Director General de Salud de Florida aconseja a los americanos que no se vacunen ni reciban refuerzos contra COVID-19

Por T.J. Muscaro
14 de Septiembre de 2023 1:32 PM Actualizado: 14 de Septiembre de 2023 1:37 PM

El Cirujano General de Florida, Joseph Ladapo, dará instrucciones al Departamento de Salud del estado (FDOH) para que desaconseje las vacunas COVID-19 a los menores de 65 años.

Sus comentarios se produjeron durante una mesa redonda celebrada el 13 de septiembre con el gobernador de Florida, Ron DeSantis, y los doctores Jay Bhattacharya, Tracy Hoeg y Patrick Whelan sobre las fórmulas actualizadas de las vacunas.

Durante la videoconferencia, todos ellos se opusieron firmemente a una reciente recomendación del director de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC), quien afirmó que todas las personas a partir de los seis meses deberían recibir las nuevas vacunas contra el COVID-19.

“La vacunación sigue siendo la mejor protección contra la hospitalización y la muerte por COVID-19”, aconsejó la Dra. Mandy K. Cohen, directora de los CDC.

Pero a los participantes en la mesa redonda no los convencieron las declaraciones de los CDC.

“Con la cantidad de inmunidad que hay en la comunidad —con prácticamente todos los seres humanos que caminan teniendo algún grado de inmunidad— y las preguntas que tenemos sobre la seguridad y sobre la eficacia, especialmente sobre la seguridad, mi opinión es que no es una buena decisión para los jóvenes, para las personas que no están en alto riesgo continuar con las vacunas en este momento de la pandemia”, dijo el Dr. Ladapo.

Los demás expertos de la mesa redonda coincidieron en que no hay suficientes datos sobre la vacuna y cómo afecta a las personas para considerarla segura y eficaz. Esta falta de información impide tanto a los pacientes como a los médicos tomar una decisión con conocimiento de causa.

La gente “no debe dejarse engañar pensando que hay ensayos clínicos de los refuerzos que indican que serán beneficiosos, ya que eso no es cierto”, dijo el Dr. Ladapo. Describió la recomendación de la vacuna por parte del Dr. Cohen como “porrismo”.

El Dr. Jay Bhattacharya, profesor de medicina de la Universidad de Stanford y uno de los coautores de la Declaración de Great Barrington, en Hartford, Connecticut, el 17 de febrero del 2023. (Tal Atzmon/The Epoch Times)
El Dr. Jay Bhattacharya, profesor de medicina de la Universidad de Stanford y uno de los coautores de la Declaración de Great Barrington, en Hartford, Connecticut, el 17 de febrero del 2023. (Tal Atzmon/The Epoch Times)

“Me resulta absolutamente chocante”, afirmó el Dr. Bhattacharya, “ver cómo la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de EE.UU.) y los CDC abdican de la responsabilidad que tienen ante el público estadounidense sobre estos medicamentos”.

“La razón por la que se necesitan datos de ensayos clínicos es para orientar a los médicos en las recomendaciones que dan a sus pacientes”.

Normalmente, un ensayo aleatorizado proporcionaría los datos para responder a las preguntas de los pacientes sobre los beneficios y riesgos que podrían experimentar al tomar un medicamento, dijo.

“No disponemos de esos datos para estos ensayos de este nuevo refuerzo actualizado”, dijo.

“No sabemos si protege contra la hospitalización, y no sabemos si protege contra la muerte por esta enfermedad”.

La Dra. Hoeg se mostró preocupada por la posibilidad de que los limitados estudios sobre la vacuna no ofrezcan una imagen precisa de su seguridad y eficacia reales. Advirtió sobre los efectos adversos conocidos relacionados con la administración de las vacunas, y describió estudios que parecen demasiado limitados para comprobar adecuadamente el verdadero riesgo.

“Resulta difícil para los médicos dar recomendaciones, porque no sabemos si los beneficios de estas vacunas van a ser mayores que los daños”, dijo. Eso es un “perjuicio” porque los estadounidenses “no tienen la información para tomar una buena decisión”.

Efectos adversos

Incluso en una prueba de la nueva vacuna Moderna, una de las 50 personas del estudio sufrió un “acontecimiento adverso médicamente atendido”, dijo el Dr. Hoeg. Pero no se informó de esos detalles, dijo.

Eso equivale al 2 por ciento de los estudiados, lo que describió como “muy preocupante”.

El Dr. Whelan dijo que participó en un ensayo sobre la vacuna original, en el que se descubrió que uno de cada 800 vacunados sufrió un acontecimiento adverso.

“No abordamos la cuestión de cuántas muertes u hospitalizaciones se evitaron con la vacunación”, dijo. “Y los nuevos refuerzos no fueron probados, como decía Tracy, en cuanto a seguridad y eficacia en absoluto, y desde luego no en niños en este momento”.

Dra. Tracy Beth Hoeg (Cortesía de la Dra. Hoeg)
Dra. Tracy Beth Hoeg (Cortesía de la Dra. Hoeg)

Pero el Dr. Whelan también abordó la “gravedad” de la situación, afirmando que cada muerte, especialmente la de un niño por COVID-19, “representa una pérdida inconmensurable para esas familias, tanto para las familias como para la sociedad en general”.

Defendió la creación de un sistema para ponerse en contacto con los padres de los niños vacunados contra el COVID una semana, un mes y seis meses después de las vacunas de sus hijos para asegurarse de que no tuvieran ninguna reacción adversa. Informar de las reacciones a las vacunas al sistema VAERS puede ser complicado, explica.

VAERS es el Sistema de Notificación de Reacciones Adversas a las Vacunas del gobierno federal.

El Sr. DeSantis preguntó a los médicos si otro medicamento habría obtenido la aprobación de la FDA con los mismos datos limitados.

“No hay ninguna posibilidad de que un producto como este hubiera salido al mercado con el tipo de datos de que se dispone actualmente sobre él”, afirmó el Dr. Bhattacharya.

Sin embargo, la administración del Presidente Joe Biden y algunos gobiernos estatales en 2021 decidieron imponer la vacuna a los empleados públicos en lugar de permitir que la gente decidiera por sí misma si quería recibir el producto expedido por la FDA.

El Dr. Ladapo expresó su simpatía por aquellos que se vieron devastados por el COVID-19. Pero la falta de datos y los resultados negativos sobre las vacunas son “una importante señal de seguridad”, afirmó.

Estudios recientes relacionan la vacuna con casos de miocarditis. Además, se encontraron proteínas en el torrente sanguíneo de personas vacunadas meses después de recibir la inyección.

Aunque los funcionarios de sanidad de la administración del Presidente Joe Biden recomiendan las vacunas contra el COVID-19 para todas las personas mayores de seis meses, muchos países europeos sólo las recomiendan para las personas inmunodeficientes o mayores de 65 años.

“¿Cuál es la mejor manera de reducir el riesgo de que la gente sufra un desenlace grave que nadie quiere tener?”. preguntó retóricamente el Dr. Ladapo. “Por desgracia, en este momento no disponemos de datos con el nivel de inmunidad que tenemos en la comunidad para responder a esa pregunta”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.