Corte Suprema apunta a restrictiva ley de armas de fuego de Nueva York

Por Matthew Vadum
03 de Noviembre de 2021 6:21 PM Actualizado: 03 de Noviembre de 2021 6:51 PM

La Corte Suprema pareció receptiva a los argumentos de que el estricto sistema de permisos de armas de fuego ocultas del estado de Nueva York viola la Segunda Enmienda, durante una audiencia judicial celebrada el 3 de noviembre.

La impugnación legal es importante porque podría dar lugar a un reconocimiento a nivel nacional del derecho de los estadounidenses a poseer armas fuera del hogar, portando armas en lugares públicos como parques, escuelas, centros comerciales e iglesias.

La Corte Suprema ha actuado en la dirección de reforzar las protecciones de la Segunda Enmienda en los últimos años.

En el caso Distrito de Columbia contra Heller (2008), la Corte Suprema sostuvo que la Segunda Enmienda protege “el derecho individual a poseer y portar armas en caso de enfrentamiento”, y en el caso McDonald contra la ciudad de Chicago (2010), el tribunal sostuvo que este derecho “es plenamente aplicable a los Estados”.

El caso se produce en medio de un aumento de los índices de criminalidad, de las demandas de los activistas para desfinanciar los departamentos de policía y de un impulso de la Administración Biden para reforzar las políticas de control de armas.

La ley de permisos de armas del estado de Nueva York, al igual que las leyes de otros siete estados, exige en general que el solicitante demuestre una “causa adecuada” para obtener una licencia para llevar un arma oculta en público.

La cuestión que se plantea ante el tribunal es si la denegación por parte del estado de las solicitudes de las personas que piden de licencias de porte oculto para defensa personal viola la Segunda Enmienda, que establece: “Por ser necesaria para la seguridad de un Estado libre una milicia bien regulada, no se restringirá el derecho del pueblo a poseer y portar armas”.

El caso es Asociación del Rifle y la Pistola del Estado de Nueva York contra Bruen, expediente judicial 20-843. La petición de certiorari, o revisión, se registró el 23 de diciembre de 2020. El tribunal aceptó el 26 de abril escuchar la apelación del Tribunal de Apelaciones de Estados Unidos para el 2º Circuito.

El demandado, Kevin Bruen, es el superintendente de la Policía del Estado de Nueva York. Fundada en 1871, el demandante principal, la Asociación del Rifle y la Pistola del Estado de Nueva York (NYSRPA), se describe a sí misma como “la mayor organización de defensa de las armas de fuego del estado y la más antigua del país”, y como la asociación estatal oficial afiliada a la Asociación Nacional del Rifle (NRA) en Nueva York.

Solo se habían programado 70 minutos para la audiencia, pero los argumentos se prolongaron durante casi dos horas, lo que tal vez refleje la importancia de los derechos constitucionales que se debaten. El juez Neil Gorsuch llamó para avisar que estaba enfermo en el trabajo y participó en la audiencia por teléfono.

El representante de los demandantes en el argumento oral del 3 de noviembre fue Paul Clement, que fue procurador general de Estados Unidos en el segundo mandato del entonces presidente George W. Bush.

Clement dijo que la Constitución está del lado de sus clientes.

“El texto de la Segunda Enmienda consagra el derecho no solo a poseer armas, sino también a llevarlas, y la historia y la tradición pertinentes, examinadas exhaustivamente por este tribunal en la decisión Heller, confirmaron que el texto protege el derecho individual a llevar armas de fuego fuera del hogar con fines de autodefensa”, dijo.

Esa historia “es tan clara que Nueva York ya no discute que llevar un arma de fuego fuera de casa con fines de autodefensa es una actividad constitucionalmente protegida”, dijo Clement. “Pero esa concesión condena a la ley de Nueva York que convierte en delito el ejercicio de ese derecho constitucional por parte de un neoyorquino típico que cumple con la ley”.

La jueza Amy Coney Barrett preguntó a la procuradora general de Nueva York, Barbara Underwood, si creía que el caso Heller se había decidido correctamente.

Underwood respondió que estaba “bastante contenta de decir que se decidió correctamente”.

Clement dijo que Nueva York compara su ley de permisos con las leyes que restringen las armas en lugares sensibles “pero la diferencia entre una ley de lugares sensibles y el régimen de Nueva York es fundamental”.

“Es la diferencia entre regular una actividad constitucionalmente protegida y tratar de convertir un derecho constitucional fundamental en un privilegio del que solo pueden disfrutar quienes puedan demostrar a satisfacción de un funcionario público que tienen una necesidad atípica de ejercer ese derecho”.

“No es así como funcionan los derechos constitucionales. Llevar un arma de fuego fuera del hogar es un derecho constitucional fundamental. No es una acción extraordinaria que requiera una demostración extraordinaria de necesidad. Los peticionarios aquí no buscan nada más que [lo] que sus conciudadanos en otros 43 estados ya disfrutan y esos estados incluyen algunas de las ciudades más pobladas del país”.

La jueza Sonia Sotomayor cuestionó la explicación de Clement sobre la historia de las restricciones a la portación oculta.

“Esos 43 estados de los que habla, la mayoría de ellos no otorgaron derechos irrestrictos de portación de una u otra forma hasta hace poco tiempo. (…) No sé cómo pasar toda esa historia que usted está, más o menos, inventando y diciendo que hay un derecho de control de los estados que nunca se ha ejercido en toda la historia de Estados Unidos, en cuanto a lo lejos que pueden ir y decir, ‘esto representa un peligro'”.

Al interrogar a Underwood, los jueces Samuel Alito y Brett Kavanaugh apuntaron a la aparente arbitrariedad burocrática en la concesión de licencias de porte oculto en Nueva York.

Si alguien trabaja hasta altas horas de la noche en una zona de alta criminalidad de Manhattan, ¿por qué no podría obtener un permiso de porte oculto?

Esa persona no puede obtener una licencia cuando el miedo al daño “no está particularizado”, respondió Underwood. “El derecho fundamental a la autodefensa no permite que todos estén armados para todos los posibles enfrentamientos en algunos lugares”.

“¿Por qué no basta con decir ‘vivo en una zona violenta y quiero poder defenderme?'”, preguntó Kavanaugh.

Tener muchas armas ocultas aumenta la posibilidad de que surjan problemas como peleas, dijo Underwood.

Argumentando como amigo del tribunal, el gobierno de Biden instó a los jueces a mantener la ley de Nueva York, que el subprocurador general de Estados Unidos, Brian Fletcher, dijo que “está firmemente basada en la Segunda Enmienda”.

El presidente de la Corte Suprema, John Roberts, preguntó a Fletcher por qué alguien debería “tener que convencer a alguien de que tiene derecho a ejercer su derecho de la Segunda Enmienda”.

“La idea de que se necesita una licencia para ejercer un derecho es inusual en el contexto de la Declaración de Derechos”, dijo Roberts.

Fletcher replicó que en Texas y Tennessee en el siglo XIX “había que demostrar la necesidad de portar”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.