Combatir la inflamación crónica es posible

La inflamación debería cumplir un papel de salvavidas, pero con demasiada frecuencia es una fuente oculta de enfermedades
23 de Octubre de 2021 9:27 PM Actualizado: 23 de Octubre de 2021 9:29 PM

La inflamación forma parte de la vida, y puede ser algo realmente bueno. Te ayuda a curarte de resfriados, enfermedades, golpes, cortadas y mucho más.

Pero una inflamación excesiva, como la que se produce cuando no es necesaria, es peligrosa. Y le ocurre a mucha gente. Llamada inflamación “crónica”, este tipo de inflamación pone en marcha el sistema inmunitario casi constantemente.

La inflamación crónica está asociada a una serie de enfermedades crónicas, como las cardiopatías y la diabetes de tipo 2, pero la edad también es un factor. La inflamación crónica de bajo grado puede producirse de forma natural en algunas personas de edad avanzada, sobre todo si tienen un exceso de grasa alrededor de la cintura.

Las células grasas generan sustancias inflamatorias, y cuanta más grasa tenga una persona, mayor será la inflamación que experimente en su cuerpo.

Aunque cierta cantidad de inflamación relacionada con la edad puede ser inevitable, se pueden hacer muchas cosas para mantenerla bajo control.

Trabajar para conseguir un peso saludable puede ayudar. Cuando se reducen las células grasas, éstas no pueden generar tantos compuestos inflamatorios. Un estudio sugirió que la pérdida de solo un 5 a 10 por ciento del peso total puede conducir a una disminución significativa de las hormonas inflamatorias.

Evaluar su dieta también puede ayudar a reducir la inflamación. Dar prioridad a las coloridas frutas y verduras, limitar los alimentos procesados y los refrescos azucarados e incluir más pescado en la dieta puede ayudar a reducir la inflamación.

La actividad física también puede ayudar a reducir la inflamación. Un estudio muestra que tan sólo 20 minutos de caminata rápida pueden ser suficientes para reducir los indicadores de inflamación en el cuerpo. Prácticamente cualquier tipo de movimiento funciona, y hacerlo durante al menos 30 minutos al día, cinco días a la semana es aún mejor.

El control del estrés y asegurarse un buen descanso también pueden mantener la inflamación bajo control. El estrés y la falta de sueño se asocian a niveles más altos de hormonas inflamatorias, por lo que controlarlas puede ayudar.

Las técnicas para controlar el estrés incluyen la atención plena, la meditación, el ejercicio, el yoga o los pasatiempos como el tejido, la jardinería y las manualidades.

La gratitud también es un gran antídoto contra el estrés, así que vale la pena reflexionar sobre lo que está bien en su vida para contrarrestar los pensamientos que inducen al estrés sobre los problemas.

Mejorar el sueño también es fundamental. Puede establecer horarios de sueño y vigilia constantes, evitando comer demasiado cerca de la hora de acostarse, limitando el consumo de alcohol por la noche y haciendo de su dormitorio un lugar agradable y tranquilo.

Mat Lecompte es periodista de salud y bienestar. Este artículo se publicó por primera vez en BelMarraHealth.com.

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.