Cientos de migrantes entran ilegalmente a México rompiendo candados y rejas en la frontera

Por Anastasia Gubin - La Gran Época
13 de Abril de 2019 Actualizado: 13 de Abril de 2019

Un día después que México denunciara, sin precisar la nacionalidad, que cerca de 350 migrantes habían entrado desde Guatemala al sur del país en manera violenta, una nueva caravana migrantes integrada por más mil personas partió de Honduras rumbo a Estados Unidos informó el Instituto Guatemalteco de Migración.

Además este sábado otros varios cientos de hondureños también se encuentran transitando por Guatemala tras los mismos pasos en su viaje organizado para entrar a Estados Unidos, informó La Hora.

Los 350 migrantes que entraron a México lo hicieron “con una actitud agresiva, rompieron el candado que cierra la reja fronteriza e ingresaron al país” comunicó el Instituto Nacinal de Migración mexicana (INM), según la agencia AFP. Otros más entraron ilegalmente por diferentes puntos del país.

El instituto dijo que los inmigrantes ilegales actuaban de manera “hostil” y “agresiva”, y los acusaron de atacar a la policía local en Metapa, un pueblo fronterizo mexicano cerca de Tapachula, reportó a su vez la agencia AP.

Cientos de centroamericanos, parte de una caravana de migrantes, se alojan en una antigua fábrica en Piedras Negras, México, el 15 de febrero de 2019.  Imagen de archivo. (Charlotte Cuthbertson/La Gran Época)

El grupo empujó a la policía que vigilaba el puente fronterizo y se unió a un grupo más grande de unos 2500 migrantes que caminan cerca de Tapachula, Chiapas. En manera similar a lo que ocurrió en el mismo puente fronterizo entre México y Guatemala el año pasado.

Mientras la violencia ha sido la tendencia de estos días, ya que según el reporte de AP. algunos migrantes han roto las ventanas mientras discuten y pelean con las autoridades de inmigración, acusando a los funcionarios de hacerlos esperar demasiado por los papeles, otros esperan pacíficamente.

Unos 2.500 inmigrantes están desde hace más de una semana al oeste en la ciudad de Mapastepec, en Chiapas, agrega el informe.

Entre ellos, cerca de 800 migrantes cubanos dieron a conocer que planean salir en autobuses con destino a la Ciudad de México, el próximo miércoles, de forma legal y ordenada.

Pretenden salir en grupos de 45 personas en cada autobús y caminar antes de llegar a los retenes ubicados en la zona costa de Chiapas y Veracruz. Para esta caravana, los caribeños han convocado a migrantes que cuenten con su documento de garantía válido del gobierno para unirse y recorrer en autobús hasta el norte del país.

Un grupo de migrantes centroamericanos -principalmente de Honduras- cruzan una valla cerca del cruce fronterizo de El Chaparral en Tijuana, Estado de Baja California, México, el 25 de noviembre de 2018. Foto de PEDRO PARDO/AFP/Getty Images.

Traslado de inmigrantes ilegales

El presidente de Estados Unidos Donald Trump, dijo el viernes que estaba considerando enviar inmigrantes ilegales en el país a las llamadas ‘ciudades santuario’.

Trump hizo la sugerencia dado el creciente aumento del número de inmigrantes indocumentados que llegan a la frontera sur, sin lograr que el Congreso financie completamente un muro fronterizo y firmen las leyes de protección del país.

“Debido al hecho de que los Demócratas no están dispuestos a cambiar nuestras muy peligrosas leyes de inmigración, de hecho estamos, como informamos, dando fuertes consideraciones para colocar a los inmigrantes ilegales solo en ciudades santuario”, escribió Trump en Twitter.

Un grupo de migrantes centroamericanos -en su mayoría hondureños- escalan una barrera metálica en la frontera entre México y Estados Unidos, cerca del paso fronterizo de El Chaparral, en Tijuana, Estado de Baja California, México, el 25 de noviembre de 2018. Foto de PEDRO PARDO/AFP/Getty Images.

Las ciudades santuario, como San Francisco, Filadelfia y Chicago, son jurisdicciones locales que generalmente brindan a los inmigrantes indocumentados un lugar para establecerse en vez de usar sus recursos para ayudar a hacer cumplir las leyes federales de inmigración que podrían llevar a las deportaciones.

“Esas localidades argumentan que no es su responsabilidad involucrarse en la aplicación de la ley federal y que hacerlo podría obstaculizar los esfuerzos policiales en las comunidades”,reporta Reuters.

El portavoz de la Casa Blanca, Hogan Gidley, dijo que los inmigrantes que se trasladarían serían “extranjeros ilegales que ya están listos para ser liberados”, lo que probablemente incluiría a familias con niños. La ley no permite deportarlos. Son citados a una audiencia con un juez para años más tarde, a la que la mayoría no asiste.

A fines de 2018 se contabilizaban 800.000 migrantes en trámite de asilo y según cifras de Reuters, solo en marzo, 103,492 inmigrantes indocumentados habían sido detenidos a lo largo de la frontera sur o rechazados.

Un experto en inmigración, que pidió no ser identificado, señaló a la agencia que los inmigrantes indocumentados bajo custodia federal podrían estar en una de las varias etapas del proceso de adjudicación y que Trump probablemente tiene el poder de enviarlos a diferentes jurisdicciones desde donde se encuentran recluidos.

***

Descubra

¿Por qué China tiene un organismo estilo Gestapo?

TE RECOMENDAMOS