Decenas de miles en Mongolia Interior peticionan contra el impulso de Beijing de erradicar su idioma

Por Eva Fu
04 de Septiembre de 2020
Actualizado: 04 de Septiembre de 2020

Decenas de miles de personas de etnia mongol firmaron una petición en protesta contra el nuevo impulso de Beijing de promover el idioma oficial del país–el mandarín–en Mongolia Interior, una medida que algunos han descrito como un “genocidio cultural”.

La ira generalizada comenzó a gestarse en la región de Mongolia Interior, al norte de China, la semana pasada luego de que las autoridades anunciaron que introducirían la enseñanza exclusivamente en mandarín en las escuelas locales, y que reemplazarían los libros de texto en idioma mongol con versiones en chino estandarizado para los cursos básicos que van desde historia, política, hasta la literatura.

El mandarín es el dialecto y el idioma oficial que habla la mayoría étnica Han de China. La nueva política ha suscitado el temor entre las etnias mongoles de la región de que esto acabaría gradualmente con su cultura y pondría en peligro su propia identidad.

La semana pasada, una multitud de estudiantes, maestros y padres se reunieron en la escuela local, cantando y coreando lemas en su lengua materna mientras se negaban a regresar al aula, según muestran los videos que circulan en Internet.

Solo en la capital de Mongolia Interior, Hohhot, cerca de 20,000 personas han firmado una petición contra las nuevas directrices educativas, según el grupo de defensa con sede en Nueva York, el Centro de Información de Derechos Humanos de Mongolia del Sur (SMHRIC). Los videos publicados por el grupo muestran múltiples folders con hojas de petición firmadas junto con huellas digitales rojas, un método común de identificación en China.

Enghebatu Togochog, director del SMHRIC, estima que cientos de miles de personas de etnia mongol han firmado la petición, y señaló tan solo en una “pequeña comunidad rural remota” habían firmado 2700 personas. Cerca de 300,000 estudiantes participaron en la huelga escolar, agregó Togochog.

“Considerando la movilización total de toda la sociedad del sur de Mongolia, es seguro decir que casi toda la población del sur de Mongolia (…) ha sido parte de este movimiento masivo de desobediencia civil no violenta de una forma u otra”, dijo a The Epoch Times. Los últimos datos gubernamentales de 2010 a 2015 indican que alrededor de 4,2 a 4,3 millones de personas de etnia mongol viven en la región, lo cual representa cerca del 17,1 por ciento de la población.

Entre los signatarios habían unos 300 empleados de la televisión estatal de Mongolia Interior, Radio y Televisión de Mongolia Interior, con sede en Hohhot. En un video viral, se muestra a cada uno de ellos firmando con sus nombres y estampando sus huellas dactilares a lo largo del contorno de un círculo, una forma popular de evitar que se rastree a algún líder, en una sala de conferencias decorada con una pintura de caligrafía que decía “Los medios del Partido llevan el apellido del Partido”.

Cerca de 2600 estudiantes universitarios en Mongolia Interior han firmado una carta conjunta al régimen chino para protestar por la nueva política lingüística. (Captura de pantalla/Centro de Información de Derechos Humanos de Mongolia del Sur)

Represión

El régimen chino reaccionó rápidamente a las huelgas movilizando a la policía local y deteniendo a los activistas.

Solo en un distrito de la ciudad de Tongliao, cerca de 140 personas de etnia mongol han sido acusadas de “provocar disputas y provocar problemas”, una acusación común que se utiliza contra los disidentes políticos. Las fotografías de sus rostros, aparentemente captadas al hacer zoom en las cámaras de vigilancia, fueron publicadas en los sitios web del gobierno, los cuales ofrecían recompensas monetarias por su captura.

Los avisos gubernamentales y escolares a los que tuvo acceso The Epoch Times, decían a los trabajadores del gobierno de etnia mongol en varias regiones que enviaran a sus hijos de regreso a las escuelas, y se los amenazó con medidas disciplinarias severas si no cumplían.

Desde el 29 de agosto hasta el 2 de septiembre, el jefe de la policía nacional del régimen, Zhao Kezhi, recorrió varias oficinas de policía en Mongolia Interior. En un discurso que parece presagiar una dura represión, Zhao le dijo a la policía local que “siguieran el liderazgo del Partido Comunista Chino sin importar las circunstancias” y que “tomen medidas estrictas para prevenir el terrorismo”. Ellos deben librar la “dura batalla” que tienen por delante con “mano de hierro”, dijo.

Dos padres, una maestra y su esposo, se han suicidado, según Bitter Winter, una revista online sobre la libertad religiosa y los derechos humanos en China. Togochog calculó que el número actual de muertos es cuatro.

“Se avecina una cacería masiva de personas y arrestos masivos. Pero los mongoles del sur están decididos a arriesgar su vida para enfrentar todos los desafíos que tienen por delante”, dijo Togochog.

Los medios estatales muestran a estudiantes vestidos con atuendos tradicionales en el aula de una escuela primaria en Mongolia Interior, que según los lugareños fue escenificada. (Captura de pantalla)

Propaganda falsa

Los medios de comunicación estatales han publicado fotos que muestran a niños con batas tradicionales o uniformes escolares mongoles leyendo o jugando en varias escuelas primarias en Hohhot, supuestamente en su primer día de escuela.

Sin embargo, los residentes dijeron que esas eran puestas en escena. Las autoridades han “tomado prestados” a los estudiantes Han como actores, dijeron.

“Estos niños ‘actuaban’ de un lugar a otro”, dijo Suwdaa (alias), de la punta oriental de la región, la Liga Xilingol, a The Epoch Times. Algunos de los niños, señaló, estaban vestidos con ropa que se usan en las actuaciones escolares, en lugar de su vestimenta diaria.

“Muchas escuelas de Mongolia en Mongolia Interior están vacías porque los niños no han regresado”, agregó.

Si bien los funcionarios chinos dijeron que la nueva política no afectaría la enseñanza del idioma mongol, ha habido “cambios importantes” en los nuevos libros de texto que hicieron que las promesas suenen vacías, dijo Suwdaa.

Ella dijo que un verso popular que profesa orgullo por su cultura e idioma, que muchos jóvenes de etnia mongol pueden recitar de memoria, ha sido eliminado de los libros de texto. También desaparecieron las canciones que alababan a sus héroes históricos, las cuales han sido reemplazadas por baladas chinas.

Una niña vestida con un traje tradicional mongol espera con su madre durante el discurso del candidato a las elecciones presidenciales de Mongolia Battulga Khaltmaa del Partido de la Democracia de Mongolia durante un mitin en Ulan Bator, el 23 de junio de 2017.
(Fred Dufour/AFP a través de Getty Images)

Los maestros recibieron instrucciones de hablar con cada padre para que los niños regresaran a la escuela. “Ha habido interminables llamadas e interminables mensajes de texto. Los padres simplemente no lo aceptarán”, dijo.

Un maestro de la Liga Xilingol que habló bajo condición de anonimato dijo que un oficial de policía local de etnia mongol fue suspendido por oponerse a la política. Los funcionarios disciplinarios también buscaron a los maestros de su escuela uno por uno para una “charla”. De forma privada, algunos se han preparado para un posible despido.

“Ahora somos un solo corazón: padres, estudiantes, maestros y mongoles en todos los sectores sociales. Nunca hemos estado más unidos”.

Siga a Eva en Twitter: @EvaSailEast


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


A continuación

Tribunal confirma que China continúa sustrayendo órganos por la fuerza | Al descubierto

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS