Cubanos se convierten en el grupo de extranjeros con mayor entrada a México

Por Pachi Valencia
08 de Julio de 2019 Actualizado: 08 de Julio de 2019

La cifra de migrantes cubanos que ingresó a México este año es 30 veces mayor a la de 2018, según las estadísticas publicadas por la Unidad Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación de México (SEGOB).

El Instituto Nacional de Migración (INM) recibió a 4225 ciudadanos cubanos entre enero y mayo de 2019, en comparación de tan solo 135 cubanos que ingresaron entre enero y mayo del año pasado.

Esta nueva cifra los convierte en el grupo más grande de migrantes que se dirige hacia México, dejando atrás a Guatemala y Honduras, e incluso a los peticionarios de asilo de África.

Esta cifra es un incremento de más de 30 veces en solo cinco 5 meses. Así mismo, de acuerdo con los datos proporcionados por la SEGOB, 492 cubanos fueron deportados a su país en 2019 desde México, comparado a los 74 cubanos repatriados en 2018.

(Gráfico Propio/Fuente: Unidad Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación de México)

Luego que en enero de 2017 el expresidente de EE.UU., Barack Obama negara el acceso a asilo a los cubanos que buscaban escapar de la isla al eliminar la política “pies secos, pies mojados” que estaba en vigencia desde 1995, los ciudadanos de la isla ahora intentan entrar de forma ilegal a Estados Unidos a través de México.

La ruta más popular que toman los isleños empieza desde Guyana, para luego dirigirse a Brasil, Perú, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, Honduras y Guatemala.

Sin embargo, durante esta travesía que puede durar hasta 2 meses, son muchos los cubanos que arriesgan sus vidas en la selva centroamericana, algunos incluso mueren en el camino. En junio se reportó que al menos 12 cuerpos fueron identificados, luego de haberse ahogado mientras dormían junto al río Darién que se desbordó y acabó con la vida de los isleños.

Las dificultades no terminan allí, ya que muchos cubanos han reportado que al llegar a territorio mexicano, las colas para regularizar su situación migratoria en la frontera pueden durar semanas, y el gobierno de AMLO solo les concede 28 días para tener todo en regla, o de lo contrario deben abandonar el país.

Según El Heraldo de México, en marzo de este año fueron tantas las solicitudes migratorias acumuladas de ciudadanos cubanos, que abogados en Tapachula, Chiapas, se aprovecharon de la desesperación y empezaron a cobrar hasta USD 530 para hacer el trámite, a pesar que la INM señala que es gratuito.

En dicha ciudad fronteriza, el INM y la Guardia Nacional de México también llevaron a cabo redadas en hoteles durante las últimas semanas para detener a migrantes que no tengan documentos para quedarse de forma legal en territorio mexicano. Sin embargo, muchos testigos afirman que estas operaciones se realizan sin una debida orden judicial y los agentes suelen enfocarse en detener a solo a migrantes cubanos.

Miembros de la Guardia Nacional montan guardia a lo largo de las orillas del río Suchiate en Ciudad Hidalgo, estado de Chiapas, México, para evitar cruces ilegales a través del río fronterizo hacia y desde Tecún Umán en Guatemala, el 3 de julio de 2019. (STR/AFP/Getty Images)

Medios locales informaron que solo en Chiapas hay alrededor de 900 cubanos con intenciones de arribar a Estados Unidos.

Mientras que el pasado 3 de julio en la frontera norte de Reynosa, Tamaulipas con Hidalgo, Texas, un centenar de cubanos intentó entrar a la fuerza a territorio estadounidense para exigir que se agilicen los trámites de asilo humanitario. Las autoridades migratorias mexicanas tuvieron que cerrar el Puente Internacional que une ambas ciudades fronterizas y los agentes de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos tuvieron que colocar vallas temporales y alambre de púas para impedir el paso.

El pasado junio, un grupo de cubanos denunciaron maltratos en la ciudad de Juárez mientras esperan la solicitud de asilo político y pidieron a los congresistas de Estados Unidos que los ayuden a salir de esa zona.

En un memorando de entendimiento migratorio entre en México y Cuba que entró en vigencia en mayo de 2016, el régimen cubano se comprometió a recibir a sus ciudadanos deportados desde México por situación migratoria irregular.

Un grupo de cubanos esperan fuera de la oficina del Centro de Atención Integral de Migrantes para registrar sus números para ingresar a los Estados Unidos, en Ciudad Juárez, estado de Chihuahua, el 20 de mayo de 2019. (Paul Ratje/AFP/Getty Images)

Sin embargo, los cubanos hacen todo lo posible para no regresar a la isla.

Para ellos, regresar a Cuba no es una opción “porque no hay comida, no hay trabajo, y nos tratarían como opositores al regresar”, según declaraciones a Cibercuba.

El 7 de junio, el presidente de Estados Unidos Donald Trump, anunció la suspensión indefinida de los aranceles a todas las importaciones de México tras alcanzar un acuerdo con el país para “reducir considerablemente o eliminar” el flujo migratorio.

Desde dicho acuerdo, México ha intensificado los esfuerzos contra la migración con la presencia de la Guardia Nacional -un nuevo cuerpo de seguridad compuesto por militares, marinos y policías- y más agentes migratorios en la frontera sur del país.

Según el INM, de mayo a junio las deportaciones se incrementaron un 32,7 %, pasando de 16.507 a 21.912 extranjeros devueltos por las autoridades a sus países de origen.

¿Por qué el comunismo no es tan odiado como el fascismo?

TE RECOMENDAMOS