Comité de 6 de enero se centra en esfuerzos de Trump para influir en legislaturas y secretarios de Estado

Por Joseph Lord
22 de Junio de 2022 3:00 PM Actualizado: 22 de Junio de 2022 3:00 PM

El comité del 6 de junio de la Cámara de Representantes tuvo su cuarto día de audiencias públicas, durante las cuales argumentó que el presidente Donald Trump había organizado una campaña de presión contra las legislaturas estatales y los secretarios de Estado para que rechazaran los resultados de las elecciones en sus estados, que según Trump estaban plagados de fraude.

La audiencia del martes se produce después de que el comité, durante sus tres primeras audiencias, haya tratado de argumentar que Trump lideró un esfuerzo organizado entre bastidores para “anular las elecciones de 2020”.

Los miembros del comité han rechazado las afirmaciones de Trump sobre el fraude electoral, y han sugerido en varias entrevistas que esperan que se produzca una condena penal como resultado de las audiencias.

Durante el tercer día de audiencias, el comité se centró en las formas en que, según dijo, los esfuerzos de Trump para evitar la certificación de los electores de 2020 por parte del Congreso pusieron en peligro la vida del vicepresidente Mike Pence.

En la cuarta ronda de audiencias, el comité dirigió centró su atención en el nivel estatal, particularmente en los estados indecisos clave de Georgia y Arizona, donde dijeron que Trump trató de continuar los esfuerzos para anular los resultados reportados de las elecciones.

El comité sigue presentando el mitin del 6 de enero como una “amenaza para nuestra democracia

Durante los discursos de apertura, varios miembros destacados de la comisión del 6 de enero hicieron declaraciones funestas sobre la continua “amenaza a nuestra democracia” que suponen las afirmaciones de fraude electoral y el mitin del 6 de enero.

Las “mentiras” de Trump sobre el fraude electoral, dijo el presidente Bennie Thompson (D-Miss.), “[no] han desaparecido” y están “corrompiendo nuestras instituciones democráticas”.

Solo unos pocos funcionarios, añadió Thompson en un comentario que definía el ambiente del día, se interponían entre Trump y el “desmoronamiento de la democracia”.

En su propia declaración de apertura, la miembro de rango Liz Cheney (R-Wyo.) sugirió que Trump apoyó implícitamente la violencia que se desarrolló el 6 de enero y buscó hacer de Estados Unidos “una nación de … violencia de matones”.

“A Donald Trump no le importaron las amenazas de violencia. No las condenó, no hizo ningún esfuerzo para detenerlas. Siguió adelante con sus falsas acusaciones de todos modos”, dijo Cheney.

“Escucharán sobre una serie de amenazas y esfuerzos para presionar a los funcionarios estatales para revertir el resultado de las elecciones. Uno de nuestros testigos de hoy —Gabriel Sterling— advirtió explícitamente al presidente Trump sobre la violencia potencial el 1 de diciembre de 2020, más de un mes antes del 6 de enero. Verán extractos de ese video repetidamente hoy”, dijo.

“No podemos dejar que Estados Unidos se convierta en una nación de teorías conspirativas y violencia de matones”, concluyó Cheney.

El congresista Adam Schiff (D-Calif.), que tomó la delantera en la presentación de pruebas durante el cuarto día de audiencias, hizo una declaración similar a otro medio de comunicación, diciendo que “más de un año [después del 6 de enero], la amenaza a nuestra democracia es tan grave como siempre. El 6 de enero no fue un día aislado, sino la culminación violenta de múltiples esfuerzos para anular las últimas elecciones presidenciales e interferir en el traspaso pacífico del poder por primera vez en nuestra historia”.

El comité apunta a la “particular obsesión” de Trump con Georgia

Uno de los principales focos de atención de las audiencias del martes fueron los esfuerzos de Trump por impugnar los resultados de las elecciones en Georgia, que supuestamente fueron para el presidente Joe Biden por el margen más estrecho.

Trump “tenía una obsesión particular con Georgia”, dijo Thompson.

La victoria del presidente Joe Biden en Georgia, que ha sido durante mucho tiempo un bastión del Partido Republicano, fue una de las más disputadas de todos los estados.

Una controvertida reclamación originada en la campaña de Trump sostuvo que los trabajadores electorales de Atlanta, tras la oportuna explosión de una tubería, habían expulsado a los trabajadores del GOP de un centro de votación. Después de expulsar a los observadores electorales del Partido Republicano, los trabajadores electorales alineados con los demócratas alteraron los resultados con “maletas llenas de papeletas” para cambiar el resultado de las elecciones.

Esta afirmación fue uno de los puntos principales del cuarto día de audiencias de la comisión, que la rechazó rotundamente.

Las imágenes que muestran esas “maletas llenas de papeletas” fueron obtenidas y publicadas por One America News. Rudy Giuliani —un aliado clave de Trump en las disputas sobre el fraude electoral— calificó el video de “prueba irrefutable” en un mitin del Senado en Georgia.

Para desacreditar la afirmación, que los aliados de Trump han seguido señalando, el panel del 6 de enero escuchó a varios testigos, incluido el funcionario electoral de Georgia, Gabe Sterling, quien dijo que la afirmación era falsa.

También señalaron la decisión del Departamento de Justicia del fiscal general Bill Barr de que la afirmación era falsa.

Según la comisión y Sterling, la afirmación ponía en peligro la vida de los trabajadores electorales.

El secretario de Estado de Georgia insiste en que se compruebe si hay fraude electoral en su oficina

El secretario de Estado de Georgia, Brad Raffensperger, que se ganó la ira de Trump y sus partidarios por su gestión de las elecciones de 2020 en el estado, fue el protagonista de la audiencia.

Durante su propio testimonio, Raffensperger dijo que también se había enfrentado a una gran presión para investigar más a fondo las denuncias de fraude electoral, que finalmente rechazó.

Según Raffensperger, el ex jefe de gabinete de la Casa Blanca, Mark Meadows, fue especialmente insistente y, al parecer, se puso en contacto con la oficina de Raffensperger un total de 18 veces para concertar una llamada telefónica entre Trump y Raffensperger.

Raffensperger, que recientemente ganó las elecciones primarias a la representante Jody Hice (R-Ga.), respaldada por Trump, insistió en que su oficina había sido diligente para asegurarse de que no había habido fraude electoral.

“Cada alegación la comprobamos. Hemos investigado a fondo para asegurarnos de que nuestras cifras eran exactas”, insistió Raffensperger.

Una vez más, la comisión señaló actos de violencia dispersos contra la familia de Raffensperger para reforzar sus afirmaciones de que Trump provocó un estallido de “violencia de matones”.

Raffensperger dijo que tanto él como su esposa habían recibido miles de mensajes tras su decisión de rechazar las afirmaciones de Trump. También dijo que entraron a robar a la cada de su nuera.

Aun así, Raffensperger dijo: “Sabía que habíamos seguido la ley, habíamos seguido la Constitución”.

El presidente de la Cámara de Representantes de Arizona declara sobre las afirmaciones de fraude electoral

Uno de los testigos clave durante la audiencia del martes fue el presidente de la Cámara de Representantes del Estado de Arizona, el republicano Rusty Bowers.

Su estado, un estado indeciso clave, fue uno de los más disputados durante las elecciones de 2020. Trump y sus aliados pusieron la mira especialmente en el bastión azul del condado de Maricopa, donde, según ellos, se produjo un fraude electoral masivo.

Los republicanos de la Cámara de Representantes del estado, coincidiendo con la valoración de Trump, se esforzaron en febrero de 2021 por aprobar una legislación que permitiera a la Cámara de Representantes del estado, cuando lo considerara oportuno, rechazar los resultados comunicados de unas elecciones.

Bowers, que había rechazado las afirmaciones de Trump sobre el fraude electoral, utilizó su posición como presidente de la Cámara de Representantes para asegurarse prácticamente de que este proyecto de ley nunca se aprobara, dando el paso sin precedentes de forzarlo a obtener la aprobación de los 12 comités de la Cámara estatal de Arizona antes de que pudiera llegar al pleno.

El martes, Bowers testificó en contra de los esfuerzos de Trump para impugnar las elecciones de 2020 en su estado.

Durante su testimonio, Bowers, que insistió en que esperaba que Trump ganara las elecciones, refutó a Trump por presuntamente haber tergiversado sus comentarios en una conversación telefónica.

En una declaración pasada, Trump dijo: “En noviembre de 2020, Bowers me dio las gracias por hacer que lo eligieran. Dijo que habría perdido, y de hecho esperaba perder, si yo no hubiera aparecido. Durante la conversación, me dijo que las elecciones estaban amañadas y que yo había ganado en Arizona… Bowers debería esperar que no haya una grabación de la conversación”.

Esa afirmación, según Bowers, era falsa.

“Sí tuve una conversación con el Presidente, pero ciertamente no es así”, dijo Bowers.

“Hay partes que son ciertas, hay partes que no son ciertas”, matizó Bowers más tarde cuando Schiff le preguntó por la declaración de Trump.

“En cualquier lugar, cualquiera, en cualquier momento que haya dicho que yo dije que las elecciones estaban amañadas, eso no sería cierto”, dijo.

Bowers también rechazó las afirmaciones de Trump sobre el fraude electoral en el estado, diciendo que nunca había aportado pruebas de que se produjera un fraude tan generalizado.

En su testimonio, Bowers dijo que varios aliados de Trump, entre ellos Giuliani, el abogado afín a Trump John Eastman y el representante Andy Biggs (R-Ariz.) lo presionaron para que apoyara la descertificación de los electores de Arizona, a lo que Bowers dijo que se negó.

Haciendo caso a sus afirmaciones de que Trump quería utilizar la “violencia de los matones” para intimidar a los adversarios, el comité también señaló que Bowers se enfrentó fuera de su casa a las protestas de los partidarios de Trump con la esperanza de detener la certificación de los resultados electorales impugnados de Arizona.

La esperanza de una acusación contra Trump subyace en las audiencias

Los miembros del Comité del 6 de enero, dominado por los demócratas, no han hecho ningún esfuerzo por ocultar sus esperanzas de que Trump se enfrente a cargos penales por sus acciones durante el 6 de enero y en los días previos.

“Me gustaría que el Departamento de Justicia investigara cualquier acusación creíble de actividad criminal por parte de Donald Trump o de cualquier otra persona”, dijo el representante Adam Schiff (D-Calif.) en el programa “This Week” de ABC News. “Tienen que ser investigados si hay pruebas creíbles, que creo que las hay”.

El representante Jamie Raskin (D-Md.) dijo que el comité ha expuesto en varios alegatos legales “los estatutos penales que creemos que se han violado”, y afirmó que el panel tiene pruebas de que Trump sabía que Joe Biden ganó las elecciones de 2020.

“Creo que podemos demostrar a cualquier persona razonable y de mente abierta que Donald Trump lo sabía absolutamente porque estaba rodeado de abogados”, dijo Raskin en el programa “State of the Union” de CNN. “Él continúa difundiéndolo hasta el día de hoy. Sigue imponiendo esa propaganda a sus seguidores”.

“Ciertamente creo que el presidente es culpable de saber lo que hizo. Conspiración sediciosa. Estar involucrado en estos, ya sabes, tipo de diferentes segmentos de presionar al DOJ, al vicepresidente, etc.”, dijo el representante Adam Kinzinger (R-Ill.), uno de los dos republicanos en el comité, cuando se le preguntó durante una aparición en “This Week” de ABC si Trump debería enfrentar cargos criminales.

Todavía no está claro si el Departamento de Justicia (DOJ) dará el paso sin precedentes de abrir una investigación penal a Trump, sean cuales sean las peticiones de los miembros del panel.

Los manifestantes detenidos el 6 de enero no se han enfrentado a cargos de insurrección

Hasta ahora, el Departamento de Justicia del fiscal general Merrick Garland, en una de las cacerías más intensivas en recursos de su historia, ha detenido a más de 840 personas que asistieron a la manifestación del 6 de enero en el Capitolio.

A pesar de las afirmaciones de que el 6 de enero constituyó una “insurrección”, el principal abogado del 6 de enero, Joe McBride, señaló en una entrevista con The Epoch Times que nadie detenido en relación con la irrupción en el Capitolio se ha enfrentado a cargos de insurrección.

Solo unos pocos, 16 personas en el momento de la publicación, han sido acusados de sedición.

La sedición, definida en la legislación estadounidense como “[conspiración] para derrocar o destruir por la fuerza el gobierno de Estados Unidos… o para impedir, obstaculizar o retrasar por la fuerza la ejecución de cualquier ley de Estados Unidos”, conlleva una pena máxima más severa que la insurrección, ya que los culpables pueden ser condenados a hasta 20 años de prisión federal.

Sin embargo, una condena por insurrección, que solo conlleva una pena máxima de 10 años de prisión federal, también priva a los culpables del derecho a ocupar cargos públicos.

Por lo tanto, aunque el Departamento de Justicia y los demócratas han seguido calificando la manifestación del 6 de enero de “insurrección”, parece que el Departamento de Justicia no confía en que esa acusación pueda prosperar en un tribunal.

Incluso después de 17 meses, el DOJ ha dicho que la investigación está lejos de terminar. El DOJ dice que todavía está buscando a más de 350 personas que presuntamente “cometieron actos violentos en los terrenos del Capitolio”.

Una acusación contra Trump, sin embargo, sería un objetivo más difícil de alcanzar para el DOJ y los opositores de Trump.

Prácticamente todos los miembros del panel del 6 de enero están de acuerdo en que Trump cometió actos delictivos.

Pero, dado su poder legal relativamente limitado, el comité no puede hacer mucho más que hacer recomendaciones de cargos penales contra el expresidente; a partir de ahí, dependerá de Garland decidir los siguientes pasos. Sea cual sea su opinión sobre el mitin del 6 de enero y los acontecimientos que lo precedieron, Garland puede dudar en dar un paso tan dramático y sin precedentes.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.