Corte Suprema se niega a bloquear orden de vacunación contra COVID-19 de NY para empleados sanitarios

Por Jack Phillips
13 de Diciembre de 2021 8:01 PM Actualizado: 13 de Diciembre de 2021 8:01 PM

La Corte Suprema de Estados Unidos se negó este lunes a emitir una orden judicial contra la orden de vacunación contra la COVID-19 de Nueva York para los empleados sanitarios, que no les permite solicitar una exención religiosa.

El estado de Nueva York impuso la orden de vacunación para los médicos y enfermeras en agosto, permitiendo solo exenciones médicas, no religiosas. La política de exención religiosa expiró en noviembre.

La última decisión indica que la corte superior no tiene ganas de meterse en la cuestión de las ordenes de vacunación. La Corte Suprema ha rechazado anteriormente otras impugnaciones, incluyendo uno que se centró en la falta de una exención religiosa de Maine a las ordenes de vacunación para los trabajadores de la salud.

Los demandantes, que incluyeron a médicos cristianos, dijeron que la orden de vacunación de Nueva York viola la prohibición de la Primera Enmienda de la Constitución de EE. UU. sobre la discriminación religiosa por parte del gobierno. También argumentaron que viola la ley federal de derechos civiles que requiere que las empresas se adapten a las creencias religiosas de los empleados.

Los jueces Clarence Thomas, Samuel Alito y Neil Gorsuch escribieron que habrían apoyado detener temporalmente la aplicación de la orden de Nueva York.

“A veces, las creencias religiosas discrepantes pueden parecer extrañas y desconcertantes. En tiempos de crisis, esta perplejidad puede convertirse en miedo e ira”, escribió Gorsuch en su discrepancia.

“Uno solo puede esperar que el fallo de hoy no sea el capítulo final de esta triste historia”, continuó Gorsuch. “Casos como este pueden servir como advertencias para quienes lo siguen”.

En octubre, cuando la Corte Suprema no tomó el caso de la vacunación en Maine, Gorsuch escribió que “los empleados sanitarios que han servido en la primera línea de una pandemia durante los últimos 18 meses ahora están siendo despedidos y sus prácticas canceladas”, y agregó que han sido despedidos “por adherirse a sus creencias religiosas constitucionalmente protegidas”.

“Su difícil situación es digna de nuestra atención”, argumentó.

Las vacunas Pfizer-BioNTech y Moderna utilizaron líneas celulares fetales en sus fases de prueba, mientras que Johnson & Johnson utilizó una línea celular fetal humana conocida como PER.C6. PER.C6 que se desarrolló a partir de las células de la retina de un feto de 18 semanas que fue abortado en 1985.

Aparte de Maine y Nueva York, Rhode Island es el único otro estado que no permite exenciones religiosas a la vacuna para los trabajadores de la salud.

El 26 de agosto, el Departamento de Salud de Nueva York ordenó que los profesionales de la salud que estuvieran en contacto con pacientes u otros empleados debían vacunarse antes del 27 de septiembre. Ese plazo se retrasó hasta el 22 de noviembre.

El estado dijo que, en virtud de la política, los empleadores pueden considerar las solicitudes de adaptación religiosa y los empleados pueden ser reasignados a trabajos como el trabajo a distancia.

El estado dijo que las exenciones médicas están destinadas al pequeño número de personas que han tenido alguna reacción alérgica grave a las vacunas contra COVID-19 y que las ordenes de vacunación de los trabajadores de la salud veteranos para el sarampión y la rubéola no tienen exenciones religiosas.

Con información de Reuters.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.