Conocer los síntomas de falta de vitamina B12 es clave para prevenir múltiples enfermedades

La deficiencia de esta vitamina esencial es una causa oculta detrás de muchas dolencias.
Por Joseph Mercola
21 de Octubre de 2021
Actualizado: 21 de Octubre de 2021

Una parte importante de los estadounidenses tiene algún tipo de carencia vitamínica, una de las cuales es la vitamina B12. La vitamina B12 (cobalamina) es una vitamina hidrosoluble vital para una salud óptima. Desgraciadamente, muchos de los síntomas ocasionados por su deficiencia se asemejan a los de otras enfermedades, por lo que a menudo se considera la última opción en una serie de problemas de salud.

Existen cuatro formas conocidas de esta vitamina, entre ellas la metilcobalamina y la deoxiadenosilcobalamina, que son metabólicamente activas. Otras dos formas, la hidroxocobalamina y la cianocobalamina, pasan a ser biológicamente activas tras su conversión.

La vitamina B12 es una vitamina esencial, lo que significa que el cuerpo humano no puede producirla. En su lugar, debe consumir una media de 2.4 microgramos al día a través de los alimentos o los suplementos. Aunque se encuentra en una gran variedad de alimentos de origen animal, los Institutos Nacionales de la Salud advierten que la deficiencia de vitamina B12 afecta a entre el 3% y el 43% de los adultos mayores.

Aunque afecta a un número importante de personas, sobre todo a las de edad avanzada y a las de los países en desarrollo, la carencia de vitamina B12 es una de las afecciones que más se pasan por alto. La vitamina B12 desempeña un papel vital en muchas funciones del organismo. Por ejemplo, es importante para crear células sanguíneas y mantener sanas las células nerviosas.

La vitamina B12 también ayuda a prevenir la anemia megaloblástica. La vitamina es necesaria para la salud cardiovascular y cognitiva, y ayuda a producir hemoglobina, mejorar la fuerza de los nervios y regular los niveles de homocisteína.

La homocisteína es un aminoácido producido por el organismo que, en grandes cantidades, puede aumentar el riesgo de infarto del miocardio o infarto cerebral. Una de las funciones de la vitamina B12 es ayudar a descomponer la homocisteína en la sangre.

Entonces, ¿qué síntomas pueden ser una advertencia de que usted o un ser querido puede tener una deficiencia de vitamina B12?

Los síntomas de la deficiencia de vitamina B12 no implican un diagnóstico

La causa más común de la anemia megaloblástica es la deficiencia de vitamina B12. En esta afección, la médula ósea produce glóbulos rojos grandes e inmaduros, lo que provoca fatiga, aturdimiento y palidez de la piel. Otros síntomas de la deficiencia de vitamina B12 son:

  • Dificultad para respirar
  • Mareos
  • Pérdida de apetito
  • Hormigueo o adormecimiento de las manos o los pies
  • Problemas de equilibrio o de marcha
  • Pérdida de visión
  • Confusión mental
  • Pérdida de memoria
  • Insomnio
  • Ataques de pánico
  • Infertilidad
  • Demencia
  • Lengua hinchada o inflamada
  • Paranoia y delirios
  • Incontinencia
  • Dolor de cabeza
  • Palpitaciones del corazón
  • Depresión
  • Pérdida de peso
  • Dolor en las articulaciones
  • Estreñimiento

Los bebés con carencia presentan un retraso en el crecimiento, anemia megaloblástica y retraso en el desarrollo. Pueden producirse daños permanentes en el sistema nervioso, por lo que es crucial identificar la deficiencia en personas que no presentan primero anemia megaloblástica para poder tratarla lo antes posible.

Aunque un médico experimentado puede reconocer los síntomas y teorizar que se tiene una deficiencia, se requieren pruebas para confirmar la condición. Ciertos grupos de personas tienen un mayor riesgo de desarrollar una deficiencia de vitamina B12. Estas personas tienen dificultades para absorber la vitamina B12 de los alimentos que consumen, o no obtienen suficiente en su dieta.

Para absorber la vitamina, el cuerpo pasa por un proceso de dos pasos. En primer lugar, el ácido clorhídrico del estómago separa la vitamina de las proteínas de los alimentos. A continuación, la vitamina B12 se adhiere a una proteína que produce el estómago, denominada factor intrínseco, para que pueda ser absorbida por el organismo.

En ciertas condiciones, incluso las personas que toman suplementos no pueden absorber la vitamina de manera efectiva, ya que no producen suficiente factor intrínseco para unirse a la vitamina y así poder absorberla. Usted puede tener un mayor riesgo de desarrollar una deficiencia de vitamina B12 si es o ha sido:

Un adulto mayor: La edad aumenta la posibilidad de que no produzca suficiente ácido clorhídrico.

Un consumidor habitual de café: Un estudio descubrió que los que bebían cuatro o más tazas de café al día tenían concentraciones plasmáticas más bajas de vitamina B circulante.

Un consumidor habitual de alcohol: El efecto del consumo regular de alcohol se midió en mujeres posmenopáusicas sanas y bien alimentadas, lo que demostró niveles más bajos de vitamina B12, potencialmente debido a que la vitamina B12 se almacena en el hígado.

Interacción con ciertos medicamentos: Los expertos recomiendan que “se preste especial atención a los pacientes que toman medicamentos como antagonistas de los receptores H2, antiácidos, metformina, colchicina, colestiramina y pacientes que toman anticonvulsivos o antibióticos de forma crónica”.

Una enfermedad autoinmune llamada gastritis atrófica: Esta enfermedad disminuye el ácido clorhídrico y el factor intrínseco, ambos necesarios para procesar y absorber la vitamina.

Cirugía estomacal o intestinal: Por ejemplo, la cirugía de pérdida de peso puede eliminar una gran parte del estómago y, por tanto, reducir la cantidad de ácido clorhídrico y el factor intrínseco para absorber la vitamina B12.

Trastornos del estómago o del intestino delgado: Esto incluye la enfermedad celíaca, la enfermedad de Crohn, el esprúe tropical o el sobrecrecimiento bacteriano.

Vegetariano o vegano: La vitamina B12 solo se encuentra de forma natural en alimentos de origen animal como la carne, el pescado, los lácteos y los huevos. Además, las mujeres que son vegetarianas estrictas y están embarazadas o amamantando no aportan suficiente vitamina B12 a sus bebés.

Anemia perniciosa: Las personas con este tipo de anemia no producen el factor intrínseco. Esto significa que no pueden absorber la vitamina B12 de los suplementos o de sus alimentos y requieren inyecciones de B12 para su tratamiento.

Los niveles bajos de B12 pueden pasar desapercibidos

A menos que tenga signos reconocibles de deficiencia de vitamina B12, es posible que su médico no piense en analizar su nivel. Sin embargo, incluso cuando se analizan los niveles en suero, al menos en los Estados Unidos, pueden estar por debajo del nivel óptimo. Además, las necesidades individuales pueden variar, por lo que puede tener síntomas de deficiencia incluso cuando sus niveles en suero parecen estar en el rango normal.

Los niveles de suero también pueden verse alterados por la presencia o ausencia de proteínas de unión. Algunas pruebas efectuadas en suero identifican las formas inactivas de la cobalamina, lo que oculta las deficiencias de la forma activa de la vitamina.

En su lugar, los investigadores recomiendan evaluar la deficiencia a través de la medición de los metabolitos, incluida la homocisteína, o los niveles de cobalamina unida a la holotranscobalamina, que representa con mayor precisión la forma activa de la vitamina.

La evidencia sugiere que basarse en los niveles del suero de la vitamina B12 puede subestimar la deficiencia del tejido hasta en un 50 por ciento. Los niveles séricos pueden mantenerse a medida que la vitamina B12 se extrae del tejido. Esto significa que un valor por encima del punto de corte normal no significa necesariamente que se tengan niveles adecuados de vitamina B12 para que el cuerpo los utilice.

En un artículo publicado en Practical Neurology, el Dr. Ronald Devere señala que las investigaciones y los expertos sugieren otras formas de predecir con mayor precisión una posible deficiencia. Uno de los métodos consiste en observar el espectro de anomalías metabólicas y síntomas clínicos en comparación con los niveles de homocisteína y MMA.

La deficiencia de B12 puede ser una causa subestimada de demencia

Algunos de los síntomas de la deficiencia de vitamina B12 son trastornos mentales, incluida la depresión. Un estudio hecho en 89 niños y adolescentes con depresión, determinó que los que estaban deprimidos tenían niveles “claramente bajos” de vitamina B12 y vitamina D y sus niveles de homocisteína eran “notablemente altos”.

En otro estudio participaron 199 adultos diagnosticados con depresión, que recibieron suplementos de vitamina B12 con antidepresivos y mostraron una mejora significativa de los síntomas. Además de la depresión, los niveles bajos de vitamina B12 se han asociado a un deterioro cognitivo mínimo y a la demencia, y pueden ser una opción para mejorar los resultados de los pacientes. Un estudio caracterizó el patrón cognitivo de los adultos mayores que tenían deficiencia de vitamina B12 y lo comparó con los que tenían la enfermedad de Alzheimer. Sus resultados sugieren un patrón claramente diferente en ambas enfermedades.

Los investigadores descubrieron que 12 de los 19 individuos que tenían niveles bajos de vitamina B12 mejoran con el tratamiento y siete continuaron deteriorándose. Los investigadores continuaron analizando la evaluación neuropsicológica inicial de los dos grupos de pacientes y descubrieron que había un perfil diferente en los que tenían una forma de demencia que respondía a los suplementos de vitamina B12 y los que no.

En el grupo que respondió a la suplementación con B12, hubo inicialmente más problemas psicóticos y un mayor número de déficits en el funcionamiento ejecutivo y la concentración. En el grupo que no respondió a la suplementación, hubo mayores problemas con el lenguaje y la apraxia.

Los científicos descubrieron que los problemas de memoria también eran diferentes, lo que les lleva a creer que la deficiencia de vitamina B12 puede diferenciarse de la enfermedad de Alzheimer con una evaluación psicológica exhaustiva.

Los científicos reconocen que los efectos hematológicos y neuropsiquiátricos de la deficiencia de vitamina B12 pueden no ocurrir sistemáticamente. Se desconoce la verdadera incidencia de los síntomas neuropsiquiátricos. Sin embargo, dependiendo de la población estudiada y de la definición de deficiencia de vitamina B12 utilizada por los investigadores, la tasa puede variar entre el 4 y el 50 por ciento.

Pruebas para detectar la deficiencia de vitamina B12 con deterioro cognitivo

Para el 2009, Devere, el entonces director de la clínica de trastornos del gusto y el olfato y del centro de enfermedad de Alzheimer y trastornos de la memoria de Austin (Texas), recomendó directrices para evaluar los niveles de vitamina B12, folato, MMA y homocisteína en sangre para discernir quiénes pueden responder a la administración de suplementos de vitamina B12 o folato para reducir el deterioro cognitivo.

Recomendó seguir utilizando los niveles en suero Además, estableció límites para medir la MMA y la homocisteína para determinar si la vitamina B12 en suero era un reflejo exacto del nivel de la vitamina.

En un artículo publicado en el Journal of Neuropsychiatry, los científicos descubrieron que solo un tercio de los individuos con niveles bajos de vitamina B12 recibían una suplementación adecuada. Los investigadores advirtieron que en las primeras fases de la terapia de sustitución en pacientes con anemia megaloblástica, los médicos deben vigilar la caída de los niveles de potasio, que puede provocar una muerte prematura.

La administración de folato junto con suplementos de vitamina B12 puede ayudar a corregir parcialmente la anemia megaloblástica. Por otro lado, sugieren que podría agravar la encefalopatía que puede estar presente con la deficiencia de vitamina B12.

Los médicos sugieren que el impacto devastador de la demencia en el individuo y su familia justifica la realización de pruebas para detectar la deficiencia de vitamina B12 y la posible administración de suplementos, ya que la deficiencia en los ancianos es una condición común, y las herramientas de diagnóstico modernas, además de los parámetros neurofisiológicos, pueden ayudar a mejorar el rendimiento cognitivo.

Las vitaminas de clasificación B, pueden ayudar a prevenir malos resultados para el COVID

La vitamina B12 pertenece a un complejo de vitaminas del grupo B que, según los investigadores, puede mejorar significativamente los resultados del COVID-19. Un estudio hecho en 43 pacientes diagnosticados con COVID-19, ingresados en el Hospital General de Singapur a principios de 2020, analizó la administración oral de vitamina D3, magnesio y vitamina B12, denominados colectivamente DMB, frente a un grupo de control que no recibió terapia DMB.

Los investigadores descubrieron que solo el 17.6% requirió terapia de oxígeno durante la hospitalización, frente al 61.5% de los del grupo de control. De los pacientes que necesitaron oxígeno en el grupo DMB, dos fueron ingresados en la UCI y uno no. Del grupo de control que requirió oxígeno suplementario, todos fueron ingresados en la UCI.

Las vitaminas B desempeñan un papel importante en el funcionamiento saludable del sistema inmunitario. Además, el mismo grupo de vitaminas desempeña un papel en la reducción de los efectos graves del COVID-19, incluyendo funciones en la replicación viral, la inducción de la tormenta de citoquinas, la inmunidad adaptativa y la hipercoagulabilidad. 

En un artículo publicado en la revista Maturitas, los científicos detallaron las distintas vías por las que cada una de las vitaminas del grupo B puede incidir en el tratamiento de los síntomas de la COVID-19. En el caso concreto de la vitamina B12, su deficiencia puede aumentar la respuesta inflamatoria y elevar los niveles de homocisteína.

Estas acciones pueden desencadenar una disfunción endotelial y activar una cascada plaquetaria y de coagulación que puede conducir potencialmente a la formación de coágulos sanguíneos.

La vitamina B12 se encuentra casi exclusivamente en el tejido animal. Esto incluye alimentos como la ternera, el cordero, la carne de venado, las aves de corral, los huevos y los productos lácteos. La levadura nutricional tiene un alto contenido en B12 y se recomienda a los vegetarianos y veganos. Dos cucharadas proporcionan 7.8 microgramos

El spray sublingual (bajo la lengua) o las inyecciones de vitamina B12 también son eficaces, ya que permiten que la molécula se absorba directamente en el torrente sanguíneo y evitan la necesidad de ácido clorhídrico y factor intrínseco.

El Dr. Joseph Mercola es el fundador de Mercola.com. Médico osteópata, autor de best-sellers y ganador de múltiples premios en el campo de la salud natural, su visión principal es cambiar el paradigma de la salud moderna proporcionando a la gente un recurso valioso para ayudarles a tomar el control de su salud. Este artículo fue publicado originalmente en Mercola.com.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS