Comunistas de la ex Alemania Oriental entrenan y guían a los socialistas democráticos de Estados Unidos

Por Trevor Loudon
04 de Septiembre de 2018 Actualizado: 04 de Septiembre de 2018

La organización marxista más grande de Estados Unidos, los Socialistas Democráticos de América (DSA), están siendo entrenados—y guiados—por una red extremadamente bien financiada de “ex” comunistas de Alemania Oriental. Está documentado que muchos de estos comunistas alemanes fueron informantes para el infame servicio de inteligencia en Alemania Oriental: la Stasi.

Con casi 49.000 miembros—y creciendo rápido—los DSA han pasado de ser una oscura secta política tan solo dos años atrás, a ser una fuerza principal en la cada vez más radicalizada izquierda estadounidense. DSA está a punto de elegir los miembros Rashida Tlaib y Alexandria Ocasio-Cortez para el Congreso, y está detrás de docenas de otros miembros del DSA y “compañeros viajantes” en puestos menores.

Un claro ejemplo es el éxito que tuvieron los candidatos a la Cámara estatal Sara Innamorato, Summer Lee, Elizabeth Fiedler y Kristin Seale en las primarias democráticas de Pensilvania en mayo. Todos ellos son miembros del DSA.

DSA hace gran esfuerzo en mostrarse abierto, “democrático” y completamente opuesto al socialismo totalitario del ex Bloque Oriental. DSA dice que todo se trata de Suecia y Noruega; no de Bulgaria, Cuba o la ex Unión Soviética. La realidad es completamente diferente.

DSA está dispuesta a trabajar con comunistas extranjeros dedicados a transformar Estados Unidos para siempre.

Comunistas de Alemania Oriental

Cuando el Muro de Berlín se derribó el 9 de noviembre de 1989, el Partido Unidad Socialista (SED), alineado con Moscú, tenía un poder indiscutido sobre la República Democrática Alemana—Alemania Oriental.

En mi propio país, Nueva Zelanda, nuestros comunistas prosoviéticos se hacían llamar Partido Unidad Socialista para emular a sus ídolos alemanes. Los comunistas de todo el mundo consideraban a Alemania Oriental, mucho más que a la Unión Soviética, como el “Estado socialista” modelo. El presidente Erich Honecker con su policía secreta, alambrado de púas y ametralladoras era considerado un líder comunista ejemplar.

A días de caer el muro, SED entregó su monopolio de poder y los partidos políticos de Alemania Occidental rápidamente se instalaron en el este. Pronto el SED perdió el 95% de sus miembros. En unos meses, solo quedaba lo más duro del núcleo y un puñado de jóvenes “comunistas reformistas”.

El SED rápidamente cambió su nombre a Partido del Socialismo Democrático (PDS). El comunismo al viejo estilo se había acabado. Parecía ser que los alemanes no tenían nada que temerle a este nuevo partido de “socialismo democrático”.

En 2007, el PDS se distanció aún más de su pasado comunista uniéndose a Alternativa Electoral para el Trabajo y la Justicia Social (WASG) del oeste, para formar Die Linke (“la izquierda” en idioma alemán). La mayoría de los alemanes seguían siendo extremadamente escépticos sobre Die Linke, y con razón.

Vigilancia

La ahora unificada República Federal de Alemania opera un sistema de “Verfassungsschutz” (Protección de la Constitución) tanto a nivel federal como estatal.

La gaceta anual sobre inteligencia 2007 de Alemania cita como evidencia de “extremismo” la declaración de junio de 2007 del líder de Die Linke, Lothar Bisky, donde dice que el socialismo democrático sigue siendo el objetivo del partido: “También discutimos el cambio de la propiedad y las relaciones de poder […] Cuestionamos el sistema”. Además, el informe cita “agrupaciones abiertamente extremistas” dentro del partido, entre ellas Plataforma Comunista y varios grupos trotskistas que se sabe que operan bajo la bandera de Die Linke.

En enero de 2012, se hizo público que más de un tercio de los parlamentarios del partido estaban bajo vigilancia de los servicios de inteligencia.

Se dice que los archivos sobre la vicepresidente Petra Pau de la cámara baja de parlamento (el Bundestag) tenía un grosor de 600 páginas.

Un informe de 2008 citado en Der Spiegel dice: “Según el estudio, aproximadamente uno de cada veinte miembros del ex Partido Comunista de Alemania Oriental, el SED, era informante secreto de la policía. En los 51 años de historia del régimen, el número de espías civiles sumaron unos 620.000, incluyendo 12.000 alemanes del Oeste que trabajaban para la dictadura comunista.

“Para la mayoría de los informantes de la Stasi, la motivación primaria, dice el estudio, era la creencia en la ideología política del Estado comunista”.

Ya que solo los comunistas más comprometidos permanecieron en el SED luego de 1989, es posible que mucho más del 5 por ciento de los miembros actuales de Die Linke hayan trabajado para la Stasi.

Los hermanos Brie

Varios líderes principales de Die Linke han sido expuestos como informantes de la Stasi, entre ellos los hermanos Brie, Andre y Michael. Hijos del “verdadero creyente” comunista de toda la vida y embajador de Alemania Oriental en China y Corea del Norte, Horst Brie, ambos hermanos se ofrecieron voluntariamente a trabajar para la policía secreta, contra sus conciudadanos.

A los 19 años, Andre Brie comenzó a informar en 1969 para la Stasi en Potsdam bajo el nombre código de “Peter Scholz”. Recibió la Medalla al Mérito de bronce por su “trabajo”. Andre Brie espió a amigos, novias, y colegas del trabajo. En 1986, exigió un aumento en la “vigilancia de la revolución” en su lugar de trabajo, el Instituto para las Relaciones Internacionales.

El hermano menor de Andre, Michael, comenzó estudiando filosofía en Leningrado en 1974 y continuó en 1976 en la Universidad Humboldt en Berlín oriental.

En 1977, el estudiante de 23 años firmó una declaración escrita en la que acordaba trabajar para la Stasi. El trabajo de Michael Brie era principalmente espiar a estudiantes extranjeros en su universidad. En 1990, Michael Brie fue investigado por la Universidad Humboldt por su espionaje en la era comunista.

Según un informe subsiguiente, “Desde 1977 hasta noviembre de 1989, él [Michael Brie] fue un miembro informal de la División de Seguridad Nacional y, juzgando por lo que el tribunal ha oído, estaba involucrado principalmente en reclutar estudiantes extranjeros para los servicios de inteligencia socialistas”.

Michael Brie era un espía reclutador, un agente de traición. En 1991, fue echado de la Universidad Humboldt por sus acciones.

Andre Brie también sufrió por su espionage, o más bien por mantenerlo secreto. El 25 de octubre de 1991, Brie fue forzado a renunciar como presidente del PDS de Berlín cuando se expuso su pasado como colaborador de la Stasi, pero el episodio fue solo un revés menor en la carrera del joven comunista.

Comités de correspondencia

En 1994, Andre Brie estaba en Chicago representando al PDS en la fundación de una nueva organización comunista estadounidense, los Comités de Correspondencia (CoC). Moldeada en gran parte según el exitoso Partido de los Trabajadores Brasileños, el CoC se diseñó para adaptarse al comunismo en la era postsoviética. Consistía principalmente de miembros del pro soviético ex Partido Comunista de EE. UU., exmaoístas, trotskistas y algunos activistas del DSA.

Según el New Ground de septiembre de 1994, del DSA de Chicago:

“Más de 500 delegados y observadores (incluyendo 140 de Chicago) asistieron a la convención fundadora de los Comités de Correspondencia (CoC) realizada aquí en Chicago en julio”.

“Los oradores […] entre ellos Charles Nqukula, secretario general del Partido Comunista de Sudáfrica; Dulce Maria Pereira, candidata a senadora por el Partido de los Trabajadores de Brasil; Angela Davis del CoC, Andre Brie del Partido del Socialismo Democrático de Alemania”.

“Entre los invitados durante la convención estaban el Comisionado del condado Cook, Danny Davis; los concejales de Chicago Helen Shiller y Rick Munoz; un representante de Green Left Weekly de Australia; y un representante de la Sección de Interés Cubana”.

Así es—el Danny Davis, ese que ahora tiene el puesto de congresista por Illinois y quien tuvo un puesto en el Comité de Seguridad Nacional de la Cámara. Él estaba afiliado al DSA.

CoC nunca alcanzó las expectativas. Se suponía que se iba a convertir en un partido masivo, que con el tiempo tomaría el lugar del Partido Demócrata. Los comunistas de hoy esperan que el DSA pueda cumplir la promesa rota del CoC.

La fundación Rosa Luxemburg

Hoy, Andre Brie de Die Linke tiene un puesto en el Comité de Asuntos Extranjeros del Parlamento Europeo. También es parte del Comité Directivo de Diálogo Alemán-Ruso Petersburgo, el cual promueve las relaciones amistosas entre Alemania y la Rusia de Vladimir Putin.

En 1990, Andre Brie había ayudado a establecer una fundación: Rosa Luxemburg Stiftung (RLS), una filial completamente controlada por el Die Linke. Con el nombre de la famosa líder revolucionaria alemana, el RLS ha estado “comprometido con el análisis de los procesos y desarrollos sociales en el mundo”.

“Sus actividades internacionales buscan proveer educación cívica mediante el análisis académico, los programas públicos y proyectos realizados en conjunto con instituciones socias”, declara.

El RLS no es una operación pequeña. Tiene oficinas por toda Alemania. En 2015, la fundación recibió la increíble suma de 47 millones de euros (unos USD 54 millones), cortesía de los contribuyentes alemanes.

El presidente del comité de presupuesto en la cámara baja del Parlamento alemán, Gesine Lötzsch, un líder del Die Linke, tuvo que defender su generosidad a la prensa alemana. Según el sitio de noticias alemán Internetz Zeitung, Lötzsch respondió: “El acuerdo de la coalición ha resaltado la importancia de las bases políticas. De ahí siguen las acciones”. El autor agregó: “Lötzsch fue por mucho tiempo vicepresidente de la fundación Rosa Luxemburg, la cual es cercana a su partido”. Este es un claro ejemplo de “comunismo de amigos”.

Rosa Luxemburg Stiftung financia a 17 oficinas en el extranjero ubicadas en cada continente. Entre ellas hay puestos en Beijing y Moscú y en la Madison Avenue en Nueva York.

El hermano menor de Andre Brie, Michael, también tuvo puestos en varias comisiones de programas del PDS/Die Linke y hoy es investigador en el Rosa Luxemburg Stiftung de Berlín. Su trabajo se enfoca en la “teoría e historia del socialismo y comunismo”.

‘Progresistas e izquierdistas influyentes’

La oficina de Nueva York de Rosa Luxemburg Stiftung (RLS-NY) convocó a la conferencia “Mapa de estrategias socialistas” del 1 al 4 de agosto en la Mansión Briarcliff de Nueva York. Reunió a cien “progresistas e izquierdistas influyentes” de todo Estados Unidos, Canadá y Europa para una “desconferencia” sobre estrategias socialistas.

El plenario No. 4 fue titulado “superando la fragmentación y reconstruyendo la Izquierda”. Decía: “Michael Brie y Sarah Leonard debaten sobre construir alianzas de izquierda y nuevas tendencias de la izquierda. ¿Cómo puede la izquierda redescubrir y fortalecer las relaciones entre aliados naturales en la lucha por defender la esfera pública y derrotar el usurpador neoliberalismo?”.

La panelista Sarah Leonard está afiliada al DSA y fue editora de la revista Dissent, publicación ligada al DSA.

¿Sabrá Leonard que su copanelista espió alguna vez a jóvenes extranjeros como ella? ¿Entenderá que Michael Brie buscó una vez reclutar jóvenes idealistas ególatras para espiar a sus propios conciudadanos en favor de una dictadura totalitaria?

La mayoría del liderazgo de la DSA se hizo presente en la conferencia, entre ellos estaban la directora nacional del DSA, Maria Svart; el vicepresidente del DSA, Joseph Schwartz; el editor de la publicación ligada al DSA, Jacobin, Bhaskar Sunkara; el organizador nacional de la revista Jacobin, Neal Meyer; la ex líder de los Jóvenes Socialistas Democráticos de Estados Unidos (YDSA), Betsy Avila; y el legendario Frances Fox Piven de la estrategia “Cloward-Piven”, que buscó “agobiar el sistema” en Estados Unidos, inundando con planes sociales para quebrar deliberadamente a los estados. También asistieron dos miembros del DSA, Ethan Earle y Heidi Chua Schwa de RLS-NY, al igual que varios empleados nacidos en Alemania.

También estuvieron presentes los líderes del Partido Comunista de EE. UU., Libero Della Pina y Judith LeBlanc. LeBlanc fue una prominente organizadora de las protestas en la Tubería de Acceso Dakota. Otros organizadores de esa protesta son la cofundadora de Black Lives Matter, Alicia Garza, y varios otros afiliados a la organización filo maoísta Freedom Road Socialist Organization, entre ellos el funcionario de trabajo Bill Fletcher Jr., el ambientalista Bill Gallegos, y el director ejecutivo de la Asociación Progresista China de San Francisco, Alex Tom.

La famosa mediática de izquierda Laura Flanders estuvo en la conferencia, junto con Anne Mitchell y Pat Fry de los Comités de Correspondencia, además del miembro de la Organización Internacional Socialista, Jonah Birch.

Entre los invitados internacionales estaba la directora del Departamento de Estrategia de Die Linke, Christina Kaindl; Harald Wolf de la junta ejecutiva de Die Linke; y Koray Yilmaz-Gunay, consejero en migración de la RLS Berlín.

Otros incluyen el secretario del Partido Socialista Holandés, Hans van Heijningen; el secretario de prensa del Partido de Izquierda Sueco, Petter Nilsson; la miembro del Bloque de Izquierda Portugués, Catarina Principe; el secretario de políticas europeas del partido de extrema izquierda griego SYRIZA, Ioannis Bournous; y la subdirectora del Centro para Diálogo y Cooperación Internacional de la RLS, Karin Gabbert.

Estos “enemigos extranjeros y nacionales” conspiraron e hicieron planes contra la constitución de Estados Unidos durante cuatro días. Todos presuntamente pagados por RLS, cortesía de los contribuyentes alemanes.

Seminarios, sesiones de entrenamiento, conferencias

La oficina de RLS-NY ha realizado varios seminarios y sesiones de entrenamiento para miembros del DSA y sus aliados.

En 2017, RLS-NY financió una sesión de entrenamiento para 45 miembros de Black DSA, la AFROSAC, la asamblea negra del DSA:

“AFROSAC aboga por y desarrolla poder con la membresía negra/personas de color del DSA y sus comunidades. Hacemos este trabajo para ayudar a construir un base multirracial de clase trabajadora, la única estrategia viable para asegurar un futuro socialista”.

“Generosamente financiada por Rosa Luxemburg Stiftung, la asamblea realizó su primer entrenamiento en NYC para 45 miembros del DSA de toda la nación en 2017. Los miembros del equipo de entrenamiento nacional del DSA encabezaron módulos enfocados en la organización socialista, el desarrollo de liderazgo y la estrategia de campaña”.

El 21 de mayo de 2018, RLS-NY organizó una conferencia sobre “Materialismo histórico” marxista en Montreal, Canadá. Entre los asistentes se encontraban Michael Brie (RLS Berlín), Maria Starzmann (RLS–NY), Ethan Young (miembro del DSA y cofundador de People for Bernie), y Lorenz Gosta Beutin, un miembro del Parlamento de Die Linke.

En 2016, RLS patrocinó la conferencia nacional de Jóvenes Socialistas Democráticos. “Oradores de la revisa Jacobin, Rosa Luxemburg Stiftung y Estudiantes Universitarios por Bernie, como también el Comité Necesitamos a Bernie del DSA, se dirigieron a una sala llena […] muchos talleres informativos, plenarios e incluso conversaciones casuales mencionaron al verdadero impacto de la campaña de Sanders y cómo deberíamos usarla como un medio para un fin mayor, construyendo el DSA y construyendo el siguiente movimiento socialista”.

Desde el 24 al 25 de junio de 2017, RLS-NY organizó en colaboración con DSA el taller “Socialismo Democrático 101”. Más de 30 líderes de todo Estados Unidos llegaron a Nueva York, junto con 12 entrenadores, para participar de ese fin de semana de “entrena al entrenador”, realizado en la oficina de RLS en Nueva York.

“Entre los temas comprendidos estuvieron: una introducción al entrenamiento y acuerdos con la comunidad; crear comunidades socialistas y culturas en la base; movimientos sociales y luchas por justicia racial y feminismo socialista; crear conexiones y construir coaliciones; e identificar y desarrollar líderes”.

RLS-NY también patrocina seminarios y webinarios regulares de DSA con títulos como “Democracia, radical, liberal, socialista”, “Cambio climático y transición justa”, y “La extrema derecha en el gobierno”.

Del 2 al 6 de mayo de 2018, en Berlín, el Rosa-Luxemburg Stiftung organizó un congreso internacional sobre el cumpleaños 200 de Karl Marx.

Entre los panelistas estaban la líder de Die Linke Katja Kipping; Zhang Shuangli de la Universidad Fudan de China; el cineasta marxista británico Paul Mason y coorganizador de las recientes protestas antiTrump en Londres; la líder comunista italiana Luciana Castellina; y Vishwas Satgar un exlíder del Partido Comunista Sudafricano.

Entre los participantes estadounidenses que honraron a Marx en el país de su nacimiento estuvieron los académicos Michael Hardt (Universidad de Duke), Gayatri Spivak (Universidad de Columbia), Arlie Hochschild (UC Berkeley y esposa del miembro de DSA y profesor en la Escuela de Graduados de Periodismo Adam Hochschild), Tithi Bhattacharya (directora de estudios globales en la Universidad Purdue y miembro de la Organización Internacional Socialista), y Sarah Leonard (editora de The Nation, alineada al DSA de la cual es miembro).

Los comunistas alemanes están gastando dinero extranjero para influenciar la política estadounidense. Están entrenando y dirigiendo al DSA y a otras organizaciones marxistas contra los intereses del pueblo estadounidense.

Excolaboradores de la Stasi están guiando a la organización socialista-comunista más grande de la izquierda estadounidense. DSA está siendo influenciada y apoyada por simpatizantes de uno de los regímenes más tiranos en la historia moderna.

¿Dónde está el FBI? ¿Por qué no investigan esta descarada subversión extranjera?

***

Mira a continuación

¿Cuál es el origen del grupo de extrema izquierda Antifa?

Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

TE RECOMENDAMOS