Conspiraciones extraterrestres (Parte II): Ellos no eran extraños para la cultura china

13 de Junio de 2016 Actualizado: 13 de Junio de 2016

En Explorando Enigmas, La Gran Época explora e investiga experiencias relacionadas con fenómenos y teorías que desafían a nuestros conocimientos actuales. Ahondamos ideas que estimulan la imaginación y abren a nuevas posibilidades.

La fuente de conocimiento del presente artículo proviene enteramente de las visiones y experiencias de cultivación espiritual del autor. Más allá de los factores o las afirmaciones específicas, el lector puede tomar esta revelación como algo para reflexionar sobre el principio, el propósito y el rumbo del repentino desarrollo humano de los tiempos modernos, y podrá comprender por qué la vida humana es tan preciosa y única en el universo.

Este artículo continua de: Las conspiraciones extraterrestres y la purificación del universo (Parte I)

Extraterrestres” es un término que usa la gente moderna. De hecho, para la gente antigua, en particular para los chinos antiguos, sus existencias no tenían nada de extraño.

En la China antigua, la Escuela Dao hablaba a menudo sobre monstruos, demonios, fantasmas, etcétera. Los seres extraterrestres se encuentran dentro de las clasificaciones de demonios y monstruos porque les falta la naturaleza humana o el componente divino. La Escuela Fo (Escuela Buda) habla de las seis vías de la reencarnación, y una de ellas es la ‘cultivación de luo dao’; son los seres extraterrestres quienes cultivan este ‘luo dao’.

Las vidas que cultivan luo dao tienen la imagen de humanos pero no poseen la naturaleza humana; por eso se los considera demonios. Muchos de estos consideran a los seres humanos como animales y les gusta comerlos. La gente siempre imagina que los demonios son vidas con apariencias monstruosas, que chupan sangre y matan, pero esto es totalmente errado; los de este tipo son solo una porción de los demonios, que se la refiere como ‘demonios malvados’ y que tiene al Satán mencionado en la religión católica como a uno de sus líderes.

Si bien los seres extraterrestres se clasifican dentro la vía de demonios debido a la ausencia de la naturaleza humana, hay de muchas clases, y no todos quieren dañar a los seres humanos. La forma exterior de muchos demonios es muy bella; esos no son hostiles hacia los seres humanos; y algunos, por ciertos propósitos, también asisten a los seres humanos. Por ejemplo, se pegan al cuerpo de los humanos para curar enfermedades y disolver peligros; así, esos también pueden desarrollar gong (materia de alta energía), que los dota de capacidades sobrenaturales. Algunos también hablan sobre el corazón de benevolencia, y enseñan a la gente cómo hacer crecer el corazón de compasión y cómo elevarse.

Alguien puede decir: “¿No es bueno eso? ¿No son como los seres humanos?”. No, no es igual. Se los llama demonios, no porque sean malvados, sino porque no poseen la naturaleza de los humanos, es decir que no poseen la naturaleza divina. Todas las vidas tienen dos lados, el lado bondadoso y el lado malo; aun si son demonios, pueden ser amistosos con los de su tipo. No es que los buenos son humanos. Seres monstruosos también hablan de ser buenos, ¿pero pueden contar como humanos?

Desde el tiempo antiguo hemos escuchado relatos sobre héroes que matan a demonios; se refieren a esos…

La gente china antigua mencionaba a menudo a zorros, comadrejas amarillas, demonios, monstruos, fantasmas, etcétera, que se pegan al cuerpo humano y absorben la esencia humana para cultivar una imagen humana. Los extraterrestres también son un tipo de esos ‘futi’ (‘fu’: pegarse; ‘ti’: cuerpo). Si una persona aprende las cosas de esos, también se convertirá en un demonio, será de su misma categoría y su vida estará bajo sus cargos. Por eso, en el tiempo antiguo, tanto los cultivadores de la Escuela Dao como los de la Escuela Fo ya sabían que tenían que eliminar a esos ‘futi’ que dañan al ser humano. Desde el tiempo antiguo hemos escuchado relatos de todas las culturas sobre héroes que matan a demonios; se refieren a esos.

Los seres extraterrestres, en la perspectiva de la cultura tradicional china, pertenecen a la vía de los demonios. Si son demonios, entonces, por supuesto, significa que también cuentan con capacidades sobrenaturales. No importa si el poder proviene de sus propios cuerpos o de herramientas, controlar a la gente común no les significa ninguna dificultad.

Pero frente a aquellos que se cultivan y refinan en una vía recta de ‘Fo, Dao, Shen’ (Budas, Dao o Deidades), no son nada. Las leyendas antiguas que hablan sobre batallas entre hombres y demonios se refieren a batallas entre cultivadores espirituales y extraterrestres. Como la gran mayoría de la gente del tiempo antiguo creía en los dioses, tenían la protección de ellos. Han sido justamente estos cultivadores espirituales, creyentes de ‘Fo, Dao, Shen’ (Budas, Dao o Deidades) y las deidades que tienen a cargo a los seres humanos, los que han protegido a los seres humanos durante miles de años para que no fueran invadidos por los seres extraterrestres. Por eso, esos pueden ver y hasta tocar a los seres humanos, pero precisamente por esta protección que tiene el mundo humano, no han podido alcanzar su objetivo.

Entonces, aunque los seres humanos tengan la protección de los dioses, ¿se darían por vencidos esos seres extraterrestres malvados que codician la raza humana? Por supuesto que no. Entonces, ¿cómo hicieron? Llevaron a cabo arreglos bien planeados.

Continuará…

TE RECOMENDAMOS