Cómo un gobernador de la antigua China atendió a enfermos de una plaga

Xin Gongyi evitó la infección y curó una cruel costumbre local al mismo tiempo
Por Cindy Chan
10 de Mayo de 2020
Actualizado: 10 de Mayo de 2020

Cuando Xin Gongyi asumió su nuevo cargo como gobernador de Minzhou, estaba profundamente preocupado por una cruel costumbre local. Los residentes tenían tanto miedo a la enfermedad que durante un brote, los familiares no tuvieron reparos en abandonar a sus seres queridos afectados para salvar sus propias vidas.

Esto ocurrió durante la dinastía Sui (581-618) en la antigua China, cuando el deber filial ya se había establecido durante cientos de años como un principio central de la sociedad china tradicional.

Xin Gongyi hizo su mejor esfuerzo para rectificar la situación, dando el ejemplo al cuidar él mismo de los infectados en primera línea.

Sin embargo, no fue hasta después de una gran plaga local que hizo un gran avance. No solo permaneció ileso, sino que su compasión y generosidad a lo largo de la epidemia conmovió a los residentes de tal manera que cambiaron sus costumbres.

Un famoso médico citó más tarde al gobernador Xin como un ejemplo a seguir por los funcionarios de gobierno de todo el mundo.

Un funcionario talentoso y bondadoso

Xin Gongyi fue un estudiante diligente desde una edad temprana y fue instruido en la historia y los clásicos personalmente por su madre viuda.

Venía de una familia de estatus; tanto su abuelo como su padre habían ocupado respetados cargos como gobernadores en diferentes provincias. El propio Xin Gongyi era muy admirado por sus conocimientos y opiniones. Sus discusiones con otros eruditos confucianos mientras estaba en la universidad hicieron que se ganara especialmente la estima de muchos individuos.

Xin Gongyi también era honesto y recto y tenía un fuerte sentido de la responsabilidad. Sirvió como un talentoso funcionario del gobierno durante la dinastía Sui y ocupó posiciones de alto nivel en diferentes partes de China antes de ser nombrado gobernador de Minzhou.

Minzhou se encuentra en lo que ahora es la provincia de Gansu en el noroeste de China. Su costumbre de abandonar a los parientes enfermos comenzó en el período dinástico que precedió a la dinastía Sui.

Cuando Xin Gongyi llegó a Minzhou se sintió angustiado al conocer esta costumbre, donde la conciencia y los sentimientos de afecto y lealtad parecían desvanecerse, y los principios de las relaciones humanas y la piedad filial dieron paso al deseo de autopreservación de la gente. Muchas personas enfermas murieron por falta de cuidados.

Xin Gongyi decidió enviar subordinados para inspeccionar los diversos distritos de Minzhou e identificar los casos de personas enfermas abandonadas. Ordenó que fueran transportados a su propia oficina, donde tenía un espacio arreglado para que se quedaran y fueran atendidos.

“La vida y la muerte están arregladas por el destino”

Cuando llegó el verano, se desató una epidemia y varios cientos de personas se infectaron. Xin Gongyi los acomodó llenando el salón principal y los pasillos de su oficina con camas para enfermos. Se instaló allí un sofá, que también usó como su propia cama, y desde allí se ocupó de los asuntos oficiales entre sus invitados afectados por la peste.

Xin Gongyi usaba su propio salario para comprar medicinas y contratar médicos para tratar a los pacientes, y también ayudaba a cuidar a los pacientes él mismo.

Poco a poco, todos se recuperaron, y Xin Gongyi convocó a las familias para llevar a sus parientes a casa. También les habló sinceramente de sus costumbres.

“La vida y la muerte están arregladas por el destino, y tener contacto con los enfermos no necesariamente te pondrá en peligro”, dijo.

“En el pasado, los familiares abandonaron a sus seres queridos enfermos, y muchos murieron en esas circunstancias. Esta vez, como podéis ver, traje a todos los afligidos aquí conmigo, y estuve con ellos día y noche. Sin embargo, no he sucumbido a la enfermedad y permanezco sano y salvo, sin mencionar que todos los pacientes se recuperaron”, dijo Xin Gongyi a todos.

“No deben abandonar a los que están enfermos nunca más. Dejen de lado esa costumbre del pasado”, aconsejó.

Una nota del médico a todos los funcionarios del gobierno

Todos los familiares se sintieron avergonzados al escuchar las palabras de Xin Gongyi. Le agradecieron y se tomaron sus palabras en serio. Después de la plaga, los residentes de Minzhou abolieron sus costumbres y comenzaron a cuidarse unos a otros con fiel amabilidad y devoción filial.

La historia de Xin Gongyi se resume en el texto médico “Songfeng Shuoyi” o “Songfeng sobre enfermedades epidémicas”, escrito por Liu Kui, un famoso médico de la dinastía Qing que usaba el nombre Songfeng como alias.

Liu Kui también rindió homenaje a Xin Gongyi en su libro, declarando: “La razón por la que Xin Gongyi no se infectó en la epidemia fue que era un funcionario recto, honorable, caritativo y benévolo. Fue su recompensa kármica”.

“Todos los funcionarios gubernamentales del mundo deben ser conscientes de este ejemplo”, concluyó Liu Kui.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

El coronavirus se propaga en el norte de China: Cierran mercados en Liaoning | Virus del PCCh

TE RECOMENDAMOS