¿Defensores del socialismo se dan cuenta de que Karl Marx tenía una profunda creencia en Dios?: Pastor

Por Jan Jekielek y Melanie Sun
01 de Noviembre de 2021
Actualizado: 02 de Noviembre de 2021

Karl Marx, el padre del socialismo científico, escribió una vez que sabía que había nacido para Dios, pero que había sido elegido para el infierno, dijo el autor y presentador de radio David Jeremiah sobre muchos de los “¡ajá!” que experimentó en su estudio de un año sobre el socialismo, durante el cual leyó todo lo que pudo encontrar sobre la ideología, incluyendo lo que motivó a Marx en sus escritos ideológicos.

La gente no se da cuenta de que las teorías socialistas de Marx se basan en una creencia fundamental en la existencia de Dios, pero en el odio y la oposición a todo lo que Dios ha enseñado, dijo Jeremiah.

“Sabes, los socialistas no creen que Dios no exista —no son ateos”, dijo a “American Thought Leaders” de EpochTV. “Son anti-Dios”.

“De hecho, Karl Marx (…) era un animador del diablo”, explicó sobre su investigación, que dijo le ha dado una nueva forma de ver las tendencias en las noticias y la política social que cree que puede ayudar a los estadounidenses a entender la agitación social en el país en este momento.

Jeremiah, pastor y fundador de Turning Point Radio and Television Ministries, publicó recientemente un libro para compartir sus conclusiones sobre los peligros del socialismo titulado “Where Do We Go From Here?” (¿A dónde vamos a partir de aquí?).

“Casi todos los capítulos de este libro, de una forma u otra, se remontan a cosas que aprendí sobre el socialismo”, dijo al presentador Jan Jekielek. “Y ahora, lo que es tan sorprendente para mí es que, como he sensibilizado mi mente y mi corazón a todo esto, cada día en las noticias, veo ejemplos vívidos de lo que está sucediendo y cómo nos está afectando como nación”.

La cultura de cancelar todo aquello con lo que no se está de acuerdo ha engendrado las raíces del totalitarismo en la sociedad estadounidense, advirtió Jeremiah.

Enumeró varias tendencias negativas, como el hecho de que se diga a los padres que no deben opinar sobre los contenidos que se enseñan en las escuelas, que los republicanos y los demócratas no puedan estar de acuerdo en no estar de acuerdo, y que los cristianos sean despedidos de sus lugares de trabajo por compartir su fe, como ejemplos de cómo las ideas socialistas de Marx están erosionando la unidad entre las personas.

La censura de las ideas no es con lo que Jeremiah creció en Estados Unidos, sino que se ha convertido en un comportamiento social normal en 2021.

free speech
Los contramanifestantes sostienen pancartas mientras esperan que el comentarista conservador Milo Yiannopoulos llegue al campus de la Universidad de California en Berkeley, el 24 de septiembre de 2017. (Josh Edelson/AFP vía Getty Images)

“No hay nada que sea realmente cierto que deba temer ser cuestionado”, desafió Jeremiah. “Si es verdad, es verdad. No debería ser un problema que se cuestione, porque la verdad ganará, no importa cuál sea la objeción. Pero si no es verdad, entonces puedes [ponerlo en duda]. Así que todo lo que está ocurriendo ahora es interesante para mí a la luz de esa discusión, porque… la mayor parte es mentira”.

En su libro, Jeremiah describe el socialismo como “un virus mortal [que] se está extendiendo silenciosamente por nuestra nación, mucho más letal que el COVID-19”.

Pero advirtió que “la mayoría de los estadounidenses son totalmente inconscientes de la amenaza que supone para nuestro modo de vida”.

“Es como el humo que entra por la puerta. Solo ves un poco, pero no es gran cosa. [Pero] si no nos hacemos conscientes de ello, será muy destructivo”.

“Por eso escribí el libro”, dijo. “Quería ayudar a la gente a entenderlo”.

Dijo que muchos lectores le han dicho desde entonces: “Ha respondido a todas las preguntas que no sabía a quién preguntar”.

“Lo que quería hacer es ayudarles a ver la conexión [sic] entre tantas de estas cosas que nos están sucediendo”, dijo. “Escribí sobre el derribo de monumentos; no se trata de un grupo de niños revoltosos que intentan divertirse derribando monumentos (…) Borrar completamente la historia para poder escribir una nueva; todo eso forma parte de cómo funciona todo esto, todo eso forma parte del socialismo”.

Una manifestante anti-Maduro grita a los agentes de la Policía Nacional de Venezuela durante una manifestación contra el gobierno de Nicolás Maduro organizada por los partidarios de Juan Guaido el 10 de marzo de 2020 en Caracas, Venezuela. (Edilzon Gamez/Getty Images)

“Deshacerse de las cosas que la gente aprecia, destruir las cosas que están en el núcleo de lo que son como personas —su familia, su iglesia, su matrimonio— y luego entrar en ese vacío, y traer toda esta podredumbre llamada socialismo. Y si la gente entiende eso, se hace consciente”, dijo.

“Tenemos que ser conscientes de esto porque es mortal. Lo destruirá todo”.

“Venezuela es una imagen perfecta de hacia dónde nos dirigimos si no detenemos esto. Es asombroso darse cuenta de que, justo en nuestra época, no hace mucho, Venezuela era el país más rico de esa parte del mundo. La gente tenía el mismo nivel de vida que nosotros”.

Jeremiah dijo que espera que hablar más sobre la verdad del socialismo y sus creencias anti-Dios ayudará a más gente a entender los problemas de hoy.

“Una de sus frases clave [de Marx] era borrar a Dios del cielo y a los capitalistas de la tierra. Ese era su plan doble”, dijo. “Hay muchos estudiantes universitarios que fueron cautivados por esto”.

“Es realmente aterrador para mí (…) algunas de las estadísticas que cité en este libro realmente lo confirman, que los jóvenes de entre 18 y 25 años —creo que el 60 y pico por ciento de ellos— piensan que el socialismo es genial, que está bien; más que nada por todas las cosas gratis que les prometen en el proceso”.

“Pero cuando entienden las raíces del socialismo, les hace detenerse a pensar”, dijo.

Dijo que ha visto a muchos jóvenes despertar a la verdad sobre el socialismo.

“Los deja vacíos”, dijo sobre lo que suele ocurrir cuando el socialismo se apodera de la psique de una persona. “Los lleva a un lugar al que no quieren ir, y no se dan cuenta durante el viaje”.

“De repente, se despiertan un día, y no tiene nada que ofrecerles, y se dan cuenta. Lo veo mucho”, dijo.

Jeremiah también comentó que la iglesia tampoco está libre de socialismo, ya que algunas personas afirman ser socialistas cristianos practicantes.

“A veces, les gusta citar pasajes de la Biblia, como en el libro de los Hechos, donde todos mantuvieron las cosas juntas. Pero eso no era socialismo; era solo un grupo de cristianos que compartían lo que tenían durante una época difícil”.

“No hay ninguna base bíblica para el socialismo, ni en el Antiguo ni en el Nuevo Testamento (…) porque el socialismo está totalmente en el extremo opuesto del espectro de lo que significa ser una persona temerosa de Dios”, dijo.

En su investigación, Jeremiah dijo que no ha encontrado una sola historia buena sobre el socialismo.

“En todo lo que leí y en todo lo que estudié, todo el mundo habla de esto, no puedo encontrar una sola historia buena que termine bien porque el socialismo es malo, y lleva a la gente hacia abajo, no los hace mejorar”, dijo.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Las opiniones expresadas en este artículo son propias del autor y no necesariamente reflejan las opiniones de La Gran Época

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS