Ciudadanos chinos son reacios a pagar el seguro social debido a la desconfianza en el PCCh

Por ALEX WU
12 de Marzo de 2021
Actualizado: 12 de Marzo de 2021

El régimen chino reveló recientemente que su sistema de seguridad social registró un déficit de 96,000 millones de dólares en 2020 debido al impacto de la pandemia de COVID-19 en la economía. En consecuencia, los medios de comunicación estatales de China han animado a la población a pagar los programas de seguridad social. The Epoch Times habló con algunos ciudadanos chinos que compartieron sus preocupaciones sobre el sistema de seguridad social y expresaron su desconfianza hacia el Partido Comunista Chino (PCCh).

Según el informe presupuestario del régimen chino, los ingresos del fondo de la seguridad social en 2020 son de 7.21 billones de yuanes (unos 1.11 billones de dólares), lo que supone un descenso del 13.3 por ciento respecto al año anterior; y los gastos de la seguridad social superan a los ingresos en 621,917 millones de yuanes (unos 96,000 millones de dólares), según un informe del periódico estatal Diario del Pueblo. El informe presupuestario se dio a conocer durante las “dos sesiones” —reunión anual del poder legislativo chino— a principios de este mes.

El sistema de seguridad social chino tiene dos tipos de seguros sociales: uno para los empleados a tiempo completo y otro para los trabajadores temporales, según el portal de noticias chino Sina. Los empleados a tiempo completo tienen cinco tipos de seguros diferentes: pensión, seguro médico, seguro de desempleo, seguro por accidente laboral y seguro por maternidad. Los trabajadores temporales tienen dos tipos de programas de seguros: pensión y seguro médico.

Para recibir las prestaciones de la pensión, hay que cumplir el requisito legal de edad para la jubilación y haber contribuido a su seguridad social durante al menos 15 años antes de la jubilación.

Según la ley china de seguridad social, el seguro lo pagan principalmente las empresas y los particulares, no el gobierno. La tasa total de contribución a la seguridad social de empresas y particulares llega al 41% de los ingresos antes de impuestos, lo que supone una pesada carga, según la Comisión Ejecutiva del Congreso sobre China. El número de personas que se niegan a pagar la seguridad social va en aumento, reportó el Diario del Pueblo.

Liu Ming (alias), empleado de un bufete de abogados de Beijing, dijo a The Epoch Times que la gente no está dispuesta a contribuir a la seguridad social porque el salario en el sector privado es bajo. Si la seguridad social se descuenta del salario de los trabajadores cada mes, su sueldo neto se reduciría mucho, especialmente en el caso de los trabajadores inmigrantes que realizan trabajos temporales mal pagados en las ciudades. Liu también dijo que las empresas privadas de China continental tienen una fuerte carga fiscal y que la situación sería más difícil si tuvieran que contribuir a las prestaciones de la seguridad social de sus empleados.

Epoch Times Photo
Trabajadores migrantes buscan oportunidades de trabajo al borde de una carretera en Shenyang, provincia de Liaoning, China, en esta foto sin fecha. (China Photos/Getty Images)

Un profesor universitario apellidado Xue dijo a The Epoch Times: “Cuando los medios de comunicación del continente empezaron a hablar de la necesidad y los beneficios de adquirir un seguro social, cualquiera con un poco de cerebro sabía que la razón detrás de esa propaganda era que hay un gran agujero deficitario en la pensión que realmente no se puede llenar. Entonces, ¿quién quiere sacrificar sus propios ingresos, llenando el pozo sin fondo creado por la corrupción del gobierno?”.

Liu dijo: “El seguro social tiene una laguna normativa muy grande. Implica mucha corrupción, muchas transacciones entre bastidores, colusión y malversación”.

Liu señaló que hay un gran número de empleados públicos en China continental que los contribuyentes deben mantener. Afirmó que no hay ningún otro país en el mundo como China en el que tantas personas se aprovechen del dinero de los contribuyentes, incluidos los empleados del gobierno y las empresas estatales. Este gran grupo ha aumentado la carga económica, especialmente para las pequeñas y medianas empresas privadas, dijo.

Epoch Times Photo
Chinos desempleados buscan trabajo en una agencia de empleo en la ciudad de Xiamen, en la provincia de Fujian, en esta foto sin fecha. (Mark Ralston/AFP/Getty Images)

Li Hua (alias), trabajadora de una fábrica, dijo al medio que nunca contribuyó a la seguridad social porque no confía en el régimen comunista. “No hay nada asegurado, ninguna protección. Cuando uno está enfermo, el seguro no cubre [los gastos médicos]. La educación no está garantizada. Y cuando envejeces, la pensión no está garantizada. ¿Dónde está la protección del seguro social?”.

“La gente común que paga los seguros sociales está regalando su dinero y manteniendo a los empleados del gobierno. Se matan trabajando para ganar dinero para ellos y no tienen nada. Están explotando a la gente común hasta la muerte”, añadió Li.

Xue dijo que el seguro social es una de las excusas del régimen para exprimir la riqueza de los individuos y los sectores privados. Por ello, mucha gente se negará a pagar el seguro social.

Y añadió: “El gobierno chino está luchando con el pueblo para obtener beneficios. En las últimas dos décadas, han utilizado todo tipo de trucos ingeniosos para saquear a la gente común y lo han hecho cada vez más descaradamente. Cualquiera que tenga un ojo perspicaz puede verlo claramente. La gente está enfadada, pero no tiene el valor de hablar”.

Con información de Luo Ya y Zhang Yujie.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS