Cómo saber si lo que bebes en las fiestas se está volviendo un verdadero problema

Se cree que la cantidad alcohol es un problema, pero en realidad lo es su relación con la bebida
Por SARA JO NIXON , UNIVERSIDAD DE FLORIDA
31 de Diciembre de 2019
Actualizado: 31 de Diciembre de 2019

Es la época más maravillosa del año, cuando las celebraciones de las fiestas chocan con los eventos de deportivos universitario y profesional. ¿Qué tienen todos ellos en común? Alcohol, mucho alcohol, y a menudo gratis. No es de extrañar que el reno líder de navidad tenga la nariz roja.

Por supuesto, la bebida no se limita a una sola temporada, pero ocupa un lugar prominente durante las fiestas. Durante algunas semanas, el consumo de sidra, ponche de alcohol, vino, cerveza, cócteles y sus variaciones puede ser mayor que en cualquier otro momento del año. Un estudio de la industria sugirió que el consumo de alcohol se duplica en esta época del año. Durante esta época de fiestas, vemos de cerca los hábitos de bebida de nuestros socios, compañeros de trabajo, familiares y, por supuesto, de nosotros mismos.

En esta época de fiestas, es posible que te des cuenta de cuánto bebes. Puede que empiece a cuestionarse su motivación para beber o a preguntarse sobre los efectos a largo plazo. Aunque podría ser tentador descartar estas reflexiones inquietantes, como director del Centro de Investigación y Educación sobre Adicciones de la Universidad de Florida, le animo a que las considere más detenidamente.

¿Cuántos es demasiados?

Aproximadamente uno de cada ocho adultos de los Estados Unidos cumplió con el criterio de un trastorno por consumo de alcohol en 2013, el año más reciente del que tenemos datos. Compare eso con poco más de 1 de cada 12 en el 2002. Eso es un aumento de casi el 50 por ciento. El uso indebido de alcohol puede conducir a la violencia, lesiones físicas y puede empeorar las condiciones médicas y psiquiátricas. Además de su impacto en la salud y el bienestar, el uso indebido del alcohol le cuesta a los Estados Unidos un estimado de 224 mil millones de dólares al año en productividad perdida, costos de atención médica, costos de justicia criminal y más. Más del 75 por ciento de esos costos están asociados con el consumo excesivo de alcohol.

Pero estas estadísticas no responden a la pregunta que recibo con más frecuencia de amigos, familiares, conocidos ocasionales, e incluso de extraños en fiestas o en vuelos internacionales. Lo que todos quieren saber es: “¿Cuánto puedo beber sin ser un alcohólico?” La respuesta es, “depende”.

Para empezar, deje de usar apodos

Para abordar eficazmente la cuestión, debemos replantearnos el uso del término “alcohólico”. Las personas tienen trastornos; no son ellos mismos trastornados. La distinción no es solo una cuestión de semántica. Es fundamental para eliminar el estigma de los trastornos por consumo de sustancias y otras afecciones psiquiátricas.

Aun así, la pregunta más apropiada, “¿Cuánto puedo beber sin desarrollar un trastorno por consumo de alcohol?” obtiene la misma respuesta: Depende. La cantidad que una persona bebe no determina directamente el diagnóstico de un trastorno por consumo de alcohol. Pero, ¿cómo es posible que un “problema con la bebida” no tenga un límite definitivo?

Eso se debe a que dos personas pueden beber la misma cantidad y experimentar consecuencias completamente diferentes. Por lo tanto, el criterio de diagnóstico para el trastorno por consumo de alcohol se enfoca en esas consecuencias, en lugar de la cantidad de bebidas que se bebe.

Por ejemplo, la incapacidad de controlar la bebida, sin importar cuánto se beba, es una señal de alerta. Tener antojos de alcohol es otra. ¿Interfiere la bebida con sus responsabilidades en el trabajo, la escuela o el hogar? ¿Bebe en situaciones en las que sabe que es arriesgado hacerlo?

Por supuesto, mientras más bebas, es más probable que experimentes consecuencias negativas.

Actividad peligrosa

La mayoría de los bebedores no desarrollan un trastorno. Pero eso no significa que te hayas librado. Las investigaciones demuestran que los estadounidenses están bebiendo más y durante más tiempo en cada ocasión beben como nunca antes. Y los adultos siguen bebiendo hasta edades más avanzadas que antes.

Las mujeres, en particular, parecen beber más a medida que envejecen. Un porcentaje significativo de bebedores mayores de 55 años con frecuencia exceden las pautas sugeridas por el National Institute of Alcohol Abuse and Alcoholism para el consumo moderado de alcohol sin necesariamente cumplir con el criterio de un trastorno por consumo de alcohol. Ya sea que usted tenga un trastorno diagnosticable o no, todo este consumo de alcohol puede causar problemas.

Uno de esos problemas es conducir. La gente piensa erróneamente que este es un problema de los jóvenes. Pero aproximadamente 1 de cada 4 adultos de 45 a 64 años y otro 1 de cada 12 mayores de 65 años reportan haber conducido después de haber bebido en el pasado mes.

Las concentraciones de alcohol en sangre equivalentes a una o dos bebidas, los adultos mayores muestran cambios notables en el rendimiento cognitivo, la actividad neural y las estrategias de conducción en comparación con los adultos más jóvenes.

Poniendo todo esto en el contexto de las fiestas, no es solo la presencia generalizada del alcohol lo que nos hace beber. Es la cultura de la fiesta. Si se le ve sin beber, a menudo se le anima a hacerlo. Si pierdes el rastro de tu bebida, te dan otra (llena).

Este exceso puede cumplir los criterios para un episodio de borrachera. Para las mujeres, eso es cuatro o más bebidas estándar en una sola ocasión. Para los hombres, son cinco o más. Y, en cuanto a las bebidas “estándar”, todos sabemos que muchos de nosotros generalmente nos servimos dos o tres veces el estándar en cada vaso.

El consumo excesivo de alcohol también está aumentando en los adultos mayores. Y eso es importante porque tiene un impacto inmediato en las habilidades para conducir, el riesgo de caídas y la reacción a los medicamentos recetados.

¿Debo tomar medidas?

Si su consumo de alcohol está carcomiendo su conciencia, tiene opciones. Hable francamente con un profesional capacitado sobre su forma de beber. Acceda al sitio web del National Institute of Alcohol Abuse and Alcoholism, donde puede evaluar su consumo de alcohol y buscar ayuda. Si usted cree que un amigo o pariente tiene un problema, hable con alguien que pueda ayudarle a identificar los siguientes pasos.

Aquí hay algunas formas de ser un bebedor más seguro:

  • Antes de la fiesta, coma algo, aunque tenga que hacerlo en el auto.
  • Haga que su primera bebida no sea alcohólica. Evite tomar la primera bebida “de verdad” y permite que tu “bocadillo del auto” se asiente.
  • Alterne las bebidas alcohólicas y no alcohólicas.
  • Coma (en realidad, mastique) durante toda la noche. Calme la culpa por las calorías al priorizar la condición física.
  • Descarte la presión de los compañeros. La susceptibilidad a ella puede disminuir con la edad, pero rara vez desaparece. Cuando llegue a su límite, no se deje influenciar.
  • Para escapar de una conversación incómoda, no se dirija a la barra. Tome una ruta indirecta a través de la habitación, mezclándose, revisando las decoraciones.
  • Comparta el viaje a casa o a una fiesta.

Si cree que el consumo de alcohol en las fiestas puede ser una señal de un problema durante todo el año, discútalo con un profesional médico o de salud conductual. Hay una variedad de opciones, incluyendo el apoyo y la ayuda de Alcohólicos Anónimos, que es gratuita. Las reuniones de AA en internet también están disponibles. Para más información, visite: www.AA.org.

Sara Jo Nixon es profesora de psicología y psiquiatría en la Universidad de Florida. Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation.

***

Le puede interesar

Sterling Campbell, baterista de David Bowie, cuenta cómo dejó las drogas en solo 2 semanas

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS