Conejo salvaje visita a la mujer que lo rescató y lo crió cuando era un recién nacido huérfano

Por Louise Chambers
25 de Julio de 2022 3:53 PM Actualizado: 25 de Julio de 2022 3:53 PM

Una coneja salvaje, huérfana de bebé, tuvo una segunda oportunidad en la vida cuando fue acogida por una mujer cariñosa. Meses después, volvió a la naturaleza, pero desde entonces ha vuelto a aparecer en el patio trasero de su salvadora, demostrando que está prosperando.

Jessica Lee, de 25 años, de Marietta, Georgia, encontró una cría de conejo de cola de algodón, Honey, arrastrándose por la paja de los pinos en su patio trasero el 28 de junio de 2020.

“Me puse unos guantes y la acuné en mi mano, y ella frotó su cabeza contra mis dedos”, dijo Jessica a The Epoch Times. “Las colas de algodón orientales nacen ciegas y sordas, así que probablemente pensó que yo era su madre”.

(Cortesía de Jessica Lee)

Jessica, nativa de Miami, pasó 10 minutos buscando en su patio e investigando en Internet sobre qué hacer al encontrar un bebé de conejo de cola de algodón, antes de encontrar un nido de conejos y dos bebés más, durmiendo.

Colocó el conejo que tenía en sus manos de nuevo en el nido y pensó que eso sería el final. Sin embargo, a la mañana siguiente, las tres crías seguían allí, solas, con peor aspecto que la noche anterior. En ese momento, Jessica pensó que la madre no había vuelto para alimentarlos.

La profesional de la salud pública hizo una “X” sobre el nido con papel y espolvoreó harina en el suelo para ver si la zona se alteraba durante la noche. A la mañana siguiente, el papel y la harina parecían intactos, pero las crías de conejo habían desaparecido.

(Cortesía de Jessica Lee)

“Me puse frenética”, dijo Jessica. “Empecé a buscar por el perímetro y los encontré en la zona de hierba de mi patio trasero. Los tres conejos consiguieron salir a rastras del nido, lo que significa que estaban hambrientos y sin comer. Entonces decidí que la coneja madre los había abandonado y los acogí”.

La cría de conejo que había tenido en sus manos enguantadas dos días antes estaba ahora frágil y demacrada, dijo Jessica. Se puso en contacto con un experto en rehabilitación de animales salvajes, pero estaban demasiado lejos y no aceptaban nuevos conejos salvajes en ese momento, así que Jessica empezó a investigar cómo cuidar de las crías de cola de algodón ella misma.

Empezó con una comida muy necesaria, comprando leche maternizada para gatitos, mezclándola con leche de cabra y alimentando a cada cría con un gotero cada tres o cuatro horas.

“Fue un proceso largo porque tuve que ser muy suave y lenta para evitar la aspiración”, explica Jessica. “Después de la alimentación, calentaba una bola de algodón con agua caliente y acariciaba el trasero de cada conejito para estimularlo y que pudiera orinar y defecar”.

Esto era necesario para promover el flujo intestinal.

(Cortesía de Jessica Lee)

Jessica se enteró entonces de que, lamentablemente, solo el 10 por ciento de los conejos huérfanos sobreviven más de una semana.

“Solo pude salvar a uno”, dijo. “La llamé Honey”.


(Cortesía de Jessica Lee)

Cuando Honey abrió los ojos, Jessica introdujo en su dieta heno, verduras de hoja verde, pellets, arándanos y avena, y le quitó la fórmula láctea. Llevó a la coneja de dos semanas al exterior todos los días para exponerla a la naturaleza y vio cómo ganaba fuerza y confianza, comiendo hierba y corriendo por el patio.

Aunque el proceso fue largo, Jessica dijo que fue gratificante.

(Cortesía de Jessica Lee)

A medida que la conejita se recuperaba, el vínculo con su salvadora se intensificaba.

“Me levantaba todos los días y la colmaba de amor y cariño”, dice Jessica. “Era como una pequeña mascota, y me volví muy protectora… Creo que me identificaba con el olor y sabía que yo era la que la había salvado. Era asustadiza con otros miembros de la familia, pero no conmigo”.

Honey, que ocupaba el patio cubierto de Jessica, se alimentaba de la mano de ésta y saltaba a su regazo. Agarrarla era “casi imposible”, pero a Honey le gustaba que la tuvieran en brazos y disfrutaba explorando.

(Cortesía de Jessica Lee)

“Le permitía entrar y correr por la casa”, recuerda Jessica. “Corría por el salón, esquivando los muebles como si estuviera en una carrera de obstáculos. Era muy bonito”.

Jessica también se empeñaba en sentarse en su patio cada día y pasar tiempo con Honey —que disfrutaba con los arándanos y la avena Quaker— acariciándola y estableciendo vínculos con ella.

Cuando Honey cumplió dos meses, empezó a dar zarpazos a la puerta de malla del patio. Jessica decidió que había llegado el momento de iniciar su liberación gradual.

En su primera salida en solitario, Honey se quedó a 5 pies de la puerta abierta y luego entró en el porche.

Al día siguiente, Jessica la colocó en medio del patio en una pequeña caja para animales, y Honey miró a su alrededor y luego saltó y empezó a saltar rápidamente hacia la casa de Jessica. Se agachó bajo un arbusto para ver pasar el mundo.

(Cortesía de Jessica Lee)

“Con el paso de los días, vi que se sentía más segura de sí misma y más cómoda en su hábitat natural”, explica Jessica. “Seguía manteniéndola en mi patio por la noche, pero durante el día la dejaba salir para que se acostumbrara más y se alimentara en la hierba”.

Jessica construyó a Honey una conejera exterior para mantenerla a salvo de los depredadores, como los halcones y las serpientes. Cuando Honey cumplió 9 meses, disfrutó más del exterior.

El 31 de marzo de 2021, se vio a Honey empujando la cabeza contra la parte de la pantalla de la puerta y dando zarpazos. Incluso utilizó su cuerpo para empujar la puerta. Cuando Jessica la dejó salir, se alejó de la casa. Jessica sabía en ese momento que Honey no quería seguir en cautividad y que tenía que dejarla marchar, a pesar de ser un día emotivo para ella.

(Cortesía de Jessica Lee)

Pero Jessica no tuvo que esperar mucho para la reaparición de Honey. Al anochecer del mismo día, Honey apareció en el patio.

“La llamé por su nombre, pero se mantuvo a distancia”, recuerda Jessica. “La vi una semana después, y luego un mes después; me acercaba a ella pero se quedaba súper quieta, y cada vez que me acercaba mucho salía corriendo”.


(Cortesía de Jessica Lee)

En el momento de escribir estas líneas, Honey tiene 2 años. Jessica la describe como “tonta, juguetona, pero tímida”, y espera verla “brincando” por su patio trasero esta temporada de verano.

A otras personas que se encuentren en una situación similar tratando de rescatar un conejo, Jessica les implora: “Solo acojan conejos huérfanos si realmente creen que lo son. La coneja madre solo vuelve al anochecer y al amanecer para alimentar a sus crías, así que lo mejor es colocarlas en su nido y esperar”.

En cuanto a Honey, Jessica se siente agradecida por haber podido salvar una vida.


(Cortesía de Jessica Lee)


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.