Cinco de los niños estadounidenses baleados en Sonora luchan por sus vidas en un hospital de Arizona

Por Anastasia Gubin - La Gran Época
06 de Noviembre de 2019 Actualizado: 06 de Noviembre de 2019

Cinco niños que sobrevivieron a la masacre de tres familias mormonas estadounidenses el lunes 4 de noviembre en una carretera de México, se encuentran hospitalizados con heridas de bala en Arizona, mientras que otros tres ya están con sus familiares y abuelos.

Algunos de los menores heridos permanecieron largas horas junto a los cadáveres de sus madres y hermanos después que dos de ellos corrieron en busca de ayuda. Ahora están luchando por una vida que ya nunca más será la misma.

Las familias compuestas por tres madres y 14 niños se dirigían en una caravana de tres vehículos que luego fueron baleados y uno de ellos incendiado cerca de un rancho en La Mora, Sonora. Planeaban llegar hasta Galeana, Chihuahua, pero en la frontera entre ambos estados  fueron emboscados por sicarios armados.

Cody, de 8 años, recibió un disparo en la mandíbula y en la pierna. Su estado es preocupante. Xander, de 4 años, recibió un disparo en la espalda. Brixton, de 9 meses de edad, recibió un disparo en el pecho. Kylie, de 14 años, recibió un disparo en el pie, según El Milenio.

Mackensy Langford, una niña de nueve años, que caminó durante cuatro horas en la oscuridad antes de encontrar rescatadores, también resultó herida a bala en un brazo, informó El Sol de México.

Miembros de la familia LeBaron miran el auto quemado donde parte de los nueve miembros asesinados de la familia fueron asesinados y quemados durante una emboscada en Bavispe, montañas de Sonora, México, el 5 de noviembre de 2019. (HERIKA MARTINEZ/AFP vía Getty Images)

Los sobrevivientes fueron llevados en un helicóptero del Ejército mexicano a la frontera para que fueran trasladados un hospital en Phoenix, Arizona, añade el informe.

Devin Langford, de 13 años, hermano de Mackensy, su hermano Jake y la bebé Faith están ahora en hogares de familiares y abuelos en La Mora, México.

El desgarrador relato que fue dado por miembros de las tres familias mormonas mexicano-americanas, indica que Devin resguardó a sus hermanos y partió solo en busca de ayuda.

“Después de ver cómo mataban a su madre y a sus hermanos, Devin, el hijo de Dawna (Langford), escondió a sus otros seis hermanos en los arbustos y los cubrió con ramas para mantenerlos a salvo mientras él buscaba ayuda”, dijo la familia, que por 11 horas, no supieron lo que les había pasado a sus seres queridos, según la agencia Reuters.

(HERIKA MARTINEZ/AFP via Getty Images)

Faith Langford, de 7 meses sobrevivió por milagro (Vídeo). Su madre, Christina Langford Johnson, de 29 años, la escondió en el asiento trasero y fue encontrada 11 horas después de la masacre.

Testigos dijeron que Christina salió del vehículo con las manos en alto para enfrentarse a los pistoleros pero fue asesinada a sangre fría.

Miembros de la familia dicen que los cuerpos de Maria Rhonita Miller, de 30 años, sus gemelas Titus y Tiana de 8 meses, su hijo Howard Jr. de 12 años y Krystal de 10 años fueron encontrados dentro de un SUV quemado, señaló la CBS.

A solo 16 kilómetros por el camino, otros dos vehículos que seguían al vehículo de Miller fueron impactados. Dawna Langford, de 43 años, junto con sus hijos de 2 y 11 años fueron asesinados.

Familiares dijeron que Rhonita sufrió una avería en un neumático, por lo que un segundo vehículo regresó a Bavispe en su búsqueda, pero al llegar al sitio donde los habían dejado vieron grandes cantidades de humo y los cuerpos totalmente calcinados. Luego también ellos fueron víctimas de balazos. Dos mujeres y 10 menores de edad corrieron para ponerse a salvo pero en la huida Christina y Dawna, así como otros niños más fueron asesinados.

“Por la zona y la forma que los vehículos fueron encontrados está muy claro que los emboscaron. Los niños platicaron que sus mamás gritaban aterradas para intentar convencer a estos desgraciados que no les dispararán, pero no lograron nada, los acribillaron sin piedad”, narró a Efe Alex LeBaron, miembro de esta comunidad mormón asentada en Galeana, en el norteño estado de Chihuahua.

Todas las víctimas eran miembros de La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días que se había establecido en las montañas de Sonora, México, décadas atrás. Un miembro del grupo fue asesinado por el cártel hace 10 años.

El gobierno mexicano dijo que las víctimas podrían haber sido atrapadas en el fuego cruzado de una sangrienta guerra territorial entre un brazo del Cártel de Sinaloa y su rival, el Cártel de Juárez, reportó Reuters. Según las autoridades, los sicarios dejaron más de 200 casquillos de bala de grado militar.

Sin embargo, los familiares de los muertos han descartado la idea de que las mujeres y los niños pudieran haber sido blanco de ataques debido a una identidad equivocada.

No es la primera vez que la comunidad mormona y la familia LeBaron se ve afectada, señala otro reporte de la agencia Reuters. En 2010, dos miembros de la comunidad, incluyendo uno de la familia LeBaron, fueron asesinados como presunta venganza después que las fuerzas de seguridad rastrearon a miembros de pandillas de narcotraficantes. En otras ocasiones los mormones sufrieron secuestros.

***

Descubre

Agentes de la frontera dicen que ‘niños están siendo alquilados’ para cruzar

 

TE RECOMENDAMOS