Congresista estadounidense explica por qué los Institutos Confucio deben ser registrados como agentes extranjeros

Por Paul Huang - La Gran Época
23 de Marzo de 2018 Actualizado: 23 de Marzo de 2018

El congresista republicano Joe Wilson  quiere introducir un poco de transparencia en la operación de los Institutos Confucio en los Estados Unidos.

En una entrevista con La Gran Época, Wilson explicó por qué introdujo la Ley de Transparencia de la Influencia Extranjera de 2018 el 20 de marzo, un proyecto de ley que busca exigir que una entidad extranjera en Estados Unidos que promueva la agenda política de un gobierno extranjero sea registrada como agente extranjero.

En virtud de la Ley de Registro de Agentes Extranjeros (FARA por sus siglas en inglés), las entidades extranjeras que operan en los Estados Unidos y que representan los intereses de potencias extranjeras deben revelar la naturaleza y la información básica de sus operaciones, a fin de facilitar la transparencia y el conocimiento público de sus relaciones con países extranjeros.

La actual ley FARA, sin embargo, permite exenciones en los casos de “actividades religiosas, escolares, académicas, científicas o de bellas artes”. Las exenciones permitieron que los Institutos Confucio, que están financiados y controlados por el régimen comunista chino, se extiendan a cientos de campus universitarios estadounidenses sin estar todavía registrados ni controlados en la base de datos FARA.

Los Institutos Confucio fueron objeto de un creciente escrutinio a medida que se enfrentan a las críticas generalizadas de que sirven como un brazo propagandístico del régimen chino. Algunos observadores incluso los acusaron de espiar para la inteligencia china.

“Aprecio y apoyo los intercambios [con China], pero es necesario que se revelen los elementos de la participación del gobierno en estos intercambios”, dijo Wilson. “[Los Institutos Confucio] no tienen que ser prohibidos, pero tienen que ser identificados para que los estudiantes, padres y administradores sepan que son financiados por un partido político extranjero”.

Wilson se refería al Partido Comunista Chino en el estado del partido único de la República Popular China, cuyo ministro de propaganda señaló que los Institutos Confucio sirven como “una parte importante de la propaganda china”.

Según el borrador de la Ley de Transparencia de la Influencia Extranjera proporcionada a La Gran Época, el proyecto de ley requeriría que las entidades extranjeras que promuevan la “agenda política” de un gobierno extranjero en Estados Unidos se registren bajo la ley FARA, incluso si afirman estar operando en un entorno académico o científico.

También requeriría que los colegios y universidades estadounidenses revelen donaciones de fuentes extranjeras de 50.000 dólares o más. Actualmente, sólo se les exige que lo hagan si el monto excede los 250.000 dólares.

Wilson enfatizó, sin embargo, que aprecia cualquier intercambio positivo con los chinos, y que los Institutos Confucio pueden quedarse siempre y cuando proporcionen transparencia para que los estadounidenses puedan entender mejor sus intenciones. Según Wilson, la herencia cultural e histórica de China era importante para su padre, que fue miembro de los Tigres Voladores en la Segunda Guerra Mundial, el grupo de aviadores estadounidenses voluntarios que ayudaron a defender a China contra los japoneses.

Varios miembros del Congreso de Estados Unidos, entre ellos el representante demócrata Seth Moulton, el senador republicano Marco Rubio y el senador republicano Ted Cruz hicieron declaraciones o enviado cartas solicitando a los colegios y universidades de sus estados que corten o pongan fin a las relaciones con los Institutos Confucio en sus respectivos campus.

 

Por favor comparte este artículo en tus redes sociales, de esta manera ayudarás a La Gran Época a continuar ejerciendo un periodismo independiente. ¡Gracias por tu apoyo!

TE RECOMENDAMOS