Corte Suprema facilita a inmigrantes criminales luchar contra la deportación

Por MATTHEW VADUM
25 de Marzo de 2020 Actualizado: 25 de Marzo de 2020

A pesar de las objeciones de la administración Trump, el Corte Suprema ha facilitado que los tribunales federales revisen las órdenes de deportación contra los inmigrantes condenados por delitos graves.

En virtud de la legislación federal, se había permitido a los tribunales de apelación que examinaran únicamente las reclamaciones constitucionales o las reclamaciones relativas a cuestiones de derecho, lo que significaba que los residentes permanentes condenados por determinados delitos no podían hacer que los tribunales federales examinaran cuestiones de hecho relacionadas con sus órdenes de deportación.

La ley de inmigración y nacionalidad (INA) prohíbe la revisión judicial de “cualquier orden final de deportación contra un inmigrante ilegal que sea susceptible de ser deportado por haber cometido un delito penal”, excepto cuando haya “demandas constitucionales o cuestiones de derecho”.

Durante los argumentos orales ante los jueces el 9 de diciembre de 2019, Frederick Liu, de la oficina del procurador general de Estados Unidos, dijo que el objetivo del Congreso “desde 1996 es racionalizar y acelerar la expulsión de inmigrantes criminales”, pero los inmigrantes en este caso los inmigrantes criminales y no criminales recibirían “una revisión judicial de todos los reclamos constitucionales, de todas las cuestiones de derecho y de todas las cuestiones mixtas”.

Los jueces no parecieron comprensivos durante esa audiencia. La Jueza Elena Kagan sugirió en ese momento que si lo que la ley requiere no está claro, “la presunción de revisabilidad debe continuar”.

Como resultado de la nueva opinión, los hechos se considerarán ahora cuestiones de derecho sujetas a revisión judicial.

La decisión 7-2 de la Corte Suprema del 23 de marzo en el caso Guerrero-Lasprilla vs. Barr y Ovalles vs. Barr, dos casos que se consolidaron, fue escrita por el juez Stephen Breyer . El juez Clarence Thomas presentó una opinión disconfrome a la que se unió el juez Samuel Alito.

Pedro Pablo Guerrero-Lasprilla y Rubén Ovalles habían pedido a los Tribunales que reabrieran sus casos de deportación. Ovalles fue deportado en 2004, Guerrero-Lasprilla en 1998.

La Junta de Apelaciones de Inmigración encontró que ambos hombres habían esperado demasiado para tratar de reconsiderar sus casos. El Tribunal de Apelaciones del Quinto Circuito dictaminó que la cuestión de si las apelaciones eran oportunas y un hecho,  no tenía el poder para revisarlo.

Hay una “fuerte presunción” a favor de la revisión judicial de las acciones de la agencia que solo se puede superar con evidencia “clara y convincente” de que el Congreso tenía la intención de prohibir la revisión judicial, escribió Breyer.

La corte ha aplicado constantemente “la presunción de revisión a los estatutos de inmigración. Y no vemos ninguna razón para hacer una excepción aquí (…) Interpretar el [estatuto] para excluir preguntas mixtas excluiría efectivamente la revisión judicial”.

El hecho de que el estatuto de la INA permita apelaciones para “cuestiones de derecho”, escribió, “de hecho incluye la aplicación de la ley a los hechos establecidos. Esto es particularmente cierto dado que el contexto legal y la historia apuntan al mismo resultado”.

En su discrepancia, Thomas escribió que la opinión de la corte “anula efectivamente una ley que anula la jurisdicción, ampliando el alcance de la revisión judicial más allá de los límites establecidos por el Congreso”.

Dan Stein, presidente de la Federación de Americanos para la Reforma de Inmigración (FAIR), criticó el fallo de la Corte Suprema.

“Este caso subraya una vez más lo difícil que parece ser para el Congreso frenar la negativa del poder judicial a respetar el derecho constitucional del Congreso de limitar los elementos de revisión judicial en los procedimientos de inmigración”, dijo Stein a The Epoch Times.

“En el caso, un órgano administrativo inferior había tomado una determinación objetiva sobre si los inmigrantes criminales deportables habían ejercido la debida diligencia que, a pesar de eso, les impidió hacer una moción oportuna para reabrir un caso. De los hechos del caso se desprende que no tenían ninguna excusa razonable para no presentar una moción de reapertura oportuna”.

“En cambio, la opinión mayoritaria de la Corte Suprema crea una ficción de que hay una mezcla de leyes y hechos aquí, y que esto otorga una licencia para permitir la revisión judicial donde el Congreso ha tratado explícitamente de evitarla. Y en este caso, la opinión socava el deseo explícito del Congreso de acelerar la expulsión de extranjeros criminales deportables”.

“Si bien el resultado final no está claro una vez que se vuelve a la corte inferior, la decisión todavía abre un agujero en los esfuerzos del Congreso para reducir las capas poco prácticas e inductoras de demora de la revisión judicial de los procedimientos de inmigración. Aparentemente, el poder judicial simplemente no puede evitarlo”.

*****

A continuación:

Residentes de Wuhan sienten desesperanza en medio del brote del virus del PCCh

TE RECOMENDAMOS