Como padres se resistieron a presión transgénero la profesora sugirió llamar a servicios sociales

Por Alex Newman
12 de Mayo de 2022 5:06 PM Actualizado: 12 de Mayo de 2022 5:06 PM

Si Erin Lee hubiera sabido a qué se expondría su hija de 12 años durante un “club de arte” extraescolar el pasado mes de mayo, nunca le habría permitido ir.

Todo empezó de forma inocente. Lee recibió un mensaje de texto de su hija preguntándole si podía quedarse hasta tarde en un “club de arte” en la Wellington Middle School, cerca de Fort Collins, Colorado.

Sin embargo, lo que ocurrió después cambiaría sus vidas para siempre.

El “club de arte” era en realidad una reunión del club de la Alianza de Géneros y Sexualidades (GSA) de la escuela, un grupo dedicado a apoyar la homosexualidad, la transexualidad y otras ideas no tradicionales sobre el género y la sexualidad.

Cuando el líder le dijo a Amanda (nombre cambiado para proteger a la menor) que debía ser “queer” si no se sentía atraída sexualmente por nadie, y que debía ser “transgénero” si no se sentía totalmente cómoda en su propio cuerpo, la tímida niña sospechó que algo no iba bien.

Según Amanda, ese mismo líder le dijo que no contara a sus padres lo que se discutiría ese día.

La mujer encargada, Kimberly Chambers, que trabaja como “coordinadora de iniciativas de equidad sanitaria” para el condado de Larimer y directora de la organización pro-LGBT SPLASH Youth of Northern Colorado, también repartió su información de contacto personal a los niños y les instó a ponerse en contacto con ella en cualquier momento.

La organización de Chambers se jactada de enseñar a los niños de 12 a 16 años el “poliamor” —relaciones con múltiples parejas sexuales simultáneamente— y otras ideas controvertidas.

Durante el club GSA extraescolar, según Amanda, Chambers explicó a los niños que sus casas familiares podían no ser un “espacio seguro”, pero que había “recursos” disponibles. También repartió banderas y pegatinas transgénero que Amanda entendió que debían representar a los niños en el club.

En cuanto Lee recogió a su hija en el colegio, estaba claro que algo “no iba bien”, dijo la madre a The Epoch Times en una serie de entrevistas sobre el incidente.

Amanda, con aspecto confuso, mostró a su madre la parafernalia transgénero que había recibido de Chambers. La bandera transgénero la representaba a ella, le dijo Amanda a su madre.

“Mi corazón empezó a acelerarse y mi mente se desplomó”, relató Lee. “Estaba tan conmocionada que me costó sacar alguna palabra”.

Aunque el líder de la GSA en la escuela le había dicho a Amanda que estaba bien mentir a sus padres, Amanda sabía que no era así. Durante los días siguientes, les contó todo a sus padres, dijo Lee.

Los padres de Amanda apenas podían creer lo que estaban escuchando. Lee, que se ha descrito a sí misma como “aliada de la comunidad LGBTQ” con un historial de voto “bastante progresista en cuestiones sociales”, estaba horrorizada.

Pero eso sería solo el principio de un calvario que sigue persiguiendo a la familia.

La hija de Erin Lee, de 13 años, que desea permanecer en el anonimato, sostiene un material que le entregaron en un club de arte de su escuela en Wellington, Colorado (Michael Ciaglo para The Epoch Times)

Las consecuencias

Amanda no volvió a la escuela después de eso. En su lugar, sus padres la inscribieron en una escuela cristiana local, a pesar de que eso significaba que Lee tendría que trabajar por las noches para poder pagarla. Pero, tal y como lo veían Lee y su marido, no había otra opción.

A pesar que la sacaron de la escuela secundaria de Wellington, las dificultades de la familia aumentaron.

Después de la lección, Amanda empezó a preguntarse si podría ser realmente “queer” y transgénero. Su estado mental empezó a deteriorarse rápidamente, dijo su madre.

Varios miembros de la familia confirmaron a The Epoch Times que, antes de lo que Lee describe como la “preparación” de su hija en la escuela, Amanda nunca mostró ningún signo de “disforia de género”, el término utilizado por los psiquiatras para describir el malestar con el sexo biológico de una persona.

Sin embargo, después, a la niña le resultaba difícil quitarse la idea de encima.

Lee y su marido, que estaba indignado por la experiencia, lucharon durante meses para saber cómo hablar con su hija sobre lo que había sucedido.

“No queríamos decir algo que la empujara más a este agujero oscuro o más a esta etiqueta de transgénero”, dijo Lee. “E hicimos exactamente lo que los adultos de confianza que la adoctrinaron le dijeron que hiciéramos. Le hicimos el juego a su narrativa”.

Semanas después del incidente, al empeorar su estado mental, los padres decidieron llevar a Amanda a un terapeuta. El terapeuta también resultó ser “queer” y trató de afirmar la confusión de la joven sobre su género.

En diciembre, entre el aislamiento de COVID y las preguntas sobre su género, el estado mental de Amanda estaba cayendo en espiral, dijo Lee.

El pediatra le recetó inmediatamente potentes fármacos psicotrópicos para la depresión -medicamentos de los que desde entonces se ha desprendido- en un intento de hacer frente a la crisis.

“No sé si ese miedo desaparecerá alguna vez”, dijo Lee sobre sus propias preocupaciones. “No espero dejar nunca de sentirme golpeada por la tristeza de lo ocurrido”.

Erin Lee y su marido Jonathan Lee posan para un retrato con su hija de 13 años, que deseaba permanecer en el anonimato, en su casa de Wellington, Colorado, el 7 de mayo de 2022. (Michael Ciaglo para The Epoch Times)

Luchando de vuelta

Cuanto más pensaba en toda la experiencia, Lee más se daba cuenta que tenía que hacer algo.

En primer lugar, se puso en contacto con Chambers, la mujer que, según Lee, “preparó” a su hija y que también trabaja a veces como profesora sustituta para el distrito. “Su respuesta fue alarmante”, dijo Lee. “Fue delirante. Se reafirmó en sus acciones”.

A continuación, se puso en contacto con el director, que se mostró comprensivo pero confirmó que las reuniones secretas de la GSA con los niños eran una parte intencionada de la creación de un “espacio seguro” en la escuela.

Hay más de dos docenas de niños autoproclamados LGBTQ en la pequeña escuela secundaria, según las publicaciones en las redes sociales de SPLASH. Y el distrito está decidido a “afirmarlos” sin la participación de los padres, dijo Lee.

Después de todo esto, Lee habló en una reunión del consejo escolar y se puso en contacto con todos sus miembros por correo electrónico. Ninguno respondió. Cuando por fin pudo sentarse con dos de ellos, ambos “apoyaron todo lo que ocurrió y se negaron a abordar cualquiera de mis preocupaciones”.

Finalmente, exasperada y consciente de que su primera llamada habría sido a la policía si esto hubiera ocurrido en un parque infantil o en cualquier otro escenario, Lee se puso en contacto con la oficina del sheriff.

Aunque las fuerzas policiales se mostraron muy comprensivas con su situación, y la instaron a hablar en voz alta, no podían hacer nada desde el punto de vista legal, dijo Lee.

Los funcionarios del distrito, por su parte, no vieron nada malo en lo ocurrido, dijo Lee. De hecho, algunos expresaron su sorpresa por el hecho de que un padre se molestara por el incidente.

Mientras Lee se defendía, los funcionarios de la escuela trabajaban en su siguiente movimiento.

Entre otras tácticas, los documentos y comunicaciones obtenidos por The Epoch Times revelaron una discusión sobre la posibilidad de denunciar a los padres a las autoridades de bienestar infantil.

La escuela secundaria de Wellington se encuentra bajo un cielo tormentoso en Wellington, Colorado, el 7 de mayo de 2022. (Michael Ciaglo para The Epoch Times)

Cuando la profesora de arte informó a Chambers que los padres de Amanda no la habían enviado al colegio desde el incidente, Chambers le escribió instándole a que considerara la posibilidad de presentar una denuncia y que los funcionarios de protección de menores visitaran el hogar.

“Si eso persiste, querrá hablar con la administración para que haga un chequeo de niño sano o lo que esté dentro de las políticas de la escuela”, escribió Chambers, describiendo a los padres molestos como “barreras” y citando un “caso extremo” en el que una familia no permitía a su hija transgénero a salir de casa sin supervisión.

Lee se quedó atónita tras recibir los documentos.

“Sabía que esta mujer era malvada, pero no vi venir esto”, dijo. “Esta maestra y Kimberly [Chambers] nos obligaron a sacar a nuestra hija de la escuela creando un ambiente inseguro, y luego discutieron enviar a los SPI a nuestra casa porque la sacamos, en nuestro momento más vulnerable como familia, que ellos provocaron”.

“Si mi hija hubiera indicado que no afirmábamos sus pronombres y su identidad trans, creo que las autoridades se habrían llevado a nuestra hija”, añadió Lee. “Y todos los implicados lo sabían”.

Respuesta del distrito y activistas LGBT 

The Epoch Times se puso en contacto con Chambers para pedirle que comentara si consideraba que la no afirmación de las ideas de género de un niño era un abuso y la confirmación sobre los detalles de la historia.

“Dada la naturaleza privada de las necesidades de este joven y su familia en concreto, me gustaría compartir con ustedes un par de recursos de Colorado y nacionales en torno a la identidad de género para ayudar a informar su artículo en lugar de proporcionar cualquier comentario”, dijo antes de proporcionar una serie de enlaces sobre el transgenerismo y las cuestiones legales.

La escuela secundaria de Wellington remitió las consultas al distrito. Un mensaje dejado en el teléfono del director no fue devuelto inmediatamente.

La directora ejecutiva de comunicaciones del distrito escolar de Poudre, Madeline Noblett, dijo a The Epoch Times que el distrito no podía comentar “asuntos específicos de los estudiantes”.

Cuando se le preguntó acerca de las políticas sobre la participación de los servicios de protección de la infancia en casos como el de Amanda, Noblett señaló que todo el personal del distrito es “informador obligatorio” según la ley de Colorado. Eso significa que están obligados a informar sobre sospechas de abuso infantil.

Noblett no respondió a las preguntas de seguimiento sobre la política del distrito en cuanto a si la negativa de los padres a apoyar la transición de sus hijos a un nuevo género constituye un abuso.

“El papel del Departamento de Servicios Humanos es investigar el caso sospechoso/denunciado; determinar si el niño está a salvo; determinar si hubo abuso; y proporcionar los servicios apropiados a la familia”, dijo.

Sin embargo, el distrito pretende “crear y mantener oportunidades, resultados y experiencias educativas equitativas, inclusivas y rigurosas para todos los estudiantes”, dijo.

Estudiantes de secundaria se sientan durante la clase en Sidney, Ohio, el 31 de octubre de 2019. (MEGAN JELINGER/AFP vía Getty Images)

“Como distrito, estamos comprometidos a hacer que nuestras escuelas sean espacios seguros en los que todos los estudiantes puedan aprender”, dijo Noblett, añadiendo que el distrito tiene “un coordinador LGBTQIA+ que trabaja para avanzar en los recursos, el apoyo, la inclusión y la defensa de los estudiantes LGBTQIA+, el personal y las familias”.

“Las Alianzas Gay-Hetero se establecieron como espacios seguros para los miembros de la comunidad LGBTQIA+, los aliados y cualquier individuo para reunirse con los objetivos de garantizar la inclusión, la seguridad y el apoyo”, dijo Noblett.

Cuando se le preguntó cómo se formaban los líderes adultos de los GSA, el director de comunicaciones dijo que no había requisitos de formación para dirigir ningún club en el distrito. Sin embargo, los líderes de GSA pueden utilizar los recursos de la red GSA y de One Colorado, la filial estatal de la red.

Gillian Ford, de One Colorado, no respondió específicamente a las preguntas de The Epoch Times sobre cómo se capacita a los líderes adultos de GSA, si es una práctica estándar decirle a los niños que no hablen con sus padres sobre estos temas, o si la creciente indignación de los padres fue apropiada.

“Las escuelas son a menudo lugares donde los jóvenes LGBTQ+ no se sienten seguros o incluidos”, dijo Ford, quien aclara sus pronombres como “ella” en su firma de correo electrónico.

“Desde 2011, One Colorado ha trabajado tanto con las asociaciones educativas estatales, como con los educadores locales, los padres y los estudiantes para crear y mantener la Red de Alianzas de Género y Sexualidad de Colorado (GSA) para apoyar y empoderar a los jóvenes LGBTQ+ y a sus aliados contra la intimidación, el acoso, la homofobia y la transfobia en sus escuelas”.

Tendencias nacionales y estatales

Lo que le ocurrió a la familia Lee en el norte de Colorado no es un incidente aislado, dijeron los expertos a The Epoch Times.

“Al principio, queríamos creer que era un incidente aislado”, dijo Lee. “No queríamos creer que pudiera haber tanta maldad en nuestro sistema escolar público, en nuestro gobierno local, en nuestra comunidad”.

Erin Lee (izq.) posa para un retrato con su hija de 13 años, que deseaba permanecer en el anonimato, en su casa de Wellington, Colorado, el 7 de mayo de 2022. (Michael Ciaglo para The Epoch Times)

Lo ocurrido a la familia de Lee forma parte de una tendencia nacional que se acelera. Numerosas naciones europeas están asistiendo a fenómenos similares.

The Epoch Times habló con otras familias de todo el país que han tenido experiencias similares, pero casi ninguna está dispuesta a declarar por miedo a las represalias de funcionarios y activistas.

Mientras que el Colegio Americano de Pediatras califica de “abuso infantil” el hecho de enseñar a los niños que es normal o saludable hacerse pasar por el sexo opuesto, asociaciones más grandes y consolidadas han adoptado un enfoque diferente.

Una nueva “guía de la pubertad” para niños de entre 9 y 12 años publicada por la Academia Americana de Pediatría (AAP) afirma que los niños pueden menstruar y que las niñas pueden experimentar erecciones.

“La mayoría de los bebés que nacen con un pene crecen sintiéndose también como un chico por dentro. Eso se llama ser cisgénero (cis- significa ‘igual’)”, dice la guía. “Pero hay algunos bebés que nacen con pene y crecen sintiéndose como una chica por dentro. Eso se llama ser transgénero (trans- significa ‘cruzado’ u ‘opuesto’)”.

Según un informe reciente publicado en la revista Pediatrics, casi uno de cada diez niños encuestados se identifica ahora como “de género diverso”, mucho más de lo que se creía tradicionalmente.

Otras encuestas muestran cifras aún más altas. Una de la UCLA reveló que más de una cuarta parte de los adolescentes de California eran vistos por sus compañeros como “no conformes con el género”.

Estas cifras están aumentando rápidamente.

Pam Benigno, directora del Centro de Política Educativa del Instituto Independencia, un centro de estudios de libre mercado de Colorado. (Cortesía de Pam Benigno)

Pam Benigno, directora del Centro de Política Educativa del Instituto Independencia de Colorado, dijo a The Epoch Times que ha escuchado numerosas “historias inquietantes” de padres de todo el estado sobre sus hijos que vuelven a casa de la escuela confundidos sobre su género.

“Hablé con un padre que me dijo que, sin que él lo supiera, el personal de la escuela secundaria de su hija elaboró un plan de transición para que su hija se convirtiera en un varón”, dijo Benigno. “Esto no es infrecuente. De hecho, se ha ordenado a los profesores que no digan a los padres si los estudiantes adoptan una nueva identidad mientras están en la escuela”.

Los distritos de todo el estado, bajo el pretexto de ser “inclusivos”, están “impulsando una agenda de izquierda radical en los niños” e incluso “han adoptado la teoría no científica de que la identidad de género es fluida”, dijo.

Esto incluye la contratación de organizaciones “queer” para destrozar las nociones tradicionales de normalidad en las mentes de los estudiantes, añadió.

Un documento publicado recientemente por el Instituto Independencia pretende ayudar a los padres a garantizar la transparencia de los programas escolares. Pero los padres deben estar atentos y proteger a sus hijos de “devastadores daños emocionales y a veces físicos”, dijo Benigno.

Los estados conservadores no son una excepción a la tendencia. En Utah, los datos estatales sobre sustancias controladas revelaron un aumento del 10,000% entre 2015 y 2020 en el número de niñas menores de edad sometidas a transiciones médicas.

Andrew Beckwith, presidente del Instituto de la Familia de Massachusetts. (Cortesía de Andrew Beckwith)

En Ludlow, Massachusetts, una importante demanda de los padres contra el distrito escolar alega que los funcionarios de educación animaron a los niños a experimentar con identidades de género alternativas y a ocultarlo a sus padres.

Andrew Beckwith, presidente del Instituto de la Familia de Massachusetts, que interviene en el caso, se enfrenta a un aumento de este tipo de casos en su estado.

“Vemos el mismo ataque agresivo contra la integridad de la relación padre-hijo aquí en Massachusetts”, dijo a The Epoch Times cuando se le preguntó sobre los paralelismos entre la historia de Lee y lo que está ocurriendo allí.

“Muchos de los activistas LGBTQ quieren tachar la moral sexual tradicional de ‘abuso infantil’, y sus cómplices en los servicios infantiles aterrorizan a las familias que no se limitan a seguir esta agenda”, dijo, calificando este tipo de políticas como una “espantosa y peligrosa violación de los derechos de los padres”.

“Lo que está sucediendo en Ludlow es parte de una agenda nacional más amplia para eludir deliberadamente la autoridad de los padres sobre la salud mental y las creencias religiosas de sus hijos”, dijo Beckwith. “Los funcionarios escolares de todo el país están afirmando en secreto, o incluso promoviendo, identidades de género discordantes en niños pequeños”.

El gobierno de Biden ha comenzado a amenazar con acciones legales contra las comunidades locales, escuelas, estados y otras instituciones que no se someten a la agenda transgénero.

Advertencia a los padres

Como resultado de esta terrible experiencia, Lee ha perdido toda la confianza en los medios de comunicación, el gobierno, la profesión médica y el sistema escolar público.

“Ahora no confío en ni una sola persona del sistema escolar público”, dijo a The Epoch Times. “Ni una sola”.

Lee dijo que ha estado en contacto con numerosos abogados sobre el caso mientras considera sus opciones legales. Todavía está buscando consejo.

Hoy, Amanda está mucho mejor, dicen sus padres.

Pero en un esfuerzo por ayudar a proteger a otras familias de situaciones similares, la familia ha decidido seguir dando la voz de alarma al tiempo que anima a los padres a ser más conscientes y a implicarse más.

Entre otras sugerencias, Lee también insta a los padres a retirar a sus hijos de la escuela pública.

“Llévenlos a escuelas privadas si se lo pueden permitir”, dijo. “Métanlos en cooperativas de educación en casa o edúquenlos en casa ustedes mismos”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.