Cómo un periodista extranjero aprendió a evitar la vigilancia en China

Por Jocelyn Neo
21 de Abril de 2020
Actualizado: 21 de Abril de 2020

Durante décadas, el Partido Comunista Chino (PCCh) ha sido conocido por suprimir la libertad de expresión y obstruir a los periodistas extranjeros de informar sobre temas delicados, como violaciones de derechos humanos, en el país. Reporteros sin Fronteras clasificó a China en el puesto 177 de 180 países en su Índice Mundial de Libertad de Prensa 2019.

En circunstancias como estas, ¿cómo evitan los reporteros ser monitoreados o encuestados por agentes estatales? Un periodista descubrió una forma creativa: ofrecer viajes gratuitos a cambio de una conversación.

Frank Langfitt, autor del libro “The Shanghai Free Taxi” (El Taxi Gratuito de Shanghai) y corresponsal internacional de NPR con sede en Shanghai, escribió sobre los desafíos que enfrentó al tratar de informar sobre lo que sucede en China.

Los taxistas esperan a los clientes en el aeropuerto de Hongqiao en Shanghai. (MARK RALSTON / AFP/ Getty Images)

Cómo evitar la vigilancia

En un artículo de opinión para NPR de septiembre de 2019, Langfitt recordó cómo los agentes estatales en China ya lo estaban monitoreando desde fines de la década de 1990 cuando era periodista en Beijing.

Recordando un incidente de esa época, Langfitt dijo que había reservado un vuelo hacia el sureste de China, después de recibir un aviso de que dos granjeros fueron asesinados a tiros y varios otros resultaron heridos por la Policía Popular Armada mientras protestaban contra los altos impuestos. Sin embargo, antes de que Langfitt pudiera siquiera bajar del avión, los funcionarios del gobierno ya lo habían alcanzado.

“Supuse que el gobierno sabía mi número de vuelo escuchando conversaciones en el teléfono de mi oficina, una práctica común”, escribió Langfitt.

Cuando lo interrogaban, Langfitt intentó pedirle su opinión a un joven funcionario del Ministerio de Relaciones Exteriores que lo estaba monitoreando en la habitación del hotel. El funcionario, que estaba preocupado por los asesinatos, estaba visiblemente incómodo y tartamudeó en su respuesta, comentó Langfitt.

En 2012, Langfitt experimentó una situación similar: agentes de seguridad estatal lo siguieron mientras cubría noticias sobre la corrupción del régimen comunista. Una vez más, lo habían rastreado a través de su teléfono celular. En un intento por evitar una mayor vigilancia, Langfitt decidió hacer uso de una bolsa de papas fritas.

“Come una bolsa de papas fritas, lava la bolsa y pon tu celular dentro. La bolsa de aluminio bloquea los campos electromagnéticos, evitando las actualizaciones de GPS ”, comentó.

Sin embargo, lograr que los ciudadanos chinos hablen con los medios no fue una tarea fácil. Entonces, Langfitt ideó un enfoque único: ofrecer viajes en taxi gratis. Langfitt, que trabajó como taxista en Filadelfia en la década de 1980, recordó cómo los pasajeros se abrirían a él durante el viaje. Como era de esperar, la idea de Langfitt funcionó.

“Mi taxi gratuito de Shanghái puso de cabeza la experiencia normal de informes extranjeros en China: en lugar de que yo hiciera las preguntas, mis pasajeros a veces me entrevistaban”, señaló Langfitt.

No mucho tiempo después, algunos de ellos comenzaron a invitar a Langfitt a cenar, y algunos incluso intercambiaron su información de contacto con él. Mientras tanto, otros incluso hablaron con él sobre temas delicados como la Masacre de la Plaza Tiananmen. Además, los viajes en taxi gratuitos ayudaron a Langfitt a evitar la vigilancia de los agentes de seguridad del estado. De hecho, Langfitt escribió que a un agente incluso “le gustaron las historias”, ya que el agente pudo conectarse con el personaje de los informes de Langfitt.

“El pilar de la vergüenza”: un monumento construido para honrar a los muertos y avergonzar al gobierno chino que se negó a pedir disculpas por la masacre de la Plaza de Tiananmen, asesinando estudiantes el 4 de junio de 1989. (MIKE CLARKE/AFP vía Getty Images)

Reciente represión a la libertad de expresión

Recientemente, algunos periodistas extranjeros enfrentaron la represión y represalias del PCCh. Después del brote del virus del PCCh, muchos periodistas extranjeros viajaron a la ciudad china de Wuhan para informar y descubrir la verdadera situación. Sin embargo, a algunos de ellos se les impidió informar.

Financial Times informó que las autoridades locales les expresaron a algunos periodistas que no podían acercarse a la provincia de Hubei debido a requisitos de cuarentena. También hubo otros que se vieron obligados a eliminar videos que habían grabado cerca de hospitales, según Los Angeles Times .

En febrero de 2020, después de que The Wall Street Journal se negara a disculparse por la publicación de un artículo de opinión titulado “China es el verdadero enfermo de Asia” en relación con el virus del PCCh (Partido Comunista Chino), comúnmente conocido como el nuevo coronavirus, revocaron las credenciales de prensa de tres de sus reporteros con sede en Beijing que trabajaban en la sección de noticias.

Un mes después, el régimen anunció la expulsión de los periodistas estadounidenses que trabajan para The New York Times, The Washington Post y The Wall Street Journal en represalia por las recientes acciones de la administración Trump dirigidas a los medios de comunicación estatales chinos en los Estados Unidos.

Una declaración del 17 de marzo del Ministerio de Relaciones Exteriores de China declaró que requeriría que todos los periodistas con ciudadanía estadounidense empleados en las tres organizaciones mencionadas, cuyas credenciales de prensa expiran antes de fin de año, entreguen sus tarjetas de prensa dentro de los 10 días.

Personal médico, que usa ropa protectora para protegerse contra un coronavirus previamente desconocido, llega con un paciente al Hospital de la Cruz Roja de Wuhan en Wuhan el 25 de enero de 2020. (HECTOR RETAMAL/ AFP/ Getty Images)

Sin embargo, los periodistas extranjeros no son los únicos a quienes se ha suprimido su libertad de expresión. El departamento de propaganda del partido comunista les manifestó a los periodistas de Wuhan que trabajaban para Caixin, Phoenix News y otros medios de comunicación aprobados por el estado, que revisaran sus informes de noticias después de que los medios informaran que funcionarios locales habían encubierto el impacto del virus del PCCh, reportado por Radio Free Asia.

También hubo informes de que varios periodistas ciudadanos chinos que desaparecieron después del brote cuando intentaron revelar el impacto del virus del PCCh en la ciudad china de Wuhan.

¿Sabías que somos independientes?

The Epoch Times es el primer y único medio que expone la verdadera naturaleza, el impacto y el objetivo final del comunismo. Explicamos su daño al fundamento moral y a las tradiciones orientales y occidentales. También discutimos los resultados del socialismo y su impacto en la estabilidad económica y política de los países.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


***

Descubre

¿Por qué China tiene un organismo estilo Gestapo?

TE RECOMENDAMOS