Construir sobre la tradición: “Enrollando la madeja”

Llegando al interior: Lo que el arte tradicional ofrece al corazón
Por ERIC BESS
24 de Mayo de 2021
Actualizado: 24 de Mayo de 2021

Siempre hay un lugar para la belleza, el cuidado y el respeto de la cultura tradicional. Podemos buscarla y encontrar la manera de llevarla al futuro para que las generaciones siguientes tengan una base sobre la que construir.

El pintor británico del siglo XIX Frederic Leighton me inspiró una profunda reflexión sobre la tradición con su pintura “Winding the Skein” (“Enrollando la madeja”).

“Enrollando la madeja”, alrededor de 1878, de Frederic Leighton. Óleo sobre lienzo, 39,4 por 63,5 pulgadas. Galería de Arte de Nueva Gales del Sur, Sydney, Australia. (Dominio público)

“Enrollar la madeja”

En “Enrollando la madeja” de Leighton, vemos a dos figuras enrollando hilo en un ovillo. La figura de la izquierda es mayor que la de la derecha y da una impresión maternal. Llamaremos a la figura de la izquierda la madre y a la de la derecha su hija.

La madre está vestida con una ropa sencilla, blanca y clásica, y está sentada en un pequeño banco. A su derecha hay una cesta con hilos de diferentes colores. Mira el hilo rojizo entre sus dos manos, que sostiene para su hija.

Su hija, vestida con una blusa blanca y una falda rojiza, tira del hilo de las manos de su madre y lo enrolla en la madeja que sostiene. Junto a sus pies hay otras madejas terminadas, lo que revela que las dos han estado trabajando durante un tiempo.

Madre e hija trabajan en equipo en un balcón. A la derecha de la hija comienzan unos escalones. Las dos trabajan frente a un paisaje marítimo montañoso, bajo un cielo nublado pero brillante.

¿Qué puede significar esto exactamente? ¿Qué significado podemos interpretar para nuestra vida actual?

Construir sobre la tradición con cuidado y respeto

Como artista, una de las primeras cosas que me llama la atención es el cuidado con el que la madre mira el hilo que sostiene. La mirada de la madre denota un cierto nivel de respeto por su oficio, que se traduce en experiencia, ya que supongo que este oficio es algo que ha enseñado o le está enseñando a su hija.

Esto me hace pensar que la experiencia no puede darse sin un profundo cuidado y respeto por el oficio, sea cual sea éste. Podemos llevar esta actitud a nuestros hogares y a nuestros lugares de trabajo para que nosotros también podamos abordar la vida y el trabajo con el cuidado y el respeto que merecen.

Dicho esto, este cuadro también me hace pensar que no solo la artesanía tradicional se transmite de generación en generación, sino que este tipo de actitud o forma de pensar también puede transmitirse, y la relación entre artesanía y mentalidad puede constituir lo que llamamos cultura. Entonces, la cultura se puede transmitir de generación en generación.

¿El hilo representa potencialmente la transmisión de la cultura tradicional? La madre, que representa la tradición con su traje clásico, pasa el hilo a su hija. La hija enrolla el hilo en un ovillo, que luego se utilizará para crear tejidos.

Los tejidos son una forma de creación: Se utilizan para crear ropa, manteles, ropa de cama, etc. Si la hija representa a la generación más joven, ¿es posible que la fuente de la creatividad de la hija sea la madre, es decir, la tradición?

Curiosamente, la falda de la hija es del color del hilo que enrolla, como si ese hilo se hubiera utilizado en algún momento para crear la falda que ahora lleva. ¿Esto sugiere que las generaciones más jóvenes se pueden adornar a sí mismas y a la cultura que heredan con las bellas artesanías y actitudes que se encuentran en la tradición?

Si es así, ¿cómo se produce esta transferencia de belleza, cuidado y respeto? ¿Cómo hace la generación más joven para transmitir la belleza, el cuidado y el respeto de la antigüedad?

La madre mira con cuidado y respeto el hilo, que representa la cultura, pero la hija mira atentamente a su madre. La madre, que ya no es una niña y es experta en su oficio, cumple el papel de cuidar la cultura. De cierto modo, cuidar la cultura es cuidar a su hija.

Pero la hija, mirando a su madre, debe reconocer el esfuerzo de su madre. La hija debe estar dispuesta a aprender de su madre, a asimilar la sabiduría y la experiencia que ella ha acumulado. Las generaciones más jóvenes deben estar dispuestas a aprender de los éxitos y fracasos de las generaciones anteriores; la generación más joven debe estar dispuesta a aprender de la tradición.

Las dos generaciones deben trabajar juntas. Deben trabajar en armonía. Las dos figuras están armonizadas no solo entre sí, sino también con el paisaje marino montañoso que hay detrás de ellas. Incluso el hilo que cuelga entre ellas fluye al unísono con el borde del balcón, la masa de tierra detrás de ellas y la línea del horizonte.

La belleza, el cuidado y el respeto que aporta la tradición armonizan a las generaciones entre sí y con la naturaleza. De hecho, el paisaje puede representar también el espacio en el que la generación más joven integrará su cultura heredada.

Esto no significa que la hija solo hará lo que la madre le enseña; esto no significa que la generación más joven verá su creatividad sofocada por las reglas de la tradición. En todo caso, la base de la tradición permite diferentes formas de expresión, de ahí el color y el diseño diferentes de la falda de la hija.

La tradición se puede utilizar para elevar a la generación más joven a algo más bello, más cuidadoso y más respetuoso que la generación anterior. ¿Es por esto que los pasos están detrás de la hija? Es como si la hija pudiera tomar la información que ha aprendido de su madre, darse la vuelta en cualquier momento y subir los escalones detrás de ella.

Pero subir los escalones detrás de ella sugiere que la hija puede tener que alejarse de su madre, es decir, alejarse de la tradición.

Esto no significa que la hija rechace la tradición en su totalidad, pero tal vez sugiere que también es responsabilidad de la generación más joven dejar atrás todo lo que sea destructivo. Que algo se haya hecho durante mucho tiempo no significa que no haya una forma mejor de hacerlo.

Así que me imagino a la hija aprendiendo todo lo que hay que aprender sobre cómo enrollar la madeja hasta que lo domine ella misma. Ella también llegará a acercarse a su oficio con el cuidado y el respeto que merece, y a través de cuidado y respeto, construirá la tradición que le ha sido transmitida, ayudando a crear en su lugar una cultura aún más hermosa.

La niña se dará la vuelta y subirá los escalones hasta otra plataforma en la que, ya adulta y con sublusa blanca y su falda rojiza, se sentará en un banco para enseñar a sus hijos una tradición que, con suerte, podrán seguir construyendo.

Las artes tradicionales suelen contener representaciones y símbolos espirituales cuyo significado se puede perder en nuestras mentes modernas. En nuestra serie “Llegando al interior: Lo que el arte tradicional ofrece al corazón”, interpretamos las artes visuales de manera que puedan ser moralmente perspicaces para nosotros hoy. No pretendemos dar respuestas absolutas a preguntas con las que han luchado generaciones, pero esperamos que nuestras preguntas inspiren un viaje de reflexión para convertirnos en seres humanos más auténticos, compasivos y valientes.

Eric Bess es un artista representativo en activo y estudiante de doctorado en el Instituto de Estudios de Doctorado en Artes Visuales (IDSVA).


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS