Corte Suprema levanta el último obstáculo que permite la aplicación de la regla de carga pública

Por Janita Kan
22 de Febrero de 2020
Actualizado: 22 de Febrero de 2020

La Corte Suprema votó para permitir que la administración Trump haga cumplir su norma de inmigración de “carga pública” en Illinois, después de haber permitido anteriormente que la norma se aplicara en otras partes del país.

Los jueces de la Corte Suprema votaron 5 a 4 el 21 de febrero para conceder una suspensión de una orden judicial emitida por un tribunal inferior en Illinois, permitiendo a la administración Trump hacer cumplir su regla de “carga pública” en el estado mientras la apelación se lleva a cabo en los tribunales. Esto se produce después que la Corte Suprema levantara los mandamientos judiciales nacionales emitidos por un Tribunal de Distrito de Nueva York y confirmados por el  2º Circuito a finales de enero.

La decisión de enero permitió a la administración Trump hacer cumplir su norma en todo el país, excepto en Illinois, debido a un mandamiento judicial separado ordenado por el Tribunal de Distrito de los Estados Unidos para el Distrito Norte de Illinois que se aplica solo a ese estado.

Los jueces Ruth Bader Ginsburg, Stephen Breyer, Elena Kagan y Sonia Sotomayor, votaron para denegar la petición del gobierno de levantar el mandamiento judicial de Illinois.

La regla de la carga pública, que se emitió en 2019, aclara los factores que se tendrían en cuenta para determinar si es probable que alguien se convierta en una carga pública en algún momento del futuro. Una carga pública se refiere a una persona que probablemente llegue a depender principalmente del gobierno para su subsistencia mediante asistencia como cupones de alimentos o Medicaid.

La regla considerará a una persona como carga pública si recibe al menos una prestación del gobierno durante más de 12 meses en un período de tres años.

La administración Trump dijo que la regla se implementó porque quería “ver que la gente que viene a este país sea autosuficiente”. Pero los opositores dicen que la regla impide que los inmigrantes y sus familias tengan acceso a beneficios como salud, comida y programas de vivienda que complementen sus salarios y “les ayuden a llegar a fin de mes”.

La norma fue impugnada por varios estados y grupos de inmigración, lo que dio lugar a órdenes judiciales que impidieron que la norma entrara en vigor el 15 de octubre de 2019. Dos cortes federales de apelaciones, el 4º y el 9º Circuito, levantaron mandatos similares en diciembre de 2019. Pero el 2º Circuito se había negado a anular un par de órdenes judiciales emitidas por un Tribunal de Distrito de Nueva York, lo que llevó a la administración Trump a presentar una solicitud de emergencia (pdf) al tribunal superior a principios de enero para levantar esos bloqueos.

La administración Trump presentó otra solicitud (pdf) a la corte superior el 13 de febrero para levantar el resto de las medidas cautelares que afectan a Illinois para que la regla, que está programada para entrar en vigor la próxima semana, pueda ser aplicada en los 50 estados.

Como parte de la decisión, la jueza Sotomayor escribió una disidencia que criticaba a la administración y a sus colegas que accedieron a la petición del gobierno. Ella mencionó que el gobierno no había demostrado un elemento importante para justificar la concesión de su solicitud de levantar la orden judicial, ya que no podían demostrar la probabilidad de un daño irreparable.

“El gobierno es incapaz de articular cuántos casos —si es que hay alguno— afectarían entretanto a este estrecho mandato judicial”, escribió Sotomayor (pdf). “En resumen, la única dificultad que el gobierno alega es que debe hacer cumplir una interpretación existente de una norma de inmigración en un estado —como lo ha hecho durante los últimos 20 años— mientras que una versión actualizada de la norma entra en vigor en los 49 [estados] restantes”.

Sotomayor también reprobó a otros miembros del tribunal, diciendo que el tribunal “es en parte culpable de la ruptura del proceso de apelación”.

“Eso es porque la corte —en este caso, los casos de Nueva York y muchos otros— fue muy rápida en conceder las peticiones ‘reflexivas’ del gobierno”, escribió, añadiendo que la decisión de la corte de conceder las suspensiones de las órdenes judiciales “tiene un costo”.

“[Las solicitudes de aplazamiento] alteran el proceso normal de apelación, poniendo un pulgar en la escala a favor del partido que ganó el aplazamiento”, escribió. “Exigen mucho tiempo y recursos cuando la intervención del tribunal puede ser innecesaria, especialmente cuando, como aquí, un tribunal de apelaciones está listo para decidir el asunto por sí mismo”.

Ella contrastó la decisión del tribunal de conceder la petición del gobierno con la forma en que el tribunal trata a los condenados a muerte que solicitan una suspensión de la ejecución.

“Este tribunal a menudo permite que las ejecuciones, en las que el riesgo de daños irreparables es la pérdida de vidas, prosigan, justificando muchas de esas decisiones sobre supuestos incumplimientos ‘de plantear oportunamente cualquier reclamación potencialmente meritoria'”, declaró.

En la decisión del tribunal de enero de levantar el mandamiento judicial nacional de Nueva York contra la misma norma de inmigración, el juez Gorsuch planteó sus preocupaciones sobre los mandamientos judiciales nacionales en una opinión concurrente, al tiempo que accedió a la petición del gobierno de levantarlos en ese caso. Manifestó que los mandamientos judiciales de alcance nacional plantean “serias dudas sobre el alcance de los poderes equitativos de los tribunales en virtud del artículo III” de la Constitución y han hecho que los jueces tomen “decisiones apresuradas, de alto riesgo y con poca información” porque esta práctica obliga a las partes a “apresurarse a partir de una audiencia de mandamiento judicial preliminar” en lugar de “emplear su tiempo en desarrollar metódicamente argumentos y pruebas en casos limitados a las partes en cuestión”.

Los argumentos oficiales para el caso de las apelaciones de Illinois en el 7º Circuito están programados para el 26 de febrero.

Sigue a Janita en Twitter: @janitakan

A continuación

Por qué los progresistas quieren más inmigración ilegal

TE RECOMENDAMOS