Crisis en la frontera: Niños en el centro de la creciente industria del contrabando

Por Charlotte Cuthbertson
05 de Agosto de 2019 Actualizado: 05 de Agosto de 2019

WASHINGTON—Un hondureño de 33 años cruzó ilegalmente la frontera de los Estados Unidos con su “hijo” de 15 años.

Después de una investigación, se descubrió que el hombre le había pedido prestado el niño a su madre en Honduras para usarlo y poder ser liberado rápidamente en los Estados Unidos como una unidad familiar. El hombre presentó un certificado de nacimiento falso del niño.

Los agentes de la Patrulla Fronteriza y los agentes de Investigaciones de Seguridad Nacional (HSI) están descubriendo miles de historias en la que contrabandistas y extranjeros ilegales se enteran de que cruzar la frontera con un niño es un boleto seguro para que los adultos puedan entrar a los Estados Unidos, debido a los vacíos legales.

En este caso, el niño no tenía familia en los Estados Unidos, y el hombre le dijo a los agentes que había planeado dejar al niño con un hombre desconocido en Nebraska. “También afirmó que las tarifas de contrabando son considerablemente menos costosas cuando los adultos viajan con un niño”, según las notas de casos obtenidas por La Gran Época. El hombre confesó cuando se enfrentó a una prueba de ADN. Fue acusado de contrabando de extranjeros.

Matthew Albence, el entonces director ejecutivo asociado de Inmigración y Control de Aduanas, testifica en una audiencia en el Capitolio el 18 de septiembre de 2018. (Samira Bouaou/La Gran Época)

“Al exigir la liberación de las unidades familiares antes de la conclusión de los procedimientos de inmigración, las organizaciones criminales transnacionales y contrabandistas de personas están explotando las decisiones judiciales y la legislación aparentemente bien intencionadas”, dijo Matthew Albence, director interino de Inmigración y Control de Aduanas, en una audiencia congresal el 25 de julio.

“Estos despreciables contrabandistas han creado toda una industria ilícita con millones de dólares obtenidos mediante la venta, alquiler y reciclaje de niños, utilizados por adultos sin escrúpulos para hacerse pasar por unidades familiares”.

La HSI, una división de ICE, ha enviado 4000 agentes para ayudar a la Patrulla Fronteriza a investigar a las familias falsas que ingresan a lo largo de la frontera sur.

Desde mediados de abril, cuando se desplegaron los agentes de la HSI, se han descubierto más de 5800 familias falsas, según Kevin McAleenan, secretario interino del Departamento de Seguridad Nacional. Se ha encontrado que casi el 15 por ciento de todas las unidades familiares que los agentes de la Patrulla Fronteriza refieren a la HSI, son fraudulentas.

En casos separados, dos hombres guatemaltecos afirmaron estar viajando con sus hijos adolescentes cuando fueron detenidos por la Patrulla Fronteriza en Santa Teresa, Nuevo México.

Posteriormente, ambos hombres admitieron ante los agentes de la HSI que una organización de contrabando les había proporcionado a los niños: uno tenía 15 años y el otro 16 años. Ambos hombres fueron acusados ​​y condenados por reingreso ilegal.

Otro caso reciente estableció que el guatemalteco Francisco Paredes-García, usó un certificado de nacimiento falso para tratar de convencer a los agentes fronterizos de que un niño de 17 años era su hijo.

Durante una entrevista posterior con los agentes de la HSI, Paredes-García admitió que el niño no era suyo y que solo lo había conocido por poco tiempo.

Le dijo a los agentes que el verdadero padre del niño se lo había “regalado” para que pudiera decir que era una unidad familiar.

“Paredes-García dijo que sabía que el certificado de nacimiento contenía información falsa y aún así la usaba, porque sabía que era la única forma en que podía ingresar a los Estados Unidos”, indica el expediente del caso de la HSI. Paredes-García fue acusado y condenado por hacer declaraciones falsas.

Un hondureño de 24 años dijo a los agentes fronterizos que viajaba con su hijo de 6 meses y les entregó un certificado de nacimiento hondureño falsificado. Una prueba de ADN posterior reveló que los dos no estaban relacionados, y el hombre admitió que el niño pertenecía a su novia, que estaba en Honduras.

La HSI dijo que el hombre había intentado recientemente ingresar a los Estados Unidos con el niño en dos ocasiones separadas, pero fue devuelto a México para esperar su audiencia de inmigración. El hombre fue acusado de contrabando de extranjeros.

En casos como estos, la mayoría de los niños son enviados de regreso a sus familias en sus países de origen, según ICE. Algunos también están conectados con miembros de la familia en los Estados Unidos.

El número de individuos dentro de unidades familiares que fueron detenidos por la Patrulla Fronteriza a lo largo de la frontera sur, en lo que va del año fiscal, llegó a más de 390.000 a fines de junio. Otros 37.500 se presentaron en los puertos de entrada sin documentación legal; siendo un promedio de 1600 por día desde el 1 de octubre de 2018.

Solo el 14 por ciento de las unidades familiares aseguró una petición de miedo creíble luego de cruzar la frontera ilegalmente en el año fiscal 2018, según datos de Aduanas y Protección Fronteriza. La Patrulla Fronteriza está tan abrumada que a menudo liberan familias en los Estados Unidos a las pocas horas de la detención, incluso si no hacen un reclamo de miedo creíble.

Todas las familias son liberadas con un Aviso de Comparecencia en la corte de inmigración, pero la gran mayoría no se presenta.

De casi 17.000 casos de asilo para unidades familiares completados desde el 24 de septiembre de 2018, solo 142 recibieron alivio de asilo por un juez de inmigración, lo cual significa menos del 1 por ciento. La mayoría (13.500) fueron ordenados a ser removidos luego de no presentarse en su audiencia en la corte, según datos del Departamento de Justicia. Las estadísticas son de 10 tribunales de inmigración importantes en todo el país, incluidos Houston, Nueva York, Los Ángeles, Miami y Atlanta.

Actualmente, la corte de inmigración tiene acumulados más de 900.000 casos.

Un contrabandista rema su balsa de regreso a México luego de dejar a una mujer guatemalteca y a su hija en el lado estadounidense del Río Grande cerca de McAllen, Texas, el 18 de abril de 2019. (Charlotte Cuthbertson/La Gran Época)

Impostores de niños

Una nueva tendencia que los agentes están descubriendo con mayor frecuencia es la de los impostores de niños, especialmente varones adultos que usan certificados de nacimiento falsos para pasar como menores no acompañados.

Los menores no acompañados generalmente son transferidos de la custodia de la Patrulla Fronteriza a Salud y Servicios Humanos dentro de las 72 horas, lo que les da a los agentes una breve ventana para descubrir el fraude.

La HSI recientemente descubrió a un hombre hondureño de 23 años que afirmó, con un certificado de nacimiento falso, tener 17 años cuando fue arrestado por la Patrulla Fronteriza. Desde mediados de abril, los agentes de la HSI han descubierto 71 de estos impostores infantiles; 70 de los cuales han sido aceptados para ser procesados.

Más de 67.000 niños no acompañados han cruzado la frontera sur desde el 1 de octubre de 2018. La mayoría son de Centroamérica, y pasan alrededor de 45 días bajo custodia de Salud y Servicios Humanos antes de ser entregados a un patrocinador dentro de los Estados Unidos, en la mayoría de los casos (79 por ciento), a un adulto que está en el país ilegalmente.

“El aumento en el flujo de inmigrantes ilegales y el cambio en los que llegan a nuestra frontera están poniendo a los migrantes, especialmente a los niños pequeños, en riesgo de ser expuestos a contrabandistas, traficantes, delincuentes y a los peligros del difícil viaje”, dijo Albence.

Video relacionado

Por qué los progresistas quieren más inmigración ilegal

TE RECOMENDAMOS