“Completa locura”: Residentes de San Francisco reflexionan sobre aumento de la delincuencia

Por Jamie Joseph
30 de Diciembre de 2021 3:26 PM Actualizado: 30 de Diciembre de 2021 3:26 PM

SAN FRANCISCO —Para los residentes de San Francisco, los robos en las tiendas y de los autos son ahora una parte normal de la vida en una gran ciudad.

Los robos de autos se producen hasta 74 veces al día en la ciudad y han aumentado casi un 200% desde 2020. Algunos residentes, para evitar que les rompan las ventanas de sus coches, dejan los maleteros abiertos y las ventanas abajo, según los reportes locales.

Un sábado en Alamo Square Park, frente a las famosas casas de Painted Ladies, Kira Cush, una residente de toda la vida de San Francisco a la que le han robado el auto varias veces, dijo que “es algo que, especialmente si vives en esta zona, tienes que tener en cuenta para no dejar nada en tu coche”.

“E incluso así, los coches serán robados, pero tienes que estar súper atento para no dejar cosas fuera”, dijo a The Epoch Times.

Loretta, otra residente local que no quiso dar su apellido, dijo que los sospechosos suelen tener como objetivo a los turistas. Después de que robaran su auto, colocó una pegatina residencial en el parabrisas para disuadir a los ladrones.

“Hemos tenido gente que ha tirado cosas, como mochilas de turistas y otras cosas en nuestro barrio, porque han tomado lo que querían y han tirado el resto en la calle”, dijo esta residente de 21 años.

Los principales puntos para los robos de autos suelen producirse cerca de las atracciones turísticas más concurridas, como la calle Lombard, el muelle 39, el parque Golden Gate y las escaleras de Moraga.

Epoch Times Photo
Coches y mesas llenan un estacionamiento junto a un restaurante y una terminal de cruceros de la bahía en el destino turístico Fisherman’s Wharf, en San Francisco, el 14 de junio de 2021. (Justin Sullivan/Getty Images)

En el estacionamiento del Muelle 39, se pudo ver a un residente de 46 años conduciendo y gritando a los turistas para que encontraran otro lugar para estacionar. Según contó a The Epoch Times, decidió tomar cartas en el asunto y visitarlo todas las mañanas hasta el mediodía para advertir a los turistas sobre los robos de autos.

“Lo que ha sucedido en los últimos 10 meses es que este delito se ha intensificado, pasando de asaltar coches, a robar a los turistas, a robar a los lugareños, a robar en las tiendas. Es decir, se ha convertido en algo desenfrenado, absolutamente desenfrenado”, dijo. El lugareño se negó a dar su nombre por temor a ser identificado por los sospechosos.

“La policía no va a hacer detenciones, y el [fiscal del distrito] no va a procesar. Entonces, la única forma de parar esto es básicamente tener menos comida para que los tiburones de la calle vayan tras ella. Así que hay que advertir a la gente, hay que advertirles físicamente que no dejen nada en sus coches”, dijo.

Los robos a gran escala también han aparecido en los titulares nacionales, lo que ha provocado nuevas críticas a las políticas progresistas de reforma penal de la ciudad.

Muchos propietarios de tiendas en Chinatown han cambiado sus horarios y ahora cierran sus tiendas cuando se pone el sol. Walgreens contrató a policías fuera de servicio para vigilar sus tiendas y cerró cinco de sus 53 sucursales. Los comercios dependen de guardias de seguridad privados para disuadir a los ladrones. Un guardia de seguridad de Oakland murió de un disparo cuando protegía a un reportero de KRON4 News.

Y la alcaldesa de San Francisco, London Breed, anunció recientemente el estado de emergencia local en el distrito de Tenderloin para contrarrestar el mercado de drogas al aire libre y reducir los asaltos en el barrio.

Epoch Times Photo
La policía patrulla Union Square en San Francisco el 30 de noviembre de 2021. Las tiendas han aumentado la seguridad en respuesta a un aumento de los robos. (Ethan Swope/Getty Images)

Polémica por la ola de crímenes

Mientras que los robos descarados en pequeños negocios y tiendas en San Francisco han aumentado, atrayendo los titulares nacionales desde principios de este año, algunos propietarios de negocios dijeron a The Epoch Times que han dejado de denunciar los delitos porque cuando llaman a la policía, “no pueden hacer nada”.

Algunos señalan la Proposición 47, una iniciativa de hace siete años que redujo algunas sentencias de delitos graves a delitos menores. Según la ley, se pueden robar hasta 950 dólares antes de que se considere un delito grave. Incluso cuando se realizan detenciones, no se los retiene durante mucho tiempo en virtud de la política estatal de no pagar fianza en efectivo.

El Tribunal Supremo de California dictaminó en marzo que los jueces deben tener en cuenta la capacidad económica de los sospechosos a la hora de fijar los precios de las fianzas, lo que permite a los acusados caminar libremente hasta que se emprendan nuevas acciones legales, a menos que se les considere demasiado peligrosos.

Y como consecuencia de que los nuevos fiscales de distrito progresistas de todo el país han prometido redefinir la justicia penal, el fiscal del distrito de San Francisco, Chesa Boudin, se ha llevado la mayor parte de la culpa a los ojos de los habitantes de la zona, que no creen que esté haciendo lo suficiente para castigar a los delincuentes.

Prometiendo un sistema de justicia más equitativo, Boudin —que también se enfrenta a una posible destitución en junio de 2022— defendió la Proposición 47 en una columna del SF Gate el 21 de diciembre, unas semanas después de que una serie de pandillas organizadas cometieran asaltos en varios centros comerciales, como Union Square y Santana Way.

“Culpar a las reformas legales es igualmente erróneo. Retirar la Proposición 47 no resolvería los problemas a los que nos enfrentamos ahora. El umbral de robo de California, de 950 dólares, sigue siendo uno de los más bajos del país —38 estados tienen umbrales de 1000 dólares o más para delitos graves— y Texas tiene un umbral de 2500 dólares”, escribió Boudin.

“La Proposición 47 también se aprobó hace siete años y fue seguida por un descenso de los delitos contra la propiedad. Su aprobación no impidió que los fiscales pudieran responsabilizar a quienes cometen robos organizados en comercios; por ejemplo, todos los cargos en Union Square seguían siendo delitos graves”.

Aunque las estadísticas de la ciudad muestran que ha habido un ligero descenso de los delitos contra la propiedad este año, es probable que los datos no reflejen con exactitud las cifras reales si se tiene en cuenta que muchos propietarios de negocios han dejado de denunciar los delitos, según un activista local.

Un guardia de seguridad vigila la entrada de una tienda de Louis Vuitton, cuyos escaparates han sido recubiertos con tablas cerca de Union Square el 30 de noviembre de 2021 en San Francisco, California. (Ethan Swope/Getty Images)

“Nunca solía ver la cantidad de robos en tiendas que tenemos hoy. Nunca (…) es una completa locura. Es horrible. Es algo fuera de lo normal”, dijo Erica Sandberg, residente de San Francisco y activista, a The Epoch Times.

Sandberg dijo que uno de sus amigos también fue atacado fuera de su departamento por alguien que intentó apuñalarlo.

“Me resulta muy difícil decir que esto es normal, porque no lo es. Pero es cada vez más común”, dijo.

Según un estudio sobre comercio realizado en agosto, cerca del 69% de las tiendas de todo el país afirmaron haber visto un aumento de la actividad de la delincuencia organizada en los comercios durante el año pasado. Algunos de los posibles factores que lo impulsan son las restricciones del COVID-19, la vigilancia policial, los cambios en las directrices de las sentencias y el crecimiento de los mercados online para la actividad delictiva.

“Los delincuentes son cada vez más comunes en una época en la que es fácil eludir la acción judicial”, señaló un comercio en la encuesta.

Para empeorar las cosas, el Departamento de Policía de San Francisco cuenta con un número muy reducido de personal, que afecta principalmente a las patrullas, según el sargento Richard Cibotti. Dijo a The Epoch Times que el departamento pierde actualmente entre 5 y 10 oficiales al mes que se van a otros departamentos o se jubilan.

“Muchos policías han sentido que han perdido un propósito”, dijo Cibotti. “Han conseguido el trabajo porque querían ayudar a la gente y salir y, ya sabes, hacer detenciones y tratar de mejorar la vida en la comunidad. Pero cuando salen y hacen detenciones (…) cuando las personas que detienen no enfrentan consecuencias, parece que han perdido su propósito”.

Dijo que todos los días, alrededor de las 7:00 pm, las tiendas de alta gama —como Louis Vuitton— en Union Square cierran. También hay una mayor presencia policial en la zona hasta que se acaben las fiestas.

Epoch Times Photo
Los peatones pasan por delante de una tienda de Fendi con los escaparates tapados cerca de Union Square en San Francisco el 30 de noviembre de 2021. (Ethan Swope/Getty Images)

El propietario de un pequeño negocio se pronuncia

Michael Hsu pasó una triste mañana barriendo los cristales rotos de la entrada de su tienda de tenis y ropa, Footprint, situada en la esquina de la calle Taraval con la Avenida 27. Sin embargo, ese día sus empleados acudieron a trabajar como de costumbre.

“Tenemos una sonrisa en la cara. Tenemos que seguir adelante. No podemos cerrar nuestra tienda. Todavía tenemos que pagar el alquiler. Todavía tenemos a nuestros empleados, todavía tienen que comer, así que seguimos como siempre”, dijo Hsu a The Epoch Times.

La noche anterior, un sospechoso quemó con un soplete la entrada principal antes de vaciar las estanterías de miles de dólares en sudaderas, camisetas, tenis y otros accesorios de marca. No hubo detenidos, pero algunos de los artículos fueron encontrados más tarde. El Departamento de Policía de San Francisco sigue investigando el caso, según Hsu.

Más tarde, ese mismo día, unos saqueadores entraron en la tienda y robaron más artículos. Fue otro golpe a la moral de Hsu. Hsu instó a su supervisor de distrito, Gordon Mar, a crear un fondo de ayuda para que los negocios se recuperen de los robos. La alcaldesa London Breed se unió a Mar en una rueda de prensa en Footprint para anunciar la subvención de ayuda contra el vandalismo en tiendas, un programa de 2000 dólares para ayudar a los pequeños negocios que han sido víctimas de robos.

Eso fue en febrero. En septiembre, la tienda de Hsu fue atacada de nuevo. Esta vez, el sistema de video de vigilancia —comprado con fondos de la subvención de ayuda por el vandalismo— mostró que el sospechoso trepó por los andamios de la pared exterior y rompió la ventana de la oficina de Hsu. Otra vez robaron miles de dólares en productos.

“El crimen está ahí, y parece que no hay consecuencias”, dijo Hsu, añadiendo que la Proposición 47 envía el mensaje equivocado a los residentes de San Francisco. “Como padre primerizo, no quiero que mi hijo sepa eso; tenemos que enseñarles la diferencia entre el bien y el mal, y hacerles saber que no está bien tomar cualquier cosa, aunque sea un dólar. No está bien, y ese es el mensaje que realmente debemos enviar”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.