Colombiano en EE.UU. entrena a perrita bilingüe que ayuda a los hispanos que sufrieron maltrato

Por La Gran Época
05 de Abril de 2019 Actualizado: 05 de Abril de 2019

Los perros son criaturas afectuosas y leales que también pueden servir en una amplia variedad de funciones. También es su naturaleza empática lo que los hace espectaculares animales de terapia. Sin ir más lejos, un hombre entrenó a una amiga peluda en español y en inglés, convirtiéndola en una perra bilingüe.

Memo Roa y su esposa se vieron obligados a huir de Colombia hace 20 años como resultado de la violencia por la mafia. Los coches bomba eran algo común, Memo y su esposa se sintieron demasiado asustados para seguir viviendo en el país. Fue entonces cuando huyeron a los Estados Unidos, el 21 de junio de 1999.

Al principio, Memo y su esposa se sentían incómodos en un nuevo país, pero poco a poco se sintieron cómodos gracias a la gente amistosa que comenzaron a conocer.

Memo comenzó a trabajar en una cocina y comenzó a aprender inglés. Un día su esposa le preguntó qué era lo que realmente le apasionaba y él respondió que realmente amaba a los animales.

Molly Jo es una labradora de chocolate de tres años que es bilingüe en español e inglés. (Cortesía: Bonnie Gray Studios)

Cuando regresó a casa del trabajo hace  unos cinco años, su esposa lo animó a convertirse en un entrenador de perros certificado a través de Internet. Tomó el curso de inmediato.

Memo trabaja como carnicero y tiene una estrecha relación con una cliente llamada June Bleich.

Como June ya había tenido un perro, los dos siempre hablaban de su amor por los animales. Un día, June entró en la tienda de comestibles con una perrita labradora chocolate llamada Molly Jo en sus manos. Solo tenía tres meses.

“Ella era genial. Era muy especial y June me pidió que la entrenara”, dijo Memo a La Gran Época.

Él comenzó a entrenarla en inglés para June, pero cuando estaba solo, también la entrenaba en su español natal. Molly Jo rápidamente aprendió ambos idiomas como un niño que crece en un hogar bilingüe, y responde a las órdenes de ambos.

Memo Roa conoció a Molly Jo cuando era solo un cachorro de tres meses. (Cortesía: Bonnie Gray Studios)

Memo y Molly Jo visitan a menudo Covenant House, una organización que proporciona servicios para jóvenes sin hogar y madres jóvenes. Muchos de los jóvenes hablan español y están encantados y sorprendidos de saber que Molly Jo entiende el español.

“Cuando vamos a Covenant House, muchos de los residentes son hispanohablantes y están encantados de poder hablarle en español”, comentó June a La Gran Época.

“Si demuestras tu afecto, tu amor, tu cuidado con ellos, cualquier idioma es bienvenido”, explicó Memo.

Muchos de los residentes de Covenant House tiene miedo y son tímidos como resultado del abuso y la trata de personas. Sin embargo, una vez que aprenden que pueden acariciar y hablar con Molly Jo en español, inmediatamente se sienten atraídos por ella.

Por ejemplo, había un residente que se sentaba en el suelo junto a la puerta.

Memo Roa acariciando a Molly Jo. (Cortesía: Bonnie Gray Studios)

Un día Memo se acercó a él con Molly Jo y le dijo que la saludara en español.

El hombre comenzó a jugar con ella con una gran sonrisa en la cara y le dijo a Meno que era lo único que lo hacía feliz.

Cuando regresaron, el hombre le dijo lo mucho que había esperado que Molly Jo volviera. Los dos jugaron sin parar durante 15 minutos.

“Eso es muy conmovedor para nosotros porque es un hombre que cambió al cien por cien”, recordó Memo. El hombre ahora planea volver a la escuela y quiere encontrar un trabajo estable.

Memo sigue trabajando como carnicero, pero espera convertirse en entrenador de perros a tiempo completo.

“¡Quiero dedicar mi vida a ayudar a la gente y a los animales!”, exclamó Memo.

Estos perritos son traviesos, ¡muy traviesos!

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS