Coordinador de donación de órganos expone industria del trasplante en China impulsada por el dinero

Por Frank Fang
18 de Mayo de 2021
Actualizado: 18 de Mayo de 2021

En China, la prensa estatal ha estado promoviendo un trabajo llamado “coordinadores de donación de órganos”, pregonando cómo las personas en esta línea de trabajo están marcando la diferencia en la sociedad. Su función es convencer a las familias de los pacientes moribundos para que acepten donar los órganos de sus seres queridos, necesarios para abastecer la floreciente industria china de trasplantes.

Las familias que aceptan, a cambio, reciben un pago por su consentimiento.

Debido a las arraigadas creencias culturales que sostienen que el cuerpo humano debe mantenerse intacto incluso después de la muerte, los chinos son generalmente reacios a donar sus órganos. La creación de este oficio parece ser un intento de disminuir esa barrera para el programa de donación de órganos del país.

Pero el trabajo es menos noble de cómo lo pinta el régimen chino, según el relato de Liang Xin (un seudónimo), un antiguo coordinador de donación de órganos del noreste de China. El trabajo se asemeja más a ser un vendedor, dijo Liang a The Epoch Times, y gran parte de él implica el uso de dinero para manipular a los pobres para que accedan a donar los órganos de sus familiares moribundos.

Los métodos de los coordinadores no son éticos y violan los principios reconocidos internacionalmente sobre trasplantes que prohíben el pago de dinero por el consentimiento de un donante de órganos, según un experto en trasplantes de órganos.

Las revelaciones de Liang arrojan aún más luz sobre los abusos en el sistema de trasplantes de órganos de China, que ya atrae un fuerte escrutinio por la práctica del régimen comunista de sustracción forzada de órganos a prisioneros de conciencia.

El excoordinador dijo que decidió hablar sobre su trabajo con la esperanza de que más personas conozcan la verdad que hay detrás.

Dirigirse a los pobres

Los coordinadores de la donación de órganos se dirigían principalmente a las familias pobres, en particular a las de los trabajadores rurales emigrantes, dijo Liang. Estas personas a menudo no tenían suficiente dinero para pagar las costosas facturas médicas y, por lo tanto, eran más susceptibles a las ofertas monetarias de los coordinadores.

Liang relató un caso de una familia muy pobre. Su familiar moribundo podría haberse salvado con un tratamiento médico adecuado. Pero la familia decidió no hacerlo. En su lugar, optaron por matarlo de hambre y cobrar.

“Después de privar a la persona de alimentos durante una semana, estaba en condiciones adecuadas para la donación de órganos”, dijo Liang.

Este caso, según Liang, fue uno de los muchos en los que los pacientes fueron declarados con muerte cerebral —una condición previa a la extracción de órganos— pero no cumplían estrictamente los criterios para ello.

Liang y sus colegas eran buenos vendedores. A los familiares, les vendían la donación de órganos como un acto de “amor integral” y “devoción a una causa mayor”. Pero en realidad, los coordinadores pensaban en los órganos del donante como nada más que “mercancía”, dijo.

Los coordinadores, dijo Liang, tenían una estrategia específica en su libro de jugadas que era particularmente eficaz: Apuntaban al miembro de la familia más “codicioso”. Una vez que estos objetivos blandos se convertían a la causa, se podía confiar en ellos para convencer a los demás miembros de la familia inmediata que pudieran estar menos abiertos a la idea de la donación de órganos.

El programa oficial de donación de órganos de China requiere el consentimiento del donante, o el de sus familiares directos si el donante ya ha fallecido. Aunque el régimen chino afirma que todos los órganos utilizados para trasplantes proceden de este sistema de donación, las crecientes investigaciones y un tribunal popular independiente han descubierto que Beijing ha estado asesinando a prisioneros de conciencia por sus órganos a una “escala significativa”, siendo los practicantes de Falun Gong detenidos la principal fuente de órganos.

El trabajo

Liang no tenía formación médica antes de asumir el cargo, al igual que muchos de sus colegas. Consiguió el trabajo a través de su madre, que ya trabajaba en el hospital donde Liang fue contratado. Se trata de un importante hospital de trasplantes en una ciudad de la provincia nororiental china de Liaoning.

Cuando se determinaba que un paciente moribundo de la región era apto para la donación de órganos, se contactaba con el equipo de Liang. Entonces enviaban a Liang o a otro miembro del equipo al hospital para que hablara con los familiares directos del paciente. Si conseguían convencer con éxito a la familia para que accediera a la donación, el médico que supervisara al paciente también recibiría una pequeña comisión.

Según la prensa estatal china, a finales de 2020 había unos 2800 coordinadores de donación de órganos en el país. Al igual que Liang, algunos de ellos trabajaban para hospitales, mientras que otros lo hacían para la Cruz Roja china, que a diferencia de sus homólogos internacionales está financiada y gestionada por el régimen chino.

China tiene en marcha una llamada política de ayuda humanitaria para apoyar a las familias empobrecidas de los donantes de órganos. Según la prensa estatal china, la Cruz Roja provincial de la provincia central china de Hubei puso en marcha en 2015 un plan de pagos de entre 50,000 y 90,000 yuanes (entre 7720 y 13,880 dólares) por familia.

En enero de 2020, la Cruz Roja de Hubei anunció que había pagado un total de 9.77 millones de yuanes (1.5 millones de dólares) a 128 familias en 2019.

Liang, que trabajó en el puesto durante seis meses antes de dejarlo, comparó su papel con el de un representante de ventas: ganaba entre 2000 y 3000 yuanes (entre 310 y 460 dólares) cada vez que conseguía que una familia se apuntara a la donación de órganos.

Lo que el hospital pagaba a Liang y lo que las familias recibían representaba solo una pequeña fracción de lo que los hospitales cobraban por las operaciones de trasplante. Según Liang, los hospitales de China cobraban unos 550,000 yuanes (84,870 dólares) por una operación de trasplante de hígado, y 450,000 yuanes (69,440 dólares) por una operación de trasplante de riñón.

Por lo tanto, un donante que cediera sus dos riñones y su hígado generaría unos ingresos de unos 1.45 millones de yuanes (223,760 dólares) para un hospital. Esa cantidad, después de contabilizar los gastos médicos del hospital para conseguir los órganos y llevar a cabo las cirugías, dejaría al hospital con la prolija suma de 700,000 yuanes (108,010 dólares), según Liang.

Una pequeña parte de este dinero se utilizaría para pagar a la familia del donante, mientras que el resto se destinaría al cirujano jefe que realiza los trasplantes, dijo Liang.

El cirujano también utilizaría parte de este dinero para pagar a la policía local. A cambio, la policía entregaría la información personal del paciente, incluida su situación financiera. Los médicos pasaban entonces esta información a los coordinadores de la donación de órganos. Los detalles financieros de la familia ayudaban a los coordinadores a averiguar si ciertas familias eran más susceptibles de ser presionadas.

En la industria china de los trasplantes también abundan los sobornos. Liang dijo que sabía que los médicos jefes de los centros de trasplante de los hospitales aceptaban sobornos para hacer avanzar a la gente en la lista de espera.

El dinero

Liang recordó un incidente concreto ocurrido en octubre de 2020 en el que estaba implicado un hombre soltero de 28 años que tenía una hemorragia cerebral. El hombre fue ingresado en la unidad de cuidados intensivos de un hospital local y posteriormente fue declarado con muerte cerebral.

Los órganos del hombre fueron identificados como muy valiosos, dada su corta edad y su tipo de sangre O, según Liang. Las personas con sangre del tipo O pueden donar a cualquier otro grupo.

El compañero de Liang se puso entonces a trabajar. La hermana mayor del hombre fue identificada como el objetivo blando: necesitaba dinero, ya que había estado pagando la factura médica de su hermano. El compañero de trabajo tuvo éxito. En efecto, pudieron convencer a la hermana de que “vendiera a su hermano menor por dinero para pagar su deuda”, dijo Liang.

La hermana se lanzó entonces al ruedo, diciendo a sus padres que debían aceptar donar los órganos de su hijo, ya que era por un “bien mayor”. A pesar de sus rechazos iniciales, los padres acabaron cediendo y aceptaron donar los dos riñones y el hígado de su hijo.

Al final, también se donó el corazón del hijo, para consternación de su madre, que no había estado de acuerdo.

A veces, los coordinadores de la donación de órganos y los familiares directos de los donantes regateaban el importe del pago. En otro incidente ocurrido alrededor de octubre de 2020, Liang dijo que él y su colega trabajaron conjuntamente en un caso relacionado con un preso de la provincia de Sichuan, en el suroeste de China. El prisionero era un miembro de la minoría étnica Yi de China.

Liang y su compañero de trabajo localizaron al preso en un hospital de Shenyang, la capital de la provincia nororiental china de Liaoning. Liang no tenía ni idea de cómo había acabado el preso en el hospital ni dónde estaba encarcelado, pero sospechaba que el hombre había sido golpeado mientras estaba detenido.

En la negociación inicial, los coordinadores acordaron pagar a la familia del preso 50,000 yuanes (7720 dólares) por su consentimiento para donar los órganos del preso. Sin embargo, la familia exigió entonces más dinero, y finalmente recibieron 50,000 yuanes más.

Mientras las negociaciones estaban pendientes, los médicos del hospital de Shenyang utilizaron medicamentos para mantener al preso con vida durante unos cinco días. Finalmente, su hígado y sus dos riñones fueron recuperados y donados.

“Despiadado”

El Dr. Torsten Trey, director general del grupo de defensa de la ética médica con sede en Washington Médicos Contra la Sustracción Forzada de Órganos, dijo que el sistema de donación de órganos de China se ha basado durante años en el uso de incentivos monetarios para inducir las donaciones.

El relato de Liang, según Trey, demuestra que el régimen chino sigue sin respetar los principios de trasplante de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

“En cinco de los 11 principios rectores se menciona explícitamente que NO SE DEBE PAGAR a cambio de órganos”, dijo Trey en un correo electrónico a The Epoch Times.

“Los ejemplos muestran que China paga por los órganos”, añadió. “Más aún, se dirigen a las familias en sus mayores momentos de dolor, cuando un pariente está a punto de morir, para ofrecerles dinero por sus órganos. Eso es poco ético y despiadado”.

Trey también criticó al organismo sanitario mundial por no responsabilizar al régimen chino de estas infracciones.

“La OMS traiciona sus propias directrices éticas al no llamar la atención a China por su incumplimiento de las directrices éticas de la OMS”, dijo Trey. “La OMS no dudaría en reprender a otros países si pagaran sistemáticamente por los órganos”.

Instó a la comunidad internacional, y en particular a la comunidad mundial de trasplantes, a exigir al régimen que ponga fin a esta práctica.

“Tenemos que defender las normas éticas en la medicina”, dijo Trey.

La falta de ética en el sistema de trasplantes de China va mucho más allá del uso de incentivos financieros para inducir las donaciones de órganos, añadió Trey, citando la práctica sancionada por el régimen de sustracción de órganos a prisioneros de conciencia, en particular a los practicantes de Falun Gong.

Liang dijo que nunca estuvo involucrado personalmente en ningún caso de donación de órganos que implicara a Falun Gong. Sin embargo, sospecha que sus órganos siguen siendo una fuente de trasplantes, ya que ha visto mencionar a Falun Gong en los informes de los médicos.

Eva Fu contribuyó a la elaboración de este artículo.

Siga a Frank en Twitter: @HwaiDer


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS