Confrontando nuestras vanidades: “Savonarola predicando contra la prodigalidad”

Llegar al interior: Lo que el arte tradicional ofrece al corazón
Por Eric Bess
13 de Octubre de 2021
Actualizado: 13 de Octubre de 2021

Con la llegada de los medios de comunicación, cada vez somos más los que sentimos que necesitamos posesiones materiales para sentirnos dignos. Otros ponen su autoestima en su política, y otros en su religión. Sin embargo, a menudo muchos de nosotros utilizamos estas cosas para condenar a otros que no tienen lo que nosotros tenemos o que no piensan como nosotros.

El cuadro de Ludwig von Langenmantel “Savonarola predicando contra la prodigalidad” presenta una época de la historia en la que se animaba a la gente a enfrentarse a sus “vanidades”.

Savonarola

Girolamo Savonarola fue un predicador y reformador religioso italiano del siglo XV. Se creía que tenía visiones proféticas y predicaba contra la corrupción del clero. Su creciente popularidad le convirtió en una amenaza política para el papado, que intentó censurar sus sermones públicos.

La amplia formación de Savonarola y su facilidad de palabra hicieron que sus sermones fueran populares y convincentes. Decía a los ciudadanos de Florencia que el apocalipsis era inminente, y que la contención y el sacrificio eran el camino de la salvación.

Los apasionados ciudadanos de Florencia se convencieron de quemar todos los objetos en su poder que les distrajeran de sus deberes religiosos. Sacrificaron sus posesiones en una gran hoguera que ahora se conoce como la “hoguera de las vanidades“. Quemaron libros, ropa, obras de arte y todo lo que se consideraba una distracción. Algunos ciudadanos incluso decidieron quemar el banco de los Medici, que era un centro de poder en Florencia.

Sin embargo, no pasó mucho tiempo antes de que Savonarola fuera silenciado por sus enemigos. Finalmente fue ahorcado y quemado por la iglesia. Finalmente, se le consideró un mártir y fue celebrado durante siglos después de su muerte.

La pintura de Langenmantel

Ludwig von Langenmantel fue un pintor de género e historia del siglo XIX. Su cuadro “Savonarola predicando contra la prodigalidad” ofrece una representación visual de la hoguera de las vanidades.

En este detalle del cuadro, Savonarola está predicando a todos los que quieran escuchar. (Dominio público)

El punto central del cuadro es Savonarola, que se sitúa a la izquierda del centro. Vestido con una túnica blanca y una capucha negra, está de pie sobre una plataforma cubierta con adornos. Sostiene un rosario y una calavera en una mano y con la otra hace un gesto hacia arriba. Con el rostro cubierto por la sombra de la capucha, mira atentamente hacia el cielo.

Un detalle de “Savonarola predicando contra la prodigalidad”, 1879, por Ludwig von Langenmantel. Universidad de San Buenaventura. (Dominio público)

Los objetos de la hoguera están colocados a la izquierda de la plataforma. Dos mujeres se apoyan en el montón de objetos. La más cercana a nosotros junta las manos en señal de oración y la otra mira hacia Savonarola. Aunque sus cuerpos se apoyan en los objetos, su atención es captada por otra cosa.

Varias mujeres ricas se congregan a los pies de Savonarola con objetos para contribuir. Una de las mujeres presenta su corona, sugiriendo que está renunciando a su estatus real, mientras que otra mujer besa la túnica de Savonarola.

Los pobres también asisten al sermón de Savonarola. (Dominio público)

Detrás del grupo de mujeres ricas, hay dos personas comunes: una mujer mayor y una chica joven. No tienen nada que aportar a la hoguera. En cambio, han venido a escuchar el sermón apocalíptico.

Hay muchos ciudadanos de Florencia representados alrededor de Savonarola. Ricos, pobres, hombres, mujeres, clérigos y laicos acuden a escuchar sus sermones y a participar en la hoguera. Un joven prepara la llama en el extremo izquierdo de la composición.

Un niño lleva la llama para encender la hoguera de las vanidades. Universidad de San Buenaventura. (Dominio público)

Sacrificar nuestra vanidad

¿Qué sabiduría podemos extraer de este cuadro y de la hoguera de las vanidades?

Los símbolos nos indican de qué tipo de pintura se trata: los objetos dorados preparados para la hoguera, el niño preparando la llama y la calavera en la mano de Savonarola nos indican que se trata de un cuadro de “vanitas”.

Según la página web de la Tate, las vanitas son “obras de arte que recuerdan al espectador la brevedad y la fragilidad de la vida… e incluyen símbolos como calaveras y velas apagadas… para recordarnos explícitamente la vanidad (en el sentido de inutilidad) de los placeres y bienes mundanos”.

Savonarola sostiene la calavera porque es el recordatorio del apocalipsis; es el recordatorio del fin próximo y de la inutilidad de las posesiones materiales.

No he podido encontrar en este cuadro una vela apagada, como en otros cuadros de vanitas. La vela apagada simboliza a menudo lo efímero de la vida y pide al espectador que no pierda el tiempo en búsquedas materiales. Sin embargo, la propia hoguera es la vela en este cuadro. Se nos hace anticipar que los objetos de la hoguera arderán y que el fuego se apagará.

De hecho, la idea de que veamos una sola llama antes de que se encienda el fuego sugiere algo importante. El cuadro de vanitas de Langenmantel nos recuerda lo que viene antes del fuego, el comienzo que debe producirse si queremos ir más allá de nuestras búsquedas de comodidad material. En otras palabras, primero debemos estar dispuestos. Debemos estar dispuestos a quemar nuestro deseo de comodidades materiales si queremos experimentar lo que hay más allá de este mundo material.

Langenmantel hace otro comentario. Todos y cada uno, independientemente de su condición, se reúnen en la hoguera. A diferencia de las ideologías que crean conflictos basados en la clase, el género, la raza, etc., aquí, personas de todas las clases y edades se reúnen con un propósito singular: ir más allá de sus posesiones materiales. Es la voluntad de cambiar su carácter lo que les lleva a este evento.

La autocontención

Sin embargo, nada de esto puede decirse seriamente sin mencionar algunas preocupaciones reveladas por la hoguera de Savonarola. Hay que decir que la “hoguera de las vanidades” no era un ejercicio de censura religiosa contra el público, sino el fomento de la autocontención.

En otras palabras, Savonarola no se comportaba como un gobernante totalitario. No alentaba a la gente a quemar objetos que pudieran interferir con su propio ascenso al poder, porque no estaba interesado en obtener el poder político. Por el contrario, animaba a los que querían elevarse más allá del mundo material a dejar de vincular su autoestima a las cosas de este mundo.

Sin embargo, algunos de sus seguidores llevaron su mensaje al extremo y quemaron el banco de los Medici en Florencia. Hay que tener en cuenta que hay una diferencia entre mirar hacia dentro para mejorar moralmente y forzar nuestra comprensión moral a los demás. En este último caso, es un acto de tomar nuestra limitada comprensión moral como un absoluto.

Hoy en día, parece que tenemos una cultura construida en torno a las “vanidades”. Constantemente queremos poseer más, o queremos condenar a los demás por no pensar como nosotros. Estamos políticamente enfadados y espiritualmente frustrados.

¿Cómo podemos estimular una respuesta para mirar hacia adentro y ofrecer nuestros ídolos materiales para el sacrificio? ¿Cómo podemos hacer que la autocontención sea un elemento básico en nuestra cultura?

Las artes tradicionales contienen representaciones y símbolos espirituales cuyos significados pueden perderse para nuestras mentes modernas. En nuestra serie “Llegar al interior: Lo que el arte tradicional ofrece al corazón”, interpretamos las artes visuales de manera que puedan ser moralmente perspicaces para nosotros hoy. No pretendemos dar respuestas absolutas a preguntas con las que han luchado generaciones, pero esperamos que nuestras preguntas inspiren un viaje de reflexión para convertirnos en seres humanos más auténticos, compasivos y valientes.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS