DACA de derecha e izquierda: ¿corrupción política o decencia humana?

Por Matthew Vadum
14 de Noviembre de 2019 Actualizado: 14 de Noviembre de 2019

WASHINGTON — El programa de la era Obama; Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), que durante siete años ha protegido de la deportación a unos 700.000 menores, se ha convertido en un punto álgido en la política estadounidense.

El programa, altamente controvertido, volvió a la luz este 12 de noviembre, cuando la Corte Suprema escuchó argumentos orales de la administración Trump que confrontan a DACA. Un gran mitín de activistas pro-DACA estuvo parado afuera de la corte durante horas ese día mientras las presentaciones legales procedían dentro.

Siguiendo sus promesas de campaña, el presidente Donald Trump intentó terminar con DACA en 2017, pero solo recibió una serie de órdenes de restricción de jueces federales que sostenían que el programa no podía cerrarse. Los tribunales han ordenado a la agencia de Servicios de Ciudadanía e Inmigración de EE. UU. que siga aceptando solicitudes de los beneficiarios de DACA.

Los liberales tienden a decir que los diversos jueces actuaron por principios y compasión usando un espíritu de generosidad acogedora; los conservadores tienden a decir que los jueces son parte del movimiento de resistencia anti-Trump y actúan como políticos, imponiendo sus preferencias políticas en lugar de ser árbitros imparciales de la ley.

Para los conservadores, DACA es la esencia de la corrupción política, un programa sin ley que es apoyado por el movimiento izquierdista, que es respaldado por corporaciones y movimientos de fronteras abiertas. Los conservadores consideran el litigio ante la Corte Suprema como un medio para restaurar las normas constitucionales. Para los liberales, DACA es simple decencia humana.

Los conservadores ven a los beneficiarios de DACA como una excusa calculada que despejaría el camino de una amnistía masiva e incluso tasas de inmigración más altas en el futuro. Los liberales los ven como víctimas inocentes que son parte del futuro de Estados Unidos.

Contra ese telón de fondo, en la Corte Suprema, el fiscal general Noel Francisco dijo que un problema clave con DACA era “que no hay un principio limitante” involucrado en él.

“La teoría sobre la cual descansa DACA efectivamente le permite al gobierno crear una oscura INA [Ley de Inmigración y Nacionalidad] para cualquier categoría de extranjeros que elija con el fin de hacerlos objetivos de baja prioridad, una INA secundaria de segundo nivel”, dijo. En términos de autoridad legal para DACA, “simplemente no hay nada allí”.

DACA evitó que sus beneficiarios fueran retirados de Estados Unidos y permitió a los solicitantes ir al frente de la proverbial línea de inmigración, generando el resentimiento de los entusiastas de la ley y el orden y de aquellos que emigraron al país siguiendo las reglas adecuadamente. Los participantes del programa DACA recibieron autorización de empleo temporal y renovable, así como acceso a beneficios gubernamentales como el Seguro Social.

El programa [no es reprochable] simplemente por tener el objetivo de convertirse en “una cuasi-amnistía para los jóvenes”, en su mayoría latinos, lo que ha sido controvertido desde que el entonces presidente Barack Obama lo creó en 2012, [lo más reprochable] ha sido el método por el cual se creó.

“No soy el rey”, dijo Obama en octubre de 2010, respondiendo a la presión de activistas y legisladores para otorgar la amnistía. “No puedo hacer estas cosas solo”. En marzo de 2011, dijo con “respecto a la idea de que puedo suspender las deportaciones por orden ejecutiva, ese no es el caso”.

En mayo de 2011, Obama reconoció que tal programa sería inconstitucional, y dijo que no podía “pasar por alto al Congreso y cambiar la ley yo mismo”. … Así no es como funciona una democracia”.

Pero, al año siguiente, Obama creó DACA unilateralmente con el trazo de un bolígrafo, lanzando una mitología mediática sobre los jóvenes receptores del programa.

En el momento en que firmó la orden ejecutiva de DACA dijo que, “no era una amnistía, esto no es inmunidad. Este no es un camino hacia la ciudadanía. No es una solución permanente. Esta es una medida temporal provisional que nos permite enfocar nuestros recursos de manera inteligente al tiempo que brindamos un grado de alivio y esperanza a los jóvenes talentosos, motivados y patrióticos”.

Periodistas, activistas y otros captaron la señal no tan sutil de Obama y comenzaron a retratar a los receptores de DACA como figuras patrióticas, incluso heroicas, pioneras que ejemplifican lo mejor que Estados Unidos tenía para ofrecer, a pesar de que no eran estadounidenses. Los beneficiarios de DACA son un subconjunto de aproximadamente 4 millones de los llamados Dreamers, muchos de los cuales no solicitaron ayuda bajo DACA, pero que posiblemente podrían calificar bajo el tipo de amnistía que los demócratas y algunos republicanos están presionando en el Congreso.

Dan Stein, presidente de la Federación para la Reforma de la Inmigración Estadounidense (FAIR), dijo a La Gran Época que su grupo espera que el tribunal produzca “una declaración clara … que ningún presidente tiene autoridad ilimitada para ignorar las limitaciones federales de inmigración y admitir un número ilimitado de extranjeros basados en preferencias políticas personales. Esta fue la posición final de Obama, y una que es muy peligrosa”.

El látigo de la minoría del Senado, Dick Durbin, un demócrata de Illinois que se jacta de ser uno de los primeros legisladores en pedir que se cree el programa DACA, dijo que la Corte Suprema estaba “Considerando un tema de derechos humanos fundamentales: el destino de los Dreamers, cientos de miles de jóvenes inmigrantes que llegaron a Estados Unidos cuando eran niños. Son estadounidenses en todos los sentidos, excepto por su estado migratorio”.

Trump ha expresado simpatía por los destinatarios de DACA, a pesar de objetar la forma en que su predecesor creó el programa.

“El presidente Obama dijo que no tenía derecho legal a firmar el pedido, pero que lo haría de todos modos. ¡Si la Corte Suprema remedia con un vuelco, se hará un trato con los demócratas para que se queden!”, Tuiteó horas antes de la audiencia de la Corte Suprema.

Este tuit fue demasiado para la autora conservadora y crítica de inmigración Ann Coulter, una de las primeras personas que respaldaba la carrera presidencial de Trump.

“Está bien, (…) lo hizo. Me rindo. Pueden quedarse. Debes asumirlo”, respondió la autora de “En Trump creemos: E Pluribus Awesome!” (2016) y “¡La resistencia es inútil!: Cómo la izquierda que odia a Trump perdió su mente colectiva” (2018), respondió en un tuit.

Algunos conservadores de base comparten la frustración de Coulter por el enfoque de Trump hacia DACA, a pesar que las calificaciones de aprobación del presidente entre los republicanos siguen siendo altísimas.

Stein, de FAIR, responsabiliza de la situación a los demócratas, quienes “han demostrado en repetidas ocasiones que preferirían utilizar a los niños menores y los beneficiarios de DACA como un arma política en lugar de [asumir] una posición de compromiso para lograr soluciones duraderas a problemas futuros”.

Descubre

Agentes de la frontera dicen que ‘niños están siendo alquilados’ para cruzar

TE RECOMENDAMOS