¿Cómo es el cielo? Este libro sobre 50 experiencias cercanas a la muerte ofrece una perspectiva

Por LOUISE CHAMBERS
30 de Agosto de 2022 12:10 PM Actualizado: 30 de Agosto de 2022 12:10 PM

Un profesor de informática jubilado recopiló en un libro las experiencias cercanas a la muerte (ECM) de 50 personas. Utilizando su experiencia en investigación, comparó sus conmovedores testimonios tanto del cielo como del infierno con las descripciones existentes de lo que hay más allá de nuestras vidas mortales, dando a los lectores una imagen más clara del cielo que quizás nunca antes.

El Dr. Jacques LaFrance, de 83 años, de Sand Springs (Oklahoma), enseñó informática durante más de 26 años en universidades de Oklahoma e Illinois, antes de jubilarse en 2000. Fue en los años siguientes cuando se dedicó a investigar el cielo. Desde entonces, dedicó su vida a compartir el poder de la fe en los últimos tiempos, la eternidad de la vida más allá de este mundo mortal, el significado de la vida recta y la atormentadora desesperanza del infierno.

“Fui criado por mis padres cristianos nominales”, dijo LaFrance a The Epoch Times. “Nunca dudé de la existencia de Dios ni de mi responsabilidad ante Él”.

“Durante más de 200 años esta nación sirvió como faro de la luz de Dios para el mundo, mantuvo a los dictadores en jaque, y defendió la libertad y el honor de Dios, pero en los últimos 60 años, la nación en su conjunto se alejó de tener a Dios en el centro de nuestra vida diaria, para ser sólo un tema secundario, para no ser ningún tema.

“Las creencias religiosas están siendo despreciadas en favor de la ‘wokidad’, debemos ser sabios con paciencia”.

El Dr. Jacques LaFrance, profesor de informática jubilado y autor de "El cielo está más allá de la imaginación". (Cortesía de Jacques LaFrance)
El Dr. Jacques LaFrance, profesor de informática jubilado y autor de “El cielo está más allá de la imaginación“. (Cortesía de Jacques LaFrance)

El libro

LaFrance fue Boy Scout y se unió a la iglesia metodista por sugerencia de su padre. Nunca fumó, ni ingirió drogas, alcohol o cafeína a pesar de que sus compañeros lo hacían. Sin embargo, solo se dedicó conscientemente a construir su relación eterna con Dios durante sus años universitarios.

“Eso fue hace 65 años”, dijo. “Desde entonces, Dios me utilizó como animador de los hermanos, y me dotó para entender y escribir muchas cosas”.

Su interés por las representaciones del cielo nació en la década de 1970 tras leer dos libros: “El regreso del mañana”, de George Ritchie, y “Más allá de la puerta de la muerte”, del Dr. Maurice Rawlings. Compró y leyó otros 14 libros sobre testimonios oculares del cielo, preparando el camino para su propio proyecto cuatro décadas después.

Fue después de impartir una clase de verano para su pastor cuando LaFrance decidió empezar a compartir algunos de sus testimonios favoritos. “Los asistentes disfrutaron tanto de la clase que pensé en repetirla”, recuerda, “pero no quería tener que llevar 16 libros y leer de cada uno, así que decidí copiar las partes que utilizaba. El archivo se hizo bastante grande, y se me ocurrió que esto podría ser un libro”.

LaFrance comenzó a escribir en 2015. Después de dos pruebas con pequeñas editoriales, amplió su proyecto para incluir 50 testimonios, y en 2020 lanzó su libro, “El cielo está más allá de la imaginación“, a través de Kindle Direct Publishing. Él ve su trabajo como un esfuerzo inspirado en la fe que da “una descripción más completa” de lo que Dios quiere que la gente sepa.

El Dr. Jacques LaFrance con su esposa, Sidney Janzen. (Cortesía de Jacques LaFrance)
El Dr. Jacques LaFrance con su esposa, Sidney Janzen. (Cortesía de Jacques LaFrance)

El Trono de Dios

El autor cree que el testigo ocular más antiguo citado en su libro es Eunice, una anciana paciente del médico y autor Dr. Reggie Anderson. Eunice tenía más de 60 años cuando murió temporalmente tras un ataque al corazón. El testigo más joven es Colton Burpo, que tenía 3 años en el momento de su experiencia y 4 cuando empezó a hablar de ella.

Muchos de los relatos de los 50 testigos oculares sobre el cielo incluyen detalles similares: menciones de luz brillante, calor y una sensación de ser amado. Muchos incluyen descripciones de figuras, muebles y dimensiones que guardan un extraño parecido entre sí.

Una imagen común es la del trono de Dios.

“El trono puede verse desde todo el cielo. Hay muchos escalones que conducen al trono y hay enormes columnas, demasiadas para contarlas. Todas ellas tienen relevancia profética. Cientos y miles de personas están allí alabando a Dios. Todo el mundo en el cielo quiere visitar el trono”, dijo.

Al relatar las experiencias de los testigos oculares, LaFrance añadió: “Colton Burpo dijo que el trono es ‘muy, muy grande’, mientras que Oden Hetrick dijo que es un ‘edificio grande y redondo de unos 300 kilómetros de ancho y 800 de alto en el centro de la ciudad’.

“Richard Sigmund dijo de Dios: ‘Podía decir que había un Ser en el trono, pero estaba cubierto por una nube de gloria que irradiaba de Él. La gloria de Dios era un fuego envolvente que lo consumía todo y en el que moraba. Rodeaba al Ser en el trono”.

"El cielo está más allá de la imaginación": La última versión en tapa dura del libro, publicada en 2022. (Cortesía de Jacques LaFrance)
El cielo está más allá de la imaginación“: La última versión en tapa dura del libro, publicada en 2022. (Cortesía de Jacques LaFrance)

El cielo es la creación perfecta de Dios

En uno de los capítulos del libro, “La física del cielo”, LaFrance examina los relatos de los testigos oculares del cielo comparándolos con lo que sabe de la física terrestre. Fue uno de sus capítulos favoritos para componer.

Explicó: “De todos estos testimonios me queda claro que el cielo no está hecho con átomos y moléculas como este universo y la Tierra; allí nada muere ni se descompone. Está claro que el agua del cielo no es H2O, ya que se comporta de forma muy diferente.

“La gravedad es diferente, una persona dijo que no caminaba realmente como lo hacemos en la Tierra, sino que simplemente “se deslizaba por el suelo”. Otros hablaron de caminar como lo hacemos en la Tierra, pero no estamos atados al suelo y podemos flotar en el aire cuando queramos. Las leyes físicas del cielo son muy diferentes de las que controlan este universo”.

Como implicación colateral de sus conclusiones sobre la física del cielo, LaFrance afirma que su cuerpo terrestre y molecular, al estar sujeto a la descomposición, no serviría de nada en la otra vida. En cambio, aventura que su “cuerpo de resurrección” puede ser el que habita en el momento en que su espíritu abandona su cuerpo físico en la muerte.

El cielo “no está en este universo”, insiste LaFrance, pero debe haber una conexión única entre la Tierra y el cielo, ya que “los ángeles van y vienen todo el tiempo” y nosotros pasamos de un lugar a otro cuando nuestra vida mortal termina.

“El cielo es la creación perfecta de Dios”, dijo.

La edición original en rústica del libro, publicada por primera vez a principios de 2021. (Cortesía de Jacques LaFrance)
La edición original en rústica del libro, publicada por primera vez a principios de 2021. (Cortesía de Jacques LaFrance)

La elección: Cielo o Infierno

El libro de LaFrance también detalla los testimonios de testigos oculares del infierno.

“La gente elige el infierno al elegir vivir su vida a su manera, al margen de Dios, sin importar lo ‘buena’ que sea esa manera según sus propios criterios”, dijo.

“Una persona se encontró allí cuando murió en la mesa de operaciones, y estaba a punto de ser torturado por demonios malignos. Dijo: ‘No pertenezco a este lugar, soy una buena persona’, pero los demonios no cedieron y gritó: ‘¡Que Dios me ayude! Entonces, volvió a su cuerpo con todo el personal del hospital atendiéndole. Inmediatamente quiso bautizarse, pero tuvo que esperar a salir del hospital”.

Otro testigo, el ex ateo B. W. Melvin, estaba trabajando en las afueras de Tucson en un día muy caluroso cuando tomó un largo trago de agua contaminada. Contrajo el vibrio cholerae y enfermó gravemente, tuvo una experiencia extracorporal y recuerda haber viajado por un “túnel extremadamente oscuro” hacia una “luz asombrosa”. “Resultó ser un hombre con una túnica blanca, y le dijeron que era Jesús”, dijo LaFrance.

“Melvin sabía que su destino parecía estar sellado. No tenía excusa. Vio un horror indescriptible, olió un hedor extremadamente pútrido y sintió un calor intenso. Oyó gritos intensos y vio cómo se torturaba a la gente en jaulas. Estaba aterrorizado y sintió una eterna desesperanza hasta que vino Jesús y lo sacó de allí”.

Al despertar en el hospital, Melvin renunció a sus creencias ateas y se volvió a Dios.

LaFrance concluye que el infierno es lo más opuesto al cielo; es el miedo, la oscuridad y el dolor a la paz, la luz y la curación del cielo.

“Hay más gente en el infierno que en el cielo”, dijo. “Están en jaulas (celdas) o en pozos de fuego o en ambos. Son constantemente atormentados y dañados por los demonios. No pueden morir porque ya están muertos, así que el sufrimiento nunca termina. Se queman vivos en el fuego, sólo para que la carne regrese y se queme de nuevo.

“Muchos son atormentados con los mismos tormentos que dieron a otros en vida. Un visitante vio a un oficial de las S.S. alemanas que en vida disfrutaba atormentando a otros. Una y otra vez en el infierno experimentó ser fusilado con un bebé en brazos, ser violado y sodomizado, ser quemado en el fuego, quedar huérfano y todas las demás cosas que hizo a otros.”

El Dr. Jacques LaFrance. (Cortesía de Jacques LaFrance)
El Dr. Jacques LaFrance. (Cortesía de Jacques LaFrance)

Acercando a la gente a Dios

El autor afirma que todos los testigos oculares citados en su libro cambiaron a raíz de su encuentro personal con el más allá; todos tienen una apreciación más profunda de Dios y de lo que hizo por ellos, todos tienen nuevas prioridades en línea con lo que es “eternamente importante” y, en algunos casos, son más sensibles a la presencia de Dios en sus vidas.

Escribir su libro también acercó a LaFrance a Dios, y su libro tuvo un impacto similar en sus lectores.

“Recibo constantemente comentarios favorables”, dijo. “Algunos, especialmente los que perdieron a un ser querido recientemente, se sienten especialmente bendecidos por lo que leyeron sobre el cielo, su futuro hogar”.

LaFrance, que publica regularmente en Facebook y en su sitio web, Heaven Unveiled (El cielo desvelado), considera que son sobre todo personas creyentes las que leen su libro. Pero le encantaría saber que un no creyente encuentra la fe después de leer testimonios tan sólidos sobre el cielo y el infierno. Cree que no hay mejor momento que ahora para esforzarse por ser aceptado en el cielo y entablar un diálogo sobre la fe.

“Ahora estamos viendo los intentos de los gobernantes de quitar las libertades garantizadas por la Constitución en favor de no permitir ninguna crítica al partido en el poder ni ninguna objeción a sus políticas”, dijo. “Ahora se desalienta la oración pública, el reconocimiento de la soberanía de Dios. El plan de Dios para una vida correcta fue sustituido por una definición humana (gubernamental) de lo que es correcto y moral”.

“Habrá privaciones, pero Dios prometió cuidar de su pueblo durante ese tiempo. Debemos aprender a confiar en Él”.

LaFrance cree que Dios vendrá muy pronto y “proclamará su victoria”.

“Todo el mundo (excepto su pueblo) se lamentará, porque de repente sabrán que sirvieron al espíritu equivocado y que perdieron su tiempo”, concluyó.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí.


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.