Médicos visten de princesa a una adolescente con fibrosis quística y la llevan al baile escolar

Por La Gran Época
07 de Abril de 2019 Actualizado: 15 de Abril de 2019

Ser invitado al baile de la escuela es un momento emocionante y una oportunidad que nadie quiere perderse. Para una adolescente que tenía esta ilusión, su enfermedad le impedía participar, pero el personal médico del hospital se puso manos a la obra para ayudarla a asistir.

McKendalyn Martínez, una estudiante del último año de la escuela secundaria de París, en Arkansas, estaba encantada cuando se enteró de que sus compañeros de clase la invitaron al baile escolar.

“Me reí un poco y lloré un poco”, dijo McKendalyna KTHV. “Solo quería experimentarlo todo y estar allí para apoyar a la escuela de una manera que nunca pude porque no voy a la escuela desde hace un par de años”.

Sin embargo, las cosas no salieron como ella esperaba. Apenas una semana antes del gran evento, McKendalyn se enfermó de nuevo y fue internada en el Hospital para Niños de Arkansas, en Little Rock.

“Comencé a marearme y no podía comer”, dijo.

Ella tiene fibrosis quística y a lo largo de su vida pasó muchos días en el hospital.

Según la Fundación para la Fibrosis Quística, la fibrosis quística es “una enfermedad genética progresiva que causa infecciones pulmonares persistentes y limita la capacidad de respirar con el tiempo”.

Debido al trastorno y al tratamiento diario necesario, a veces se queda en el hospital durante semanas.

Así que cuando el equipo médico del hospital se enteró de que McKendalyn podría perderse  el gran evento, se reunieron para hacer realidad su sueño.

“Pensaron,’¿Cómo podemos dejar que eso suceda?'” dijo Sarah Luz, una trabajadora social del hospital.

Con el permiso de su médico para salir del hospital durante 10 horas, su equipo médico se reunió para ayudar a peinarla, arreglarle las uñas y maquillarse, mientras que otro miembro del personal del hospital le compró un ramo de flores.

Cuando terminaron, el equipo médico tomó cinco botes de oxígeno y la escoltó fuera del hospital embarcándose en un viaje de dos horas hasta la escuela en una ambulancia Angel One.

Ella estaba llena de gratitud hacia el equipo por ayudarla.

“Estoy muy agradecida con todos ellos, incluso desde antes de este día”, dijo.

Es emocionante ver que el equipo médico se esfuerza por ayudar a una adolescente a realizar su sueño y estamos seguros de que McKendalyn recordará por siempre, luego de ser coronada como la “reina del baile”.

Niña supera leucemia y toca la campana de un nuevo comienzo

Si esta conmovedora historia inspiró tu corazón, por favor, compártela. Apoya el periodismo independiente y ayúdanos a difundir las buenas noticias a todo mundo.

TE RECOMENDAMOS