus contactos y haz que las buenas noticias lleguen a todo el mundo.

TE RECOMENDAMOS