Sobrevivientes de un tiroteo cuentan detalles de la trágica noche que cambió sus vidas para siempre

Por La Gran Época
16 de Febrero de 2019 Actualizado: 04 de Marzo de 2019

Temprano en la mañana del 22 de abril de 2018, un hombre armado con un rifle semiautomático llegó a la Casa del Waffle en Antioch, Tennessee, Estados Unidos, con la intención de matar. Logró asesinar a cuatro personas, pero su arma fue arrancada de sus manos por un hombre llamado James Shaw Jr,  antes que pudiera hacer más daño.

El incidente fue cubierto por los medios de comunicación de todo el mundo, pero la mayoría se centró principalmente en James o en el propio asesino, pero el verdadero alcance de esta saga se extendió mucho más allá de ellos dos.

Sería imposible contar la historia de todos los afectados por los acontecimientos de esa noche, así que en su lugar arrojaremos algo de luz sobre tres personas con historias increíbles que han pasado desapercibidas: un padre de cuatro hijos, su madre y la camarera que cambió sus vidas para siempre.

Michael, el sobreviviente

Michael Garth padre y su hijo menor. (Cortesía de Michael Garth padre)

El 21 de abril fue todo un día para Michael Garth padre, incluso antes del incidente. Después de un viaje al hospital para el nacimiento de la ahijada de su esposa, Ruby, y esperando la graduación de su hija de la escuela secundaria esa semana, se enteró que un buen amigo que había estado fuera por un tiempo acababa de regresar al pueblo.

“Es un rapero y estaba en el estudio grabando una canción”, dijo Michael a Humanity. “Lo vi por casualidad en Facebook Live… y vi que estaba en el estudio, así que me apresuré a venir solo para acompañarlo”.

Michael y su amigo pasaron mucho tiempo en el estudio. Cuando se hizo tarde, Michael llevó a su amigo a casa, parando en una casa de waffles a lo largo del camino.

Cuando llegaron, los dos hombres estaban a punto de sentarse en el bar, pero una camarera llamada Virginia Stanley les pidió que se movieran, sentándolos en una mesa diferente. Tenía una gran cantidad de platos esa noche y no quería mojar a los hombres. Poco sabía ella del verdadero impacto de sus acciones.

El tirador llegó poco después, pero como Virginia les pidió que se movieran, Michael y su amigo estuvieron a salvo.

“Todo lo que recuerdo es estar agradecido por haberme salvado ese día. Todavía estoy empezando a entender lo que pasó”, asegura Michael.

Cuando regresó a casa esa noche, se quedó asombrado por lo que uno de sus hijos hizo por él.

Mi esposa y yo estábamos viendo la cobertura de noticias de la situación y mi hijo menor se despertó y no sé si podía sentir que algo no estaba bien… pero él simplemente vino, saltó y se sentó en mi regazo y dijo: “Amo a mi papá””, recordó Michael. “Tuve un momento de agradecimiento porque estuve a punto de no regresar”.

Vickie, la madre preocupada

Michael Garth padre y su madre, Vickie Davis. (Cortesía de Michael Garth Sr.)

¡La madre de Michael, Vickie Davis, ni siquiera estaba en Estados Unidos el día del incidente! Ella estaba de vacaciones en Aruba cuando se enteró de la noticia del tiroteo.

Una de sus amigas la llamó poco después de que se enteró del tiroteo en las noticias. Vickie asumió que su hijo estaba bien, pero su amiga la instó a que llamara para ver si estaba bien.

Vickie llamó a su hija y le preguntó: “¿Está bien Michael?”. Fue entonces cuando se enteró que él estuvo en la Casa del Waffle durante el tiroteo. Vickie se conmocionó al enterarse de la noticia.

“¡Habría tomado el siguiente vuelo desde Aruba si lo hubiera sabido!”, le dijo a la Humanity.

Cuando Vickie regresó a casa, su misión fue hacer algo bueno por la camarera que salvó la vida de su hijo. Aunque esto puede sonar sencillo, localizar a esta camarera resultó ser un reto.

Intentó contactar a Virginia en la Casa del Waffle un par de veces, pero la mujer estaba de vacaciones. Eventualmente, se encontró con Virginia cuando estaba buscando neumáticos. Virginia reconoció a Vickie de una entrevista que había hecho en la televisión y Vickie reconoció a la camarera a través de una insignia de la Casa del Waffle que tenía en su camisa.

Así comenzó su amistad.

En el transcurso de los últimos meses, Vickie ha estado ayudando a Virginia en todo tipo de formas, desde conseguir sus medicamentos hasta ayudarla a pagar por un perro de servicio a través de una cuenta GoFundMe. Sin embargo, un gesto de Vickie en particular hizo que estuviera por encima de todo lo demás.

Virginia, la héroe improbable

Virginia Stanley con su camisa Antioch Strong. (Cortesía de Virginia Stanley)

Habiendo trabajado en el restaurante el día del tiroteo, Virginia se dio cuenta que la noche anterior se sentía diferente a lo normal y no de la manera que uno esperaría.

“Normalmente tenemos una multitud un poco áspera de vez en cuando, pero esa noche, todo el mundo estaba contento. La gente estaba cantando. En realidad fue una noche maravillosa”, dijo Virginia a la Humanity.

Esto hizo que el contraste fuera aún mayor cuando el tirador entró. El novio de Virginia, Douglas Lauderdale, estaba con ella en ese momento y los dos fueron forzados a estar un pequeño rincón bajo la caja registradora mientras el hombre disparaba.

“Douglas estaba encima de mí y lo único que me pasaba por la cabeza era que ‘este hombre está a punto de voltear y matarnos a mi prometido y a mí'”, recordó.

Afortunadamente, eso no sucedió. Desafortunadamente, sin embargo, uno de los compañeros de trabajo de Virginia, con quien solía bromear, falleció esa noche. Reflexionando sobre esto, le dio a Virginia una nueva apreciación de la vida y de lo corta que es.

“Estoy lista para empezar a vivir la vida porque antes, simplemente pasaba por la vida trabajando y no disfrutando realmente de ella”, dijo. “Ahora estoy lista para casarme y tener una familia y empezar mi vida básicamente”.

Virginia inicialmente planeó casarse en julio, pero no tenía suficiente dinero para comprar un vestido para la boda, y ahí es donde Vickie intervino.

Vickie sabía de una tienda nupcial llamada Glitz que daba vestidos gratis a las esposas de militares y a las mujeres de servicio. Ella esperaba que, a pesar de la falta de historia militar de Virginia, la tienda estaría dispuesta a hacer una excepción, teniendo en cuenta por lo que ella había pasado.

El 11 de julio, la tienda tuvo un descuento para las personas que trabajaban en primeros auxilios y los bomberos. Al hablar con la oficina corporativa, Vickie pudo asegurarse que Virginia también consiga un vestido ese día.

“Ese día, los conocí allí y les pregunté a las mujeres que ya estaban en la fila… si la dejarían ir delante de ellos porque su TEPT es tan malo que no puede lidiar con la gente y los ruidos”, dijo Vickies. “La tienda de novias ya tenía una habitación privada en la parte de atrás para que no tuviera que pasar por todo el ruido y toda la gente”.

Cuando Virginia recibió el vestido, no pudo evitar llorar. Nunca pensó que llegaría a tener algo tan bonito.

“Me quedé asombrada…. Soy una persona normal… que alguien me alcance así y me dé el vestido de mis sueños…. para tener el vestido más hermoso que jamás haya visto… tocó mi corazón”, dijo ella.

No está claro cuándo caminará por el pasillo con ese vestido, ya que su gran evento ha sido puesto en pausa por el momento. Sin embargo, Virginia tendrá su boda completamente pagada, gracias a Vickie y sus conexiones con varios grupos sin fines de lucro.

“El Sr. Michael y la Sra. Vickie son personas increíbles”, dijo Virginia. “Ojalá hubiera mucha más gente como ellos en este mundo”.

“Solo quiero que [Vickie] sepa que la amo con todo mi corazón y que la aprecio a ella y a su hijo. Nunca los olvidaré, nunca en mi vida”.

La comunidad se une

James Shaw Jr., héroe de Waffle House, se reúne con Garth unas semanas después del tiroteo. (Cortesía de Michael Garth Sr.)

Desde la noche del tiroteo, Michael, Vickie y Virginia han notado un mayor sentido de unión en su comunidad. Las frases “Fuerza Casa del Waffle” y “Fuerza Antioch” se convirtieron en algo común.

Michael recordó que su esposa y algunos de sus amigos le dieron a una víctima en silla de ruedas, un cambio de imagen gratis. Virginia dijo que la Casa del Waffle donó todos sus ahorros durante un mes a las familias de las víctimas.

El héroe del incidente, James Shaw Jr. fue muy visible en su comunidad después del tiroteo, e incluso se unió a Michael, Vickie, su familia y amigos para cenar una noche.

“Fue bueno para mi hija y mis nietos ver a un héroe, y saber que este hombre salvó la vida de Mike”, dijo Vickie.

James se ha mantenido en contacto con ellos desde entonces. Vickie ahora lo considera parte de su familia.

Está claro que, a pesar de los horrores del 22 de abril, Antioch ha salido fuerte y más agradecida de la vida que nunca antes.

“La gente de la comunidad ha estado tratando de unirse y hacer cosas por los demás, tratar de elevarse los unos a los otros”, aseguró Michael. “Están tomando algo que era tan negativo y tan terrible y tratan de sacar algo bueno de ello”.

¡Esto demuestra que incluso un gesto tan pequeño como pedirle a alguien que se mueva de su asiento o darle un vestido puede tener un enorme impacto positivo!

Virginia Stanley con su nuevo vestido de novia. (Cortesía de Michael Garth Sr.)

Mira el video a continuación:

¿Te gustó este artículo?

Entonces, te pedimos un pequeño favor. Compártelo en tus redes sociales, apoya al periodismo independiente y contribuye a que tus amigos se enteren de las noticias, información e historias más interesantes. Tardarás menos de un minuto. ¡Muchas gracias!

Sobreviviente del 11 de septiembre cuenta su historia después del atentado

TE RECOMENDAMOS