Ciudadanos de Hong Kong desafían la prohibición de las máscaras en una nueva protesta

Por Eva Fu
05 de Octubre de 2019 Actualizado: 05 de Octubre de 2019

Miles de hongkoneses enmascarados volvieron a las calles el 5 de octubre en una muestra de desafío contra la nueva prohibición del gobierno de cubrirse la cara durante las continuas protestas en contra de la invasión de Beijing.

El centro financiero internacional se detuvo temporalmente luego de que el operador ferroviario MTR Corporation suspendiera todos los servicios de trenes el sábado. Docenas de centros comerciales y tiendas también cerraron sus negocios temprano durante el día.

Protegidos bajo sombrillas y máscaras, los manifestantes marcharon desde Causeway Bay hacia el distrito central de negocios a primera hora de la tarde para resistirse a la nueva ley, que prohibía que alguien se cubriera la cara durante las manifestaciones y reuniones públicas.

El gobierno anunció la prohibición el 4 de octubre, que se invocó en virtud de una ley de emergencia raramente utilizada.

Pequeñas protestas espontáneas también aparecieron en otras partes de la ciudad, con muchas personas tomadas de la mano formando una cadena humana.

Los peatones pasan por la estación de trenes subterránea de MTR cerrada en el distrito central por la tarde en Hong Kong el 5 de octubre de 2019. (Nicolas Asfouri/AFP a través de Getty Images)

Resistir

“En realidad tengo miedo”, dijo a la oficina de Hong Kong de La Gran Época un manifestante que llevaba una máscara quirúrgica de color turquesa claro y un paño blanco alrededor de la frente.

“[Pero] si tienes miedo de todo y miedo de ser arrestado, entonces no podremos lograr nuestro objetivo de salvaguardar Hong Kong”, dijo.

La gente protesta una prohibición contra las máscaras en Yau Ma Tei en Hong Kong, el 5 de octubre de 2019. (Laurel Chor/Getty Images)

El manifestante que no dio su nombre dijo que esta es la primera vez en casi 4 meses de protestas que se pone una máscara. También sostenía un cartel hecho a mano que decía: “Me cubrí la cara, por favor arréstame”.

“Me tapo la cara no porque tenga miedo de que se exponga mi identidad, sino para demostrar que esta ley no es razonable”, dijo. “No debemos rendirnos”.

La multitud consistía en una mezcla de familias, jóvenes manifestantes y ocasionales caras occidentales. Cantaron una serie de eslóganes que incluían “Hong Kong libre”, “cubrirse la cara no es un delito” y “resistir, resistir”.

Los manifestantes enmascarados también portaban una larga pancarta amarilla con las palabras: “Que la gloria regrese a Hong Kong”.

Varios de ellos, como el manifestante anterior, dijeron que la nueva ley aumentaba sus temores de que la ciudad se volvería indistinguible del territorio continental gobernado por los comunistas, donde no hay un estado de derecho.

La policía de Hong Kong persigue a una pareja con mascarillas en el distrito central de Hong Kong el 5 de octubre de 2019. (Nicolas Asfouri/AFP/Getty Images)

“Libertad básica”

“Creo que es la libertad básica para nosotros decidir qué usar y cuándo usarlo”, dijo una manifestante que se identificó como Tonia al medio hermano del periódico, NTD.

Ella dijo que estaba orgullosa de los ciudadanos de Hong Kong por “reunir [todos] los recursos para resistir y decir no al régimen totalitario”, que estaba privando a sus libertades fundamentales.

El 4 de octubre, un agente de policía fuera de servicio recibió un disparo en la pierna de un niño de 14 años, marcando la segunda herida de un tiroteo policial desde que comenzaron las protestas masivas en junio.

Otra manifestante, una australiana criada en Hong Kong, dijo que se sentía enojada y molesta por lo que había sucedido el día anterior.

“El gobierno no está escuchando a la gente”, dijo a la oficina de Hong Kong de La Gran Época.

“Cuando era una niña, pensé que la policía estaba allí para proteger a los ciudadanos y residentes, y ahora vemos que ese no es el caso”, dijo, y agregó que muchos de sus amigos occidentales en Hong Kong también apoyan el movimiento.

La policía antidisturbios desplegó cañones de agua y gases lacrimógenos en varios distritos al anochecer.

Más de 2000 han sido arrestados en relación con las protestas desde junio. La policía también ha presentado cargos contra más de 400 de ellos, incluido el manifestante adolescente baleado el 4 de octubre.

La gente protesta contra la prohibición de las máscaras en Yau Ma Tei en Hong Kong, el 5 de octubre de 2019 (Laurel Chor/Getty Images)

Preocupaciones más amplias

Al menos 24 legisladores del Partido Demócrata local presentaron una demanda ante el Tribunal Superior de la ciudad impugnando la prohibición. Un juez de la Corte Suprema rechazó el 4 de octubre una solicitud de emergencia para detener la prohibición, pero una audiencia completa se realizará próximamente.

“Esta ley anti-máscara… es un arma de destrucción masiva”, dijo la legisladora prodemocrática Claudia Mo durante una conferencia de prensa el 5 de octubre. Con la ordenanza de emergencia, “ella [la directora ejecutiva de Hong Kong, Carrie Lam] podría hacer cualquier cosa, esta es una ley general”.

Funcionarios y grupos de derechos humanos de otras partes del mundo también se manifestaron en contra de la prohibición de las máscaras faciales, expresando su preocupación de que podría aumentar las tensiones existentes.

Human Rights Watch criticó la prohibición y dijo que era una “restricción desproporcionada de los derechos de reunión pacífica”.

“Las autoridades de Hong Kong deberían defender los derechos, no socavarlos”, dijo Maya Wang, investigadora china de Human Rights Watch, en una declaración del 4 de octubre.

Ella dijo que la regulación es una señal de que “el gobierno está dispuesto a ir más allá para violar los derechos de sofocar las protestas”.

Video relacionado

¿Terminará Hong Kong como la Plaza Tiananmen?

TE RECOMENDAMOS