Corte Suprema falla a favor de animadora que insultó en Internet, en sentencia sobre libertad de expresión

Por Matthew Vadum
23 de Junio de 2021
Actualizado: 23 de Junio de 2021

Esta mañana, la Corte Suprema dictaminó por 8 a 1 que los derechos de la Primera Enmienda de una animadora de una escuela secundaria fueron violados cuando los funcionarios del distrito escolar de Pensilvania la disciplinaron por despotricar con palabras soeces en las redes sociales.

La sentencia del 23 de junio es una derrota para la Administración Biden, que había instado al tribunal a que permitiera a los distritos escolares suprimir la libertad de expresión de los estudiantes en las redes sociales si consideraban que podía perturbar el funcionamiento de la escuela.

El dictamen del tribunal en el caso, Mahanoy Area School District vs B.L., expediente judicial 20-255, fue redactado por el juez Stephen Breyer. El juez Clarence Thomas presentó una opinión disidente.

La estudiante implicada en el caso, Brandi Levy, era menor de edad en el momento en que se inició la demanda. Los archivos legales redujeron su nombre a las iniciales para proteger su identidad.

En 2017, cuando Levy tenía 14 años y era una estudiante de primer año, entró en el equipo de secundaria de animadoras del Mahanoy Area High School, pero como estudiante de segundo año, no logró avanzar al equipo universitario, permaneciendo en el de secundaria. También hizo una prueba para ser jardinera derecha en un equipo privado de sóftbol, pero no consiguió esa posición.

Un sábado, cuando no estaba presente en la escuela, usó Snapchat, donde los mensajes desaparecen automáticamente después de 24 horas. Posteó una fotografía de ella y una amiga, con los dedos medios extendidos, junto a la leyenda: “[Improperio] escuela [Improperio] sóftbol [Improperio] animar [Improperio] todo”. En otro mensaje escribió: “Me encanta que a mí y a [otra estudiante] nos digan que necesitamos otro año en el equipo de secundaria antes de llegar al universitario pero eso no le importa a nadie más”.

Las capturas de pantalla de los mensajes llegaron a estudiantes y profesores, según el tribunal.

Varias animadoras y otros estudiantes se dirigieron a los entrenadores de las animadoras sobre los mensajes y surgieron preguntas sobre los mismos durante una clase de álgebra impartida por uno de los dos entrenadores. Después de discutir el asunto con el director de la escuela, los entrenadores decidieron que, dado que los posteos utilizaban obscenidades en relación con una actividad extracurricular de la escuela, violaban las reglas del equipo y de la escuela. Las posteriores disculpas de Levy no conmovieron a las autoridades escolares y los entrenadores la suspendieron del equipo de animadoras durante un año.

Levy y sus padres presentaron una demanda ante un tribunal de distrito de EE.UU. y ganaron un juicio sumario contra el distrito escolar, al considerar que sus posteos en las redes sociales no habían causado una alteración importante en la escuela. El tribunal consideró que el castigo infringía la Primera Enmienda y concedió a Levy una indemnización simbólica por daños y perjuicios y por los honorarios de los abogados, y ordenó a la escuela que borrara su expediente disciplinario. El Tribunal de Apelación del Tercer Circuito de EE. UU. confirmó la decisión.

“Podría ser tentador descartar las palabras de B. L. como no merecedoras de las sólidas protecciones de la Primera Enmienda que aquí se discuten”, escribió Breyer para la Corte Suprema. “Pero a veces es necesario proteger lo superfluo para preservar lo necesario”.

“No podemos perder de vista el hecho de que, en lo que de otra manera podría parecer una instancia insignificante y desagradable de un privilegio (…) los valores sociales fundamentales están realmente implicados”, escribió el juez citando directamente la sentencia del tribunal de 1971 en el caso Cohen contra California.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS