¿Debería la OTAN tener una presencia permanente en el Ártico?

Por LEE HARDING
08 de Junio de 2020 11:45 AM Actualizado: 08 de Junio de 2020 1:32 PM

Noticia de análisis

Mientras Rusia y China siguen ampliando su huella en el Ártico, algunos observadores creen que la OTAN debería tener una presencia permanente en la región para lograr un efecto disuasorio y salvaguardar la seguridad marítima.

El teniente Colin Barnard, un estadounidense que trabaja en el Mando Marítimo de la OTAN en el Reino Unido, dijo que la creciente presencia en el Ártico de Rusia y China merece atención. Él planteó el caso en un reciente artículo para el Centro de Seguridad Marítima Internacional titulado “Por qué la OTAN necesita un grupo marítimo permanente en el Ártico”.

Rusia ha aumentado su presencia comercial y naval en el Ártico, mejorando las antiguas bases y construyendo otras nuevas, al tiempo que refuerza su capacidad militar en la región.

China, por su parte, ha perforado en busca de gas en el Mar de Kara frente a la costa norte de Rusia, ha construido rompehielos, ha reivindicado los derechos de pesca en el Ártico y está expandiendo el turismo a la región. Durante al menos cinco años, China ha navegado en barcos de carga cerca de las costas rusas en lo que el Partido Comunista Chino llama “la Ruta de la Seda Polar”.

Rusia está prestando atención, ya sea que Occidente lo haga o no. Desde 2019, Rusia ha exigido que todo buque naval extranjero que navegue por la Ruta Marítima Septentrional le notifique a Moscú con un mínimo de 45 días de antelación, proporcionando detalles sobre el buque, el propósito del viaje, la ruta que va a seguir y el nombre del capitán del buque.

Si no se siguen estas normas, Rusia puede aplicar medidas como la aprehensión e incluso la destrucción del buque.

Estados Unidos, Canadá, Islandia, Noruega y Dinamarca (a través de Groenlandia) conforman los Cinco del Ártico como países de la OTAN, que ya tienen fronteras marítimas en el Ártico. Barnard cree que estas naciones podrían llevar a cabo operaciones de libertad de navegación en el Ártico para “desafiar de manera consistente las excesivas reclamaciones marítimas”, tal como lo hace Estados Unidos con respecto a China en el Mar de China Meridional.

La idea tiene sus seguidores, incluyendo al Coronel retirado Ted Campbell. En una reciente publicación en el blog, Campbell soñó con que Canadá tuviera tres bases oceánicas en el Ártico, con una flota de ocho a quince submarinos de propulsión nuclear, además de una Guardia Costera reforzada e incluso una flota policial para la RCMP.

James Fergusson, subdirector del Centro de Estudios de Defensa y Seguridad de la Universidad de Manitoba, es más cauteloso. Él dijo a The Epoch Times que una recesión destruyó las ambiciones de Canadá en la Guerra Fría respecto a los submarinos nucleares, y que la pandemia presentará desafíos similares.

“Si pueden mantener la línea para dirigir los futuros buques de combate de la mejor manera posible y seguir produciendo los buques patrulleros en alta mar, a la marina le irá extremadamente bien. Pero yo no apostaría siquiera por eso, porque cuando lleguen estos recortes —y se están aproximando- habrá que tomar decisiones difíciles”, dijo.

La OTAN tiene actualmente cuatro grupos marítimos permanentes: dos con destructores y fragatas y dos que hacen contramedidas contra las actividades mineras. En opinión de Barnard, estos grupos ya están sobrecargados y no están hechos para las operaciones en el Ártico. ¿Sería posible un grupo permanente en el Ártico?

Fergusson dice que tal como está, Canadá solo puede incorporar una fragata a la fuerza permanente de la OTAN en el Mediterráneo y el Mar Negro. Cree que ni la marina canadiense ni nuestros aliados americanos tendrían mucho interés en que Canadá muestre su fuerza en el Ártico.

“En donde se van a instalar y que es lo que van a hacer? ¿Y no va a ser una provocación para los rusos? No me parece inteligente que Canadá deba participar. No sé si es inteligente que la OTAN deba participar”, dice.

El rompehielos ruso Arktika regresa a San Petersburgo el 14 de diciembre de 2019. (Olga Maltseva/AFP vía Getty Images)

Fergusson no cree que las bases rusas en el Ártico sean motivo de alarma y dice que un grupo permanente de la OTAN podría crear barreras a la cooperación con los rusos en la búsqueda y rescate en el Ártico, la investigación y el desarrollo, y las actividades de China.

“Nuestras preocupaciones potenciales sobre el comportamiento chino y lo que podrían hacer o no en el Ártico se reflejan y son realmente comunes a los intereses rusos sobre lo que los chinos podrían estar haciendo allí. Y esa es una de las bases de la cooperación —no solo entre Canadá y Rusia, sino también entre Estados Unidos y Rusia”, dice.

Robert Huebert, profesor de ciencias políticas de la Universidad de Calgary, señala que una fuerza permanente en el Ártico ayudaría a los aliados de la OTAN a aprender a trabajar juntos en ese entorno.

“Los rusos han estado desarrollando algunas capacidades submarinas bastante sofisticadas, y si de hecho hay algún conflicto, hay que ser capaz de contrarrestarlo”, dice.

Sin embargo, Huebert cree que un grupo permanente en el Ártico recibiría “un empujón de los canadienses”, quienes temen que una presencia permanente de la OTAN debilitaría la soberanía canadiense en lugar de fortalecerla. Él dice que es mejor expandir las operaciones de la fuerza permanente de la OTAN más al norte.

“Si ya se tiene la capacidad existente y claramente se está enfocando en cumplir con la creciente militarización rusa de la región, creo que probablemente esa sería una medida mucho más acertada desde el punto de vista político y, por lo tanto, militar”, dice.

“Si ya se tiene la capacidad existente y claramente se está enfocando en cumplir con la creciente militarización rusa de la región, creo que probablemente esa sería una medida mucho más acertada desde el punto de vista político y, por lo tanto, militar”, dice.

La presencia comercial china en el Ártico estará inevitablemente acompañada de una presencia militar, añade.

“[China] se ha convertido en la segunda marina más fuerte del mundo. Está desarrollando sistemas de armas que claramente están destinados a desafiar a los estadounidenses a largo plazo. No se centran en una capacidad costera o incluso regional, sino que básicamente van por un alcance global”.

China gastó menos en defensa que Canadá a principios del decenio de 1990. Hoy en día, Canadá gasta 25,000 millones de dólares anuales, Rusia gasta 65,000 millones de dólares, China casi 300,000 millones de dólares y Estados Unidos más de 700,000 millones de dólares.

“Uno combina lo que los chinos están aprendiendo a hacer desde una perspectiva de guerra cibernética e híbrida (…) y uno combina eso con su desarrollo militar, y uno empieza a ver que en un futuro conflicto regional esto le empieza a dar a China una capacidad muy poderosa para empezar a tratar de imponer su voluntad”, dijo Huebert.


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

El “distanciamiento social” podría derrotar al Partido Comunista Chino

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.