Corte Suprema decidirá si estados pueden atar a miembros del Colegio Electoral con el voto popular

Por Janita Kan
18 de Enero de 2020 Actualizado: 18 de Enero de 2020

La Corte Suprema de Estados Unidos aceptó el viernes retomar una disputa que cuestiona si un miembro del colegio electoral está obligado por el estado a apoyar al candidato presidencial elegido por el voto popular.

El máximo tribunal concedió una petición para revisar un par de casos -del estado de Washington y de Colorado- que decidirán la aplicabilidad de las leyes estatales que amenazan con penalizar a un elector presidencial si se niega a votar por el candidato que prometió apoyar, a quienes comúnmente se denomina “electores infieles”.

La decisión del Tribunal Supremo, que se espera para más adelante en el año, probablemente tendrá ramificaciones en la carrera presidencial de este año si los miembros del colegio electoral buscan emitir votos para alguien que no ganó el voto popular en el estado.

Cuando un elector no vota por un candidato que fue elegido por el voto popular, algunos estados disponen que el voto desviado sea cancelado y el elector reemplazado, según FairVote.org.

Por otra parte, algunos estados permiten que el voto se mantenga pero imponen una penalidad al elector, mientras que otros estados permiten tanto la cancelación del voto como una penalización.

Tanto Washington como Colorado tienen leyes que dirigen la forma en que los electores realizan sus funciones y aplican consecuencias si emiten un voto que se desvía de la voluntad del pueblo.

En Washington, un elector puede ser multado si vota de manera contraria a la forma en que la ley lo dispone. En Colorado, si un elector no respalda al candidato que cuenta con el voto popular, se considera que se ha “negado a actuar”, lo que resulta en una vacante en la oficina de ese elector que debe ser llenada de inmediato.

Los tribunales inferiores en ambos casos llegaron a la conclusión opuesta sobre los temas, con el 10º Tribunal de Circuito de Apelaciones en Colorado decidiendo en favor de los miembros del colegio electoral. Al mismo tiempo, el Tribunal Supremo de Washington falló a favor del estado.

En el caso de Colorado, el elector Michael Baca fue reemplazado y su voto fue cancelado cuando intentó votar por el republicano John Kasich, exgobernador de Ohio, en las elecciones presidenciales de 2016.

En cambio, el caso de Washington fue presentado por tres electores demócratas que decidieron no votar por Hilary Clinton durante la misma elección presidencial. Los tres electores optaron votar por Colin Powell, exsecretario de Estado de Estados Unidos, y posteriormente fueron multados.

El Tribunal Supremo de Estados Unidos no dio ningún razonamiento por el que aceptó la audiencia de los dos casos (pdf). Ambos han sido consolidados y los alegatos orales están programados para marzo o abril.

En 2016, 10 de los 538 electores presidenciales intentaron votar por alguien que no era el candidato de su partido.

El vencedor de una elección presidencial en Estados Unidos lo determina la obtención de la mayoría de los votos electorales adjudicados a los 50 estados de la nación y al Distrito de Columbia, en lugar de acumular una mayoría del voto popular.

Los miembros del colegio electoral emiten los votos electorales. Todos los estados, con excepción de Maine y Nebraska, tienen un sistema llamado “el ganador se lleva todo” que otorga todo el respaldo al candidato presidencial que gana el voto popular en el estado.

El número de electores de cada estado es la suma de sus dos senadores estadounidenses y el número de miembros de su Cámara de Representantes, que depende del tamaño de la población. En el Distrito de Columbia, que no es un estado, se asignan tres electores.

Reuters contribuyó a este informe.

Siga a Janita en Twitter: @janitakan

*****

A continuación:

El impeachment no ayudará a encubrir el mayor escándalo político de EE.UU.

TE RECOMENDAMOS