Conoce al jefe del nuevo órgano anticorrupción de China

Por Annie Wu - La Gran Época
21 de Marzo de 2018 Actualizado: 21 de Marzo de 2018

Un candidato inesperado fue elegido para ocupar el puesto de jefe del recién creado superorganismo anticorrupción de China.

El 18 de marzo, el parlamento del régimen chino aprobó el nombramiento de Yang Xiaodu como responsable de la Comisión Nacional de Supervisión, un nuevo organismo que tendrá el poder de supervisar a todos los empleados del estado y del sector público desde la educación, los institutos de investigación, los deportes y hasta los sectores médicos-, sean o no miembros del Partido.

Yang Xiaodu, de 64 años, es actualmente subdirector de la actual agencia anticorrupción del Partido, la Comisión Central de Inspección Disciplinaria (CCDI por sus siglas en inglés). El CCDI seguirá existiendo y compartirá responsabilidades con la nueva comisión.

Desde que el actual líder del Partido, Xi Jinping, asumió el poder a fines de 2012, el CCDI desempeñó un papel fundamental en la purga de funcionarios corruptos que pertenecían a una facción de la oposición que estaba en desacuerdo con el liderazgo de Xi Jinping, es decir, funcionarios leales al ex líder Jiang Zemin.

La Comisión fue descripta por los medios de comunicación estatales como un “órgano político”, lo que lleva a los observadores chinos a suponer que podría estar centrándose en la “corrupción política” o en los miembros del Partido que amenazan con usurpar el poder del grupo dirigente.

El nombre de Yang no apareció cuando los observadores hicieron predicciones sobre quién iba a dirigir la nueva Comisión. Esto se debe a que cuando el Partido estableció oficinas regionales de la Comisión el año pasado, los directores locales de la Comisión eran los directores locales en ejercicio del CCDI, lo que llevó a muchos a creer que el actual director nacional del CCDI, Zhao Leji, se convertiría en el primer jefe de la Comisión Nacional de Supervisión.

Un suplente de Wang Qishan

Yang Xiaodu trabajó en Shangai de 2001 a 2014, coincidiendo con el tiempo de Xi Jinping trabajando como jefe de partido de la ciudad en 2007. Anteriormente, Xi, también había elogiado públicamente a Yang, lo que indica una relación estrecha según el analista político Tang Jingyuan.

Antes de Shanghai, Yang pasó casi 25 años de su carrera política en el Tíbet.

En 2014 fue nombrado director adjunto del CCDI, lo que significa que trabajó en estrecha colaboración con Wang Qishan, el ex director del CCDI. Wang es un confidente de confianza de Xi Jinping, ya que dirigió el CCDI para investigar y derribar a muchos funcionarios clave de la facción Jiang. Después de alcanzar la edad de jubilación y de renunciar al papel de CCDI el pasado octubre, Wang resurgió recientemente en la escena política y acaba de ser nombrado vicepresidente, este fin de semana.

Wang Qishan, ex jefe de la Comisión Central de Inspección Disciplinaria, camina con su voto en una sesión del Parlamento Popular Nacional de China, el Congreso Popular Nacional, en el Gran Salón del Pueblo en Beijing-China, el 17 de marzo de 2018. (Jason Lee)

La relación bien establecida de Yang, tanto con Xi como con Wang, fue probablemente determinante para que consiguiera esa posición, añadió Tang.

Tang Jingyuan también señaló que durante el importante cónclave de octubre pasado, el 19º Congreso Nacional, ya había indicios de que Yang asumiría un papel importante. Yang había roto el antecedente de convertirse en el primer funcionario (en 30 años) en ocupar tres cargos clave: el jefe adjunto del CCDI, ser integrante del Politburó de 25 miembros más poderoso y jefe de la oficina de la Secretaría, un órgano que se ocupa de los asuntos del Politburó y su Comité Permanente.

Poderes que serán

Con la noticia del nombramiento de Yang, hubo nuevas lecturas sobre su significado político. En un artículo publicado en el sitio web de Wen Wei Po, con sede en Hong Kong, se señala que el Partido designó al jefe de la Comisión de Supervisión un cargo de “delegado nacional” (fu guo ji), que es el segundo más alto dentro de la burocracia del Partido. El director del CCDI, por otra parte, es un cargo de nivel “nacional principal” (zheng guo ji), la designación más alta.

El Hong Kong Economic Journal postuló que esto podría significar que la Comisión podría no ser tan poderosa como el Partido anteriormente lo había hecho parecer. Podría ser simplemente una expansión del CCDI para consolidar los órganos anticorrupción y de supervisión del Partido, creados para prevenir la corrupción. El Ministerio de Supervisión se disolvió y se fusionó con la Comisión durante las sesiones parlamentarias de este mes. El CCDI podría seguir siendo la fuerza motriz detrás de los esfuerzos anticorrupción del Partido, sugirió el periódico de Hong Kong.

Dado que el actual director del CCDI, Zhao Leji, es superior a Yang Xiaodu, Zhao está preparado para ser su supervisor directo.

 

Por favor comparte este artículo en tus redes sociales, de esta manera ayudarás a La Gran Época a continuar ejerciendo un periodismo independiente. ¡Gracias por tu apoyo!

TE RECOMENDAMOS