Cómo el entrenar a estos perros de servicio ayuda a los veteranos de guerra a sanar

Por Andrew Thomas
06 de Enero de 2020 2:39 PM Actualizado: 06 de Enero de 2020 2:39 PM

Los perros de servicio pueden ser excelentes compañeros para los veteranos con heridas tanto físicas como psicológicas. Una organización ha llevado el concepto un paso más allá con un enfoque de pago por adelantado. En Warrior Canine Connection, los veteranos se ayudan a sí mismos a curarse entrenando perros de servicio, y ayudan a otros proporcionando estos perros a aquellos que más los necesitan.

Rick Yount, el director ejecutivo de Warrior Canine Connection, con sede en Maryland, ha estado trabajando en el campo de los servicios sociales durante más de 30 años. En la Navidad de 1995, le regalaron un cachorro golden retriever. En ese momento, trabajaba con niños en el sistema de hogares de crianza.

Una mañana mientras Yount se dirigía al trabajo, el cachorro le miró a los ojos y le hizo sentir culpable para que se lo llevara. Cuando llegó al trabajo, recibió una llamada de los Servicios de Protección Infantil informándole que había un niño de 11 años que necesitaba ser recogido de la casa de su madre.

“Cuando llegamos a esta casa ninguno de los dos habíamos conocido a este jovencito, y estábamos allí para quitárselo a su madre y ponerlo en un hogar de crianza en otro condado. Así que él iba a vivir con una familia que nunca había conocido en otro condado, y eso en sí mismo era extremadamente traumatizante para este niño. Inmediatamente se puso a llorar. Pensó que su mundo se estaba desmoronando”, recordó Yount.

Conexiones caninas

Mientras Yount llevaba al niño a la casa de crianza, el llanto se desvanecía en silencio. Miró por el espejo retrovisor y vio a su perro golden retriever de cuatro meses con la cabeza en el regazo del niño. En ese momento vio el consuelo que el cachorro era capaz de proporcionar y que él no había podido dar. Fue esta experiencia la que lo motivó a incorporar la terapia asistida por animales en su trabajo y, con el tiempo, Yount descubrió lo poderosamente eficaz que llegaría a ser la terapia asistida por animales.

Yount siempre se ha inspirado en el espíritu guerrero y la hermandad que existe entre los veteranos y pensó que si podía combinar el poder de la conexión humano-perro con este ethos guerrero, sería altamente efectivo en el proceso de curación para los veteranos que luchan con lesiones cerebrales traumáticas (LCT) y TEPT (Trastorno por estrés postraumático).

“Francamente, no pensé que alguien se lo tomaría más en serio en el entrenamiento de perros de servicio para veteranos, que los compañeros veteranos”, dijo Yount.

Después de desarrollar la idea a través de un programa piloto en el hospital de Asuntos de Veteranos de Palo Alto en 2008 llamado Paws for Purple Hearts (Patas para los corazones púrpuras), Yount fundó Warrior Canine Connection en 2011.

En Warrior Canine Connection, los veteranos que están luchando contra las LCT y el TEPT tienen que motivar al perro para que aprenda las tareas necesarias para convertirse en un perro de servicio. El entrenamiento de un perro de servicio también requiere paciencia, lo que ayuda a los veteranos a regular sus emociones. Sin embargo, para poder hacerlo, los veteranos tienen que desarrollar un vínculo con el perro.

Rick Yount con un perro de servicio llamado Jessie. (Cortesía de Warrior Canine Connection)

A propósito, hay un componente biológico que sugiere que la relación entre los humanos y los animales sociales como los perros puede ser beneficiosa para los veteranos que tratan con el PTSD y TBI.

De acuerdo con Megan Daley Olmert, directora de investigación de Warrior Canine Connection, quien ha trabajado en el campo de la biología del vínculo humano-animal por más de 30 años, la oxitocina juega un papel crucial en el vínculo social y la función cerebral.

“Ahora sabemos que cuando se mira a un perro, cuando se le habla de forma aguda y positiva, cuando se le acaricia, cuando se le cepilla, cuando se involucra de forma cariñosa y social con su perro, se está liberando oxitocina”, explicó Olmert.

Entrenamiento

El proceso de entrenamiento comienza con las órdenes básicas y la enseñanza del perro para que sea divertido estar con él. Las tareas más avanzadas para las que los veteranos entrenan a los perros incluyen recuperar objetos, encender luces, abrir puertas, ayudar a las personas a subir y bajar las escaleras y empujar sillas de ruedas. Los veteranos también entrenan a los perros para que respondan a las señales de estrés como las pesadillas.

Además, los veteranos desarrollan habilidades de comunicación mientras entrenan a los perros. Aprenden a dar órdenes a un perro con una voz de autoridad, seguida de un tono de alabanza una vez que la orden se ha completado.

“Ese veterano que está lidiando con el entumecimiento emocional de repente tiene que usar el efecto positivo para tener éxito en la realización de esta misión de entrenar al perro”, explicó Yount.

Rick Yount con un perro de servicio llamado Jessie. (Cortesía de Warrior Canine Connection)

El entrenamiento de los perros de servicio también requiere sacarlos a lugares públicos, lo que ayuda a los veteranos que están luchando con el aislamiento. Cuando un veterano lleva un perro a un lugar público, la gente se acercará y hablará con el veterano sobre el perro.

“Descubren después de muchos, muchos encuentros con extraños que se les acercan, que el extraño no es igual al peligro. En realidad, lo único que esa gente quiere hacer es hablar sobre el perro”, dijo Olmert.

Los veteranos también enseñan a los perros de servicio y a ellos mismos que el mundo es un lugar seguro. Por ejemplo, el perro tiene que aprender a no asustarse por un ruido fuerte, y en efecto, el veterano se vuelve menos aprensivo con los sonidos fuertes. Un veterano que puede haber luchado con ruidos que suenan como disparos o explosiones se ve cada vez menos afectado por ellos.

Vida familiar

El entrenamiento de los perros se traduce en vida hogareña para los veteranos, a medida que aprenden paciencia, habilidades de comunicación y sienten un sentido de propósito.

“Cuando van a casa y tienen un niño de 13 años, y están tratando de que [él] saque la basura y [él no] lo hace de inmediato, en lugar de molestarse mucho, esta paciencia que han estado practicando con el perro les ayuda a entrar en el ritmo de la familia, simplemente disminuyendo la velocidad”, dijo Yount.

Una vez que ese niño saca la basura, el veterano elogia al niño, de la misma manera que elogia al perro de servicio que ha estado entrenando, lo que crea un refuerzo efectivo y positivo.

Uno de los veteranos con los que Yount ha trabajado fue un instructor de ejercicios del Cuerpo de Marines que estaba lidiando con el TEPT. Uno de sus problemas era que estaba siendo demasiado duro con su hijo de 3 años, y su esposa había presentado los papeles de divorcio como resultado. Sin embargo, la paciencia y la voz elogiosa que había estado practicando con el perro de servicio que estaba entrenando le ayudó a conectarse con su hijo y salvó su matrimonio.

Cachorros de Golden retriever en Warrior Canine Connection. (Cortesía de Warrior Canine Connection)

En otro caso, Yount estaba usando el entrenamiento de perros como modelo mientras enseñaba una clase de crianza. Un SEAL de la Marina en la clase lo detuvo mientras hablaba y le dijo que su padre lo golpeaba con pelotas de béisbol si no se bajaba en dos segundos de un árbol. Así que cuando su padre le decía que bajara del árbol, aprendía a obedecer muy rápidamente.

En ese momento se le cayó un alfiler al sombrero del SEAL, y el perro de servicio que había traído Yount oyó caer el alfiler. Le pidió al SEAL que extendiera su mano, y sin más instrucciones, el perro recuperó el alfiler y lo escupió en la palma de su mano.

“¿Crees que lo hizo porque tiene miedo de no hacerlo, o porque le gusta recuperar?”, le preguntó Yount al SEAL. “Ahora mi segunda pregunta es, ¿quieres que tus hijos hagan lo correcto porque tienen miedo de no hacerlo cuando estás cerca, o quieres que hagan lo correcto porque es lo correcto?” A través de esta demostración Yount pudo llegar al SEAL.

El impacto

Cerca de 5.000 veteranos han participado en el programa de Warrior Canine Connection, y 70 perros de servicio han sido colocados con veteranos que los necesitan. Un veterano que ha recibido un perro de servicio es David Rabb, un coronel retirado del Ejército de los Estados Unidos que hizo viajes de servicio en Irak y Afganistán.

Rabb se enfrentó a lo que se llama una lesión moral después de sufrir un derrame cerebral en el 2015. Se sintió traicionado por el liderazgo en el ejército después de que lo acusaron de causar su propio derrame cerebral y, como resultado, desarrolló importantes problemas de confianza, particularmente dentro de su propia familia. También luchó —y sigue luchando— con la hipervigilancia como resultado del estrés postraumático.

Un perro de servicio en entrenamiento. (Cortesía de Warrior Canine Connection)

En 2007, mientras trabajaba en el hospital de Asuntos de Veteranos en Palo Alto, conoció a Yount y se enteró de Paws for Purple Hearts. Después de que Rabb regresó de su despliegue en Afganistán, se volvió a conectar con Yount y pudo recibir un perro de servicio llamado Gunny Quail de Warrior Canine Connection.

Gunny Quail ha ayudado a Rabb a lidiar con sus heridas psicológicas enormemente. Cuando sale de su casa, el labrador lo hace sentir seguro. Si empieza a ponerse sentimental, Gunny Quail puede percibirlo y le dará un codazo, lo que ayuda a Rabb a regular sus sentimientos. Para Rabb, el perro ha cambiado su vida.

“Gunny” es una fuerza estable. Me trae paz. Estoy en paz con solo mirarlo”, dijo Rabb.

****

Descubra:

¿Por qué China tiene un organismo estilo Gestapo?

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.