Corea del Norte lanzó misiles balísticos de corto alcance para presionar a EE.UU., dice experto

Por Venus Upadhayaya
26 de Julio de 2019 Actualizado: 26 de Julio de 2019

Corea del Norte lanzó al mar dos nuevos tipos de misiles balísticos de corto alcance el 25 de julio y un investigador de políticas públicas dijo que es un intento de Pyongyang para presionar a la Casa Blanca.

Los misiles fueron disparados cerca de la ciudad costera oriental de Wonsan, uno volando a casi 435 kilómetros y el otro a 692 kilómetros antes de salpicar en el Mar de Japón frente a la costa de Corea del Norte, según el Estado Mayor Conjunto de Corea del Sur.

“Corea del Norte está tratando de presionar a los Estados Unidos con estos lanzamientos de misiles. La cultura de Corea del Norte hace querer obligar a que los estados actúen, utilizando una estrategia coercitiva, en cuyo caso el régimen se verá fuerte internamente”, declaró Bruce W. Bennett, investigador principal de Defensa de Rand, una organización de investigación que desarrolla soluciones a desafíos de políticas públicas, a La Gran Época por correo electrónico.

Bennett, quien se especializa en la actual crisis coreana, ha trabajado con la Oficina del Secretario de Defensa de EE.UU., la Agencia de Reducción de Amenazas de la Defensa, las Fuerzas de EE.UU. en Corea y Japón, el Comando del Pacífico y el Comando Central de los EE.UU., militares de la República de Corea y Japón, y la Asamblea Nacional de Corea del Sur. Bennett dijo que Corea del Norte tiene varios objetivos detrás de estos lanzamientos.

Personas viendo la TV que muestra la imagen de archivo del lanzamiento de misiles de Corea del Norte durante un programa de noticias en la estación de tren de Seúl en Seúl, Corea del Sur, el 25 de julio de 2019. (Jung Yeon-Je/AFP/Getty Images)

“Primero, Corea del Norte está tratando de presionar a Estados Unidos y a Corea del Sur para que cancelen su ejercicio militar defensivo pendiente”, dijo Bennett.

La semana pasada, Corea del Norte dijo que podría levantar su suspensión de 20 meses de pruebas nucleares y de misiles de largo alcance en respuesta a los ejercicios militares.

“El Norte no quiere que los EE.UU./Corea del Sur se preparen para defender a Corea del Sur contra la invasión que está preparando el Norte”, dijo Bennett, y agregó que Pyongyang también está tratando de presionar a Washington para que otorgue alivio a las sanciones.

“Corea del Norte parece ignorar el hecho de que muchas de las sanciones son condicionales: se aliviarán si la mala conducta de Corea del Norte cambia para bien”, dijo. “Pero su cultura se interpone en el camino”.

La semejanza de misiles con el ruso Iskander

Los informes de los medios han señalado el parecido de los nuevos misiles con el misil ruso Iskander.

El Iskander es un misil balístico de corto alcance de 500 kilómetros, según el CSIS Missile Defense Project.

Bennett explicó que el acuerdo de misiles de alcance intermedio de Estados Unidos/Rusia (originalmente soviético) limitó el alcance de misiles a 500 kilómetros.

“El primer misil de Corea del Norte lanzado ayer voló a menos de 500 km, por lo que también puede ser una variante de Iskander”, dijo. “Pero el segundo misil de Corea del Norte lanzado ayer voló a más de 600 km, lo que sugiere que era un nuevo tipo de misil y no directamente un Iskander”.

Bennett dijo que aunque se desconocen los detalles sobre el segundo misil, existe la posibilidad de que sea un misil balístico diseñado para lanzar desde el submarino que Corea del Norte mostró el 23 de julio.

El submarino fue inspeccionado personalmente por Kim Jong-Un y los altos funcionarios del Comité Central del Partido, según la Agencia Central de Noticias de Corea del Pyongyang.

“Tanto Iskander como un misil balístico lanzado desde el submarino tienen características que podrían dificultar el lanzamiento del sistema de defensa de misiles Patriot, por lo que, aparentemente, Corea del Norte está tratando de demostrar capacidades nuevas y amenazadoras”, explicó Bennet.

El líder de Corea del Norte, Kim Jong Un, antes de una reunión con el Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, en el lado sur de la Línea de Demarcación Militar que divide a Corea del Norte y Corea del Sur, en el Área de Seguridad Conjunta (JSA) de Panmunjom el 30 de junio de 2019. (Brendan Smialowski/AFP/Getty Images)

Alivio de Sanciones

Bennet dijo que Corea del Norte está tratando de presionar a Estados Unidos por una concesión de sanciones antes de que comience el proceso de negociación. “Pero casi un año y medio después de que Corea del Norte se ofreció a desmantelar su programa de armas nucleares, todavía no han hecho ninguna desnuclearización”, dijo.

“El Norte ha tomado algunas medidas para fomentar la confianza, pero no ha rendido una sola arma nuclear ni ha detenido la producción de armas nucleares en ninguna instalación”, dijo Bennet.

Según Bennet, el régimen en Corea del Norte le ha estado diciendo a la élite del país que no tiene intención de abandonar su programa nuclear y, en cambio, ha continuado desarrollando sus capacidades nucleares para producir más.

A continuación

¿Por qué el comunismo no es tan odiado como el fascismo?

TE RECOMENDAMOS