Copa Davis: Por Mayer y Pella, Argentina quedó a un paso de cuartos

05 de Marzo de 2016 Actualizado: 05 de Marzo de 2016

Qué más se puede pedir para el primer día de una serie de Copa Davis que quedar 2-0. Y Argentina lo hizo, ya que con una muy sólida actuación y sin siquiera ceder un set, el debutante bahiense Guido Pella (42º del ránking mundial) y el correntino Leonardo Mayer (41º) dejaron al equipo nacional a un paso de los cuartos de final al adelantarse sobre Polonia en la ciudad de Gdansk. Hoy, con el dobles en el que estarán el rosarino Renzo Olivo y el chascomunense Carlos Berlocq, intentará sellar el triunfo.

En el primer turno de un desolado estadio Ergo Arena (2500 butacas ocupadas de las 10 mil disponibles) Pella superó los nervios del debut frente a Michal Przysiezny (318º) con parciales de 6/1, 6/4 y 7/6 (5).

Pella, segundo singlista albiceleste, necesitó de poco más de dos horas para vencer a Przysiezny con parciales de 6/1, 6/4 y 7/6 (5) y darles el primer punto a los dirigidos por Daniel Orsanic.

El zurdo bahiense demostró por qué es uno de los argentinos de mejor actualidad ante un Przysiezny que pagó caro su inactividad (no jugaba desde noviembre).

Pella no mostró ningún indicio de nervios desde el arranque del partido, porque con mucha concentración y, sobre todo buena movilidad de piernas, sorprendió a un rival fuera de ritmo, que había sido marginado inicialmente de la convocatoria por una supuesta lesión en la espalda, pero fue citado en lugar de Janowicz (96º), la principal raqueta del equipo polaco.

Un 5-0 inicial para el bahiense, con dos quiebres, fue un arranque más que ideal, porque lo hizo agarrar confianza y mantener la prolijidad para sacar diferencias.

Ya sobre el cierre del set inicial, Przysiezny mejoró su nivel tenístico y empezaba a demostrar algunos toques interesantes por los cuales en algún momento fue uno de los destacados del circuito. De allí que las otras mangas hayan sido más parejas en el tanteador.

Luego entró en cancha Leo Mayer, quien ratificó su mote de “copero” para ampliar su invicto en singles a diez partidos con un triunfo por 6/2, 7/6 (3) y 6/2 sobre el juvenil Huber Hurkacz (602º).

Mayer se impuso en dos horas y cinco minutos de juego y cumplió con el pronóstico ante un rival de menor envergadura y apenas 19 años, que igualmente lo molestó en algunos tramos del juego a partir de un potente saque.

Al igual que ocurrió con Pella, Mayer sacó diferencia de entrada, con un par de quiebres rápidos que encaminaron la resolución del primer parcial.

Pero a partir de allí, el polaco empezó a sentir más firme desde el saque, Mayer mermó un poco su rendimiento, entró en varias discusiones por algunos fallos que lo corrieron del foco y debió llegar al tie break para estirar la ventaja.

Ampliar la diferencia le devolvió la tranquilidad y firmó la planilla con un contundente 6/2 en el tercer set para dejar a Argentina match point en la serie.

Artículo original aqui

TE RECOMENDAMOS