Corte Suprema abre el programa de crédito fiscal para las escuelas religiosas en Montana

Por Matthew Vadum
30 de Junio de 2020
Actualizado: 30 de Junio de 2020

La decisión de Montana de dejar a las escuelas religiosas fuera de un programa de becas del estado financiado por créditos fiscales, viola la Primera Enmienda de la Constitución de EE.UU., dictaminó esta mañana una Corte Suprema dividida.

La decisión de 5-4 del caso Espinoza vs. el Departamento de Ingresos de Montana, es una victoria para la administración de Trump, que había apoyado a los estudiantes y a sus padres. Los debates orales tuvieron lugar el 22 de enero.

En la campaña electoral de septiembre de 2016, el presidente Donald Trump expresó su apoyo al movimiento de elección de escuelas.

No hay “ninguna política fracasada que necesite más urgente un cambio urgente que nuestro monopolio educativo dirigido por el gobierno”, dijo Trump.

Ethan Blevins, abogado de Pacific Legal Foundation (PLF), con sede en Sacramento (California), un bufete de abogados de interés público que presentó un escrito de amigo de la corte en el caso, elogió la decisión de la corte.

El fallo “reconoce una verdad fundamental: los niños merecen un acceso igualitario a los beneficios educativos, independientemente de la escuela a la que decidan asistir”, dijo en un comunicado.

“El Departamento de Ingresos de Montana no puede prohibir a los estudiantes que reciban fondos de becas privadas solo porque decidan asistir a una escuela religiosa. La decisión de hoy marca una gran victoria para la elección de la escuela y la igualdad ante la ley”.

Los demandantes en el caso son tres madres de bajos ingresos que necesitaban los fondos de la beca para mantener a sus hijos en la Escuela Cristiana Stillwater, una escuela no confesional en Kalispell, Montana. El programa proporcionó a individuos y corporaciones un crédito fiscal para dar hasta 150 dólares anuales a una organización de becas estudiantiles sin fines de lucro que ayuda a los estudiantes pobres a asistir a escuelas privadas.

Los padres demandaron después que el Departamento de Ingresos del Estado dictaminó que esos fondos de becas no podían ser usados para escuelas religiosas. Un juez de primera instancia ordenó la resolución y luego la Corte Suprema de Montana anuló el programa por un voto de 5-2 el 12 de diciembre de 2018. La corte declaró que, sin modificar por orden del Departamento de Ingresos, el programa entró en conflicto con la constitución del estado, que contiene una disposición de “no asistencia” que impide que el dinero de los impuestos fluya a las escuelas religiosas.

Cada miembro de la Corte Suprema de Estados Unidos presentó una opinión en el caso, excepto los jueces Brett Kavanaugh y Elena Kagan, sugiriendo que las pasiones pueden haberse elevado durante el proceso deliberativo de los jueces.

El presidente de la Corte Suprema, John Roberts, escribió la opinión de la mayoría, a la que se unieron cuatro jueces conservadores. Además, los jueces Clarence Thomas, Samuel Alito y Neil Gorsuch presentaron cada uno una opinión concurrente por separado. Los jueces Ruth Bader Ginsburg, Stephen Breyer y Sonia Sotomayor presentaron cada uno una opinión disidente por separado.

“Un Estado no tiene por qué subvencionar la educación privada”, escribe Roberts para la corte. “Pero una vez que el Estado decide hacerlo, no puede descalificar algunas escuelas privadas solo porque son religiosas”.

En este caso “las partes no discuten que el programa de becas es permisible bajo la Cláusula de Establecimiento [de la Constitución federal]. Tampoco podrían. Hemos sostenido repetidamente que la Cláusula de Establecimiento no viola la ley cuando los observadores y organizaciones religiosas se benefician de programas gubernamentales neutrales”.

Durante los argumentos orales de hace cinco meses, los jueces Alito y Kavanaugh hablaron del sesgo antirreligioso, y particularmente anticatólico romano, de la llamada Enmienda Blaine, una enmienda fallida a la Constitución de Estados Unidos que habría prohibido la ayuda directa del gobierno a las instituciones educativas con afiliaciones religiosas. A pesar del fracaso de la enmienda a nivel federal, tres cuartas partes de los 50 estados adoptaron más tarde enmiendas similares en sus constituciones estatales.

Las leyes que prohíben la financiación de las escuelas religiosas están “ciertamente enraizadas en(…)grotesca intolerancia religiosa contra los católicos”, dijo Kavanaugh.

Roberts compartió ese sentimiento en la opinión mayoritaria, vinculando la disposición de “no asistencia” en la constitución de Montana a la era de la Enmienda Blaine.

“La Enmienda Blaine ‘nació de la intolerancia’ y ‘surgió en un momento de hostilidad generalizada hacia la Iglesia Católica y hacia los católicos en general’; muchos de sus homólogos estatales tienen un ‘pedigrí igualmente vergonzoso'”, escribió Roberts, citando un fallo anterior de la Corte Suprema y un artículo de revisión de la ley.

Esta es una historia en desarrollo. Este artículo se actualizará más tarde hoy según sea necesario.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo


A continuación

La pobreza del comunismo

Lee la serie completa Cómo el espectro del comunismo rige nuestro mundo

TE RECOMENDAMOS