Conoce los riesgos que trae para la salud abusar de los antibióticos

25 de Enero de 2016 Actualizado: 25 de Enero de 2016

Ana se levantó con un fuerte dolor de garganta y la duda de por qué siente este dolor: podría ser un síntoma de gripe, infección o simplemente una irritación. Aunque tenía poco tiempo con las molestias, decidió tomar un antibiótico que tenía en casa como lo había hecho en oportunidades anteriores, pero no mejoró.

Cuando se habla de antibióticos se debe dejar claro que son sustancias producidas por hongos o bacterias, y que tienen la capacidad de destruir o inhibir el crecimiento de bacterias pero no de hongos ni de virus, por lo que su uso debe realizarse bajo prescripción médica. El abuso puede traer consecuencias en la salud de quien los consuma.

“Este tipo de medicamentos pueden retardar el crecimiento de la bacteria debido a que inhiben su metabolismo. Por eso la importancia del uso apropiado de los antibióticos para evitar las mutaciones de las bacterias y que puedan adquirir mecanismos de resistencia que luego compliquen el tratamiento de alguna enfermedad”.

“El periodo que tarda una bacteria en convertirse en resistente, varía de una persona a otra, y eso depende de la cantidad de antibiótico al que se está exponiendo la bacteria, la frecuencia, el tipo de fármaco y lo más importante y las características del genoma del organismo”, precisa la microbióloga venezolana, Lorena Abadía.

La resistencia a los antibióticos

¿Por qué los antibióticos dejan de hacer efecto? Abadía precisa que el cuerpo de las personas no se hace resistente al antibiótico, lo hacen las bacterias que son quienes reciben la acción de estas sustancias químicas, asimismo explica que estos organismos unicelulares no se hacen inmunes, sino que lo hace el cuerpo humano.

La microbióloga explica que “cuando una bacteria patógena ingresa al cuerpo, el sistema inmune la detecta como extraña y la ataca, con células (neutrófilos, macrófagos, fagocitos) y con sustancias segregadas (llamadas anticuerpos). En el sistema inmune tenemos “células de memoria”, cuya función es garantizar si en otra oportunidad nos enfrentamos nuevamente a ese mismo patógeno, lo reconozca produzca el anticuerpo en menos tiempo porque ya sabe cómo se destruye.

El peligro del mal uso de los antibióticos

¿Por qué el uso inadecuado de antibióticos es dañino? Para Lorena Abadía, el uso inadecuado de antibióticos puede darse de distintas maneras, una de ellas es cuando “el médico manda el medicamento y el paciente no cumple con el tratamiento como fue indicado; si es cada 12 horas, no lo puede tomar antes ni después. No debe ingerir dos pastillas juntas porque se le olvidó la dosis de las 12 y ya van 24 horas, ya que este tipo de acciones genera que la bacteria crezca en ausencia del antibiótico y que se cree resistencia bacteriana”

Asimismo explicó que cuando los pacientes se toman dos pastillas juntas aumenta considerablemente el riesgo de toxicidad por la presencia de la sustancia química en el cuerpo de la persona, ya que está recibiendo el doble de la dosis que es realmente requerida para tratar la presencia del microorganismo.

Para la microbióloga, “otro uso inadecuado es emplearlos para evitar que una persona tenga una infección (profilaxis) y lamentablemente muchos médicos y odontólogos mandan tratamientos completos en ausencia de infección, al igual que cuando los veterinarios mandan antibióticos a las mascotas cada vez que se enferman y resulta que hay muchas infecciones virales, en las cuales, estos fármacos no cumplen ninguna función, por lo que abusar de ellos en los animales de compañía, es generar bacterias resistentes en nuestro ambiente, porque cada día las mascotas están más involucradas en nuestras vidas, comemos, dormimos, y jugamos con perros y gatos sin lavarnos las manos ni bañarnos, lo que hace que intercambiemos bacterias resistentes”.

“Dar antibióticos a un paciente que no lo necesite porque está enfermo por otra causa, pero no por una infección bacteriana, es agredir a las bacterias que forman parte de la flora bacteriana normal conocida como microflora o microbiota, que no producen enfermedades de los seres humanos. En nuestro cuerpo viven, por cada célula humana, 10 células de bacterias. Somos más bacterias que humanos”, sentenció Abadía, y ellas ayudan en funciones como la digestión, producción de sustancias necesarias en el organismo humano, etc.

Consecuencias por mal uso de antibiótico

¿Qué efectos secundarios puede traer el uso indebido de antibióticos? Sensibilidad a la luz, trastornos cardiacos, hepáticos, renales, neuronales, digestivos, sensoriales e hipersensibilidad, son algunas de las consecuencias que puede traer el uso indebido de antibióticos, según que explicó la especialista que además precisa, que “este uso inapropiado puede provocar el crecimiento de bacterias resistentes pertenecientes a la microflora, que pueden pasárselas a las bacterias patógenas (malas) que vienen del medio externo”.

“Los microorganismos viven en perfecto equilibrio en nuestro cuerpo, en diferentes ecosistemas: piel, digestivo (boca e intestino), vías respiratorias superiores, genitales. Por eso, cuando una persona toma antibióticos por tiempo prolongado, puede presentar diarrea, no porque el fármaco la cause, sino porque matamos una cantidad importante de las bacterias del intestino, se desequilibran y traen estas consecuencias. O las mujeres sufrimos de un flujo vaginal exacerbado, porque se rompe el equilibrio natural del ambiente vaginal. O en la boca se puede presentar una infección por hongos conocidos como Candida, por el desequilibrio generado por los antibióticos. Estos son algunos de los efectos”, aseguró la microbióloga Lorena Abadía.

La especialista expresó que “muchas veces forzamos a los galenos para que prescriban un antibiótico, tenemos un amigo que nos consigue un récipe, o simplemente, las farmacias no cumplen con la prohibición publicada en gaceta oficial y los venden, porque lo importante es vender. Debemos tomar conciencia, de que la resistencia bacteriana es un problema de todos; no podemos creer que los que se infectan son los otros; todos, en algún momento de nuestra vida nos hemos infectado y nos infectaremos, por lo tanto necesitaremos estos fármacos para poder salir adelante”.

TE RECOMENDAMOS