Dando gracias a la manera antigua de China

25 de Noviembre de 2015 Actualizado: 26 de Noviembre de 2015

Deje una gota de bondad y será pagada con una fuente de recompensa, se decían los antiguos chinos. Muchos de ellos en serio.

De acuerdo con las enseñanzas de Confucio, uno no sólo debe pagar la bondad, sino también hacerlo con generosidad. En el Reglamento de Estudiantes, un texto que rima generalmente es memorizado por los niños, dice: “Pagar la bondad, olvidar rencores; deshacerse de los rencores rápidamente,hacer recíproca la bondad gratuitamente. ”
Lecciones de gratitud que han pasado con frecuencia a la historia y el folclore chinos, como lo demuestra la historia de tres hombres de Estado antiguos.

Han Xin: Gran tolerancia e integridad Superior

Hace más de 2.000 años, unos 200 años antes de Cristo, hubo un gran general llamado Han Xin que jugó un papel decisivo en el auge de la dinastía Han. En su juventud, Han Xin era indigente y sufrió muchas penurias lo cual forjó su carácter heroico.

Una vez, muy hambriento, Han Xin estaba en un río, intentando la pesca con la mano. Varias mujeres estaban allí lavando ropa, y la mayoría ignoraron la pobreza del joven. Una, sin embargo, se apiadó de Han Xin y le ofreció algo de comida.

La señora se mostró escéptica: “Joven, ni siquiera puedes alimentarte. Yo te alimenté por piedad, no tienes que pensar en pagarme”.

Han Xin practicaba artes marciales y llevaba una espada. En una ocasión, mientras caminaba por las calles, se encontró a un camorrista que bloqueó su camino.

Buscando pelea, el rufián exigió que Han Xin se le arrastrase entre las piernas antes de continuar, o de lo contrario usase su espada. En aquel entonces, arrastrarse entre las piernas de otra era un acto muy humillante, sobre todo para un guerrero.

Habría sido bastante fácil para Han Xin cortar la cabeza del rufián que estaba en su camino, pero decidió no hacerlo. A medida que el hombre se burlaba de él, se bajó y se sometió a la humillación, luego se alejó, como si nada hubiera pasado.

Pasaron los años y Han Xin se hizo grande, al derrotar a los enemigos de los Han, haciendo posible el establecimiento de una gloriosa dinastía que daría al chino moderno el nombre de su escritura y origen étnico.

Fiel a su palabra, Han Xin buscó a la lavandera, ahora una anciana, que una vez lo alimentó. Él le dio una gran suma de oro que aceptó debido a su insistencia.

Han Xin sabía que el acto de humillación ante el rufian como el acto de bondad de la mujer, habían contribuido a su crecimiento personal, por lo que lo buscó y le concedió una recompensa moderada al hombre , quien, viendo la magnanimidad del general, aprendió su lección y le agradeció enormemente.

Al ver que el chico que una vez había intimidado se había convertido en una personalidad tan distinguida, el hombre se postró ante Han Xin y le pidió perdón.

Una horda Tribal rescata al Duque Mu por un favor pasado

El cumplimiento de la gratitud es un deber que debe observarse independientemente de su clase social. Cientos de años antes de Han Xin, la tierra que ahora se llama China se componía de poderes en combates mutuos. Fueron 500 años de desunión conocido como el Período de Primavera y Otoño y de los Reinos Combatientes. Fuera de las campañas y conspiraciones que caracterizan a ese período de la historia, también nos ha dejado muchos relatos de cooperación y honor.

En el siglo séptimo antes de Cristo, el Estado chino occidental de Qin estaba en desacuerdo con el poderoso Estado Jin. Durante un año, hubo una hambruna en Jin. El gobernante de Qin, duque Mu, estaba preocupado por la difícil situación del pueblo Jin, y tomó una decisión humanitaria. Él envió grandes cantidades de granos a través del río Amarillo para rescatar a Jin de la inanición.

Al año siguiente, sin embargo, Qin sufrió su propia hambre y pidió ayuda a Jin. El príncipe de Jin, Duke Hui, no sólo le negó la ayuda, sino incluso envió una fuerza expedicionaria para apoderarse de los territorios fronterizos en disputa.

El Duque Mu de Qin estaba furioso, y corrió al campo de batalla con sus hombres. Pero las tropas de Jin estaban bien preparadas y rodearon rápidamente la fuerza de Mu.

Toda esperanza parecía perdida, pero un grupo de 300 hombres de las tribus rurales de repente aparecieron en la acción, acuchillando a los sorprendidos soldados Jin. El ataque sorpresa fue tan eficaz que las tropas de Qin no sólo escaparon rodeándolos, sino también salieron victoriosos y capturaron al gobernante de Jin, el Duque Hui.

El Duque Mu estaba simplemente tan perplejo como su enemigo. ¿Quiénes eran estas personas? ¿Por qué lo habían rescatado?

La tribu había venido a apagar una deuda. Algunos años antes, el duque Mu había perdido varios caballos apreciados, que fueron capturados y sacrificados. Las autoridades de Qin pronto descubrieron lo que había sucedido a los corceles, pero ya era demasiado tarde y la tribu ya banqueteaba lejos.

Al principio, el duque Mu quería ejecutarlos a todos, pero cedió -los caballos se habían ido, y matando brutalmente a unos pocos cientos de personas no lograría traerlos de de regreso.

En cambio, el duque ofreció a la tribu vino fino para acompañar su comida. Fue la tolerancia del duque Mu y el perdón lo que llevó a estas personas en su ayuda en su momento de peligro.

El Ministro Wu Zixu recuerda al pescador que lo transportó a la Seguridad
Dos siglos más tarde, el poderoso reino de Wu envió tropas contra el Estado Zheng. Su gobernante, el duque Ding, luchó para encontrar una salida a esta situación. Prometió una buena recompensa a cualquier persona que pudiera ayudar a salvar el estado de Zheng de la destrucción.

Cuatro días pasaron, pero nadie podía pensar en nada. Por último, un joven pescador se presentó y dijo: “Yo puedo hacer retroceder al ejército Wu”.

El duque le preguntó: “¿Cuántos hombres y carros necesitas?”

“Yo no necesito soldados o armas. Este remo será suficiente “, respondió el pescador.

Luego se dirigió a las fuerzas de Wu, que estaban comandadas por el gran ministro Wu Zixu.

Años antes, Wu Zixu se había desempeñado como funcionario real en el estado de Chu, su tierra natal. Cuando el rey hizo ejecutar al hermano y el padre de Wu bajo la persuasión de un asesor corrupto, Wu Zixu sabía que él sería el próximo. Los soldados Chu lo buscaban, él organizó una peligrosa aventura para escapar del país y garantizar que los crímenes cometidos en contra de su familia serían llevados un día ante la justicia.

En el camino, Wu Zixu llegó al poderoso río Yangtze. Oculto entre los juncos, vio a un viejo pescador, quien lo ayudó a cruzar el río. Una vez hecho esto, el anciano, al ver el gran valor de Wu Zixu y comprendiendo la gravedad de su misión, sabía que las autoridades lo cuestionarían cuando ellos también llegaran a este lugar. Para asegurar su silencio, volcó su barca y se ahogó.

Wu Zixu se conmovió profundamente: “Yo vivo por tu ayuda, tu mueres por mí. Qué tragedia! “Lloró.

Con el tiempo él llegó al reino Wu y se convertió en un exitoso ministro y general, Wu Zixu comenzó sus preparativos para fortalecer Wu y extinguir Chu, con lo que nuestra historia regresa de nuevo al ataque contra el Estado Zheng, que fue atrapado entre los dos poderes.

El joven pescador cantaba y remaba mientras se acercaba el campamento de Wu Zixu.

“¿Recuerda usted que se escondió entre los juncos?
Rcuerda su transporte a través del Yangtze, realizado por ese pescador? ”
El general salió de su tienda y le preguntó: “Joven, ¿quién eres?”

“¿No reconoce este remo? Era de mi padre, que una vez salvó su vida con él “, dijo el pescador.

“Recuerdo”, dijo Wu Zixu. “Tú eres su hijo, pero ¿por qué estás aquí?”
Ustedes están atacando nuestro estado”, dijo el joven. “Si puedo poner fin a su invasión, el duque Ding me recompensará. Gran general, recuerde a mi difunto padre! ”

“Sólo porque tu padre me salvó podría yo vivir para ver el día de hoy. ¿Cómo puedo olvidar su favor? “, Dijo Wu Zixu. De inmediato ordenó a sus tropas  retirarse de nuevo a Wu.

El joven pescador fue un héroe. El duque de Zheng lo recompensó con un centenar de acres de tierra fértil, y se convirtió en un reconocido funcionario local.

Las acciones y la personalidad de Wu Zixu han sido recordadas como un dechado de integridad tradicional chino. Él luchó a la vez para asegurarse de que los que lo agraviaron fueran llevados a la justicia, mientras que nunca olvidó pagar a quienes lo ayudaron.

Encuentre también en LA GRAN ÉPOCA información sin censura sobre China

 

Alfredo Casero destaca la misión de Shen Yun “de hacer algo por el bien, por la belleza y por lo que es justo”

TE RECOMENDAMOS