“Dejen de asesinar por órganos”: Jugador de la NBA pide a Beijing acabar la sustracción forzada de órganos

Por Eva Fu
16 de Noviembre de 2021
Actualizado: 19 de Noviembre de 2021

El 16 de noviembre, el jugador de los Boston Celtics, Enes Kanter, criticó a Beijing por el asesinato a escala industrial de prisioneros de conciencia por sus órganos. Con este pronunciamiento el jugador duplicó su cruzada en las redes sociales contra el régimen por sus amplios abusos a los derechos humanos.

“Dejen de asesinar por órganos. Eso es un crimen de lesa humanidad”, escribió el jugador turco en una publicación que apareció en su Twitter, Facebook e Instagram.

Las publicaciones de Kanter incluyen fotos de un nuevo par de zapatillas personalizadas que transmiten el mismo mensaje. En las zapatillas hay pintado un médico vestido de azul, agarrando un órgano que todavía gotea sangre. Un hígado, un riñón y un corazón están representados en la punta del zapato; cada órgano tiene una etiqueta de precio adjunta. La zapatilla está salpicada de manchas de sangre pintadas por todas partes.

“Detengan la sustracción de órganos en China”, dice un eslogan en negrita pintado en un lado de los zapatos.

Informes detallados que alegan que el régimen ha estado sustrayendo órganos de los prisioneros vivos y vendiéndolos en el mercado de trasplantes surgieron por primera vez en 2006. Varios denunciantes también se acercaron a The Epoch Times el mismo año arrojando luz sobre esta práctica ilícita.

En 2019, un tribunal popular con sede en Londres confirmó las acusaciones de larga data después de una investigación de un año. Descubrió que Beijing se había involucrado en la sustracción forzada de órganos durante años “a una escala significativa” y continúa haciéndolo. La fuente principal de los órganos, según el tribunal, fueron los practicantes de Falun Gong, una disciplina espiritual brutalmente perseguida desde 1999.

El miedo a las represalias económicas ha provocado, en parte, que la comunidad médica e internacional se haga de la vista gorda ante los abusos, según algunos expertos médicos.

Weldon Gilcrease, un especialista gastroenterólogo de la Universidad de Utah, dijo que cuando trató de discutir la sentencia del tribunal con el sistema de salud de su escuela, los líderes expresaron reservas, temiendo que, si hablaban, China detendría el flujo de estudiantes internacionales a la Universidad. “Definitivamente obtienes apoyo a nivel individual, pero cuando intentas elevarlo al nivel institucional, ahí es donde se produce un silencio ensordecedor”, dijo Gilcrease a The Epoch Times en septiembre.

Las empresas estadounidenses también se han mostrado reacias a hablar sobre los derechos humanos de China. Coca-Cola, Airbnb, Procter & Gamble y Visa, los principales patrocinadores estadounidenses de los Juegos Olímpicos de Beijing 2022, se negaron a decir si apoyarían el traslado de los Juegos Olímpicos a una ubicación diferente cuando los legisladores estadounidenses los presionaron en julio.

“Mientras los gobiernos permitan que los atletas asistan a los juegos, estaremos allí para apoyarlos y patrocinarlos”, dijo Andrea Fairchild, vicepresidente senior de estrategia global de patrocinio de Visa Inc., en la audiencia del Congreso.

Un grupo de personas se encuentra junto a un logotipo de la NBA en la exposición de la NBA en la 3ª Exposición Internacional de Importación de China (CIIE), en Shanghai, China, el 5 de noviembre de 2020. (STR/AFP vía Getty Images)

Durante los últimos dos años, la NBA ha sufrido dos veces la ira del régimen por cuestiones de derechos humanos.

En octubre de 2019, un tuit del entonces gerente general de los Houston Rockets, quien apoyaba las protestas a favor de la democracia en Hong Kong, hizo que la NBA perdiera importantes patrocinadores chinos. La emisora estatal CCTV y el gigante de Internet Tencent, que tenía un contrato de cinco años para transmitir juegos de la NBA, retiró temporalmente los programas de la liga. Tencent reanudó silenciosamente la transmisión en vivo poco después, pero los juegos con los 76ers de Filadelfia, donde Morey se transfirió en noviembre pasado, desde entonces solo se transmitieron a través de actualizaciones de texto e imágenes.

La franqueza de Kanter sobre el Tíbet en octubre había desencadenado otra ronda de represalias por parte de China. Después de que publicó un video de dos minutos en Twitter sobre la represión de la libertad religiosa por parte del régimen en la región, la transmisión en vivo de los juegos de los Celtics desapareció de Tencent.

El jugador de 29 años ha tenido un marcado recorte en su tiempo de juego esta temporada. Hasta ahora, ha jugado dos partidos con un promedio de cinco minutos de tiempo en la cancha cada uno, lo que algunos fanáticos sospechan que se relaciona con su activismo.

Kanter parece dar a entender que ese es el caso. “Sigan limitándome en la cancha, los expondré fuera de la cancha”, escribió en Twitter dos días antes.

Las zapatillas de Enes Kanter, el # 13 de los Boston Celtics, en el Toyota Center, en Houston, Texas, el 24 de octubre de 2021. (Carmen Mandato/Getty Images)

Pero el entrenador en jefe de su equipo, Ime Udoka, argumentó que la decisión de limitar los minutos de Kanter está “estrictamente basada en el baloncesto”, señalando la debilidad de Kanter en defensa.

“Tenemos muchos muchachos que están calificados y quieren jugar y son competitivos, por lo que están ansiosos. Quieres encontrarles minutos, pero otros muchachos están jugando bien”, dijo el entrenador, según Boston.com.

Udoka también dijo que los comentarios de Kanter “no son realmente una distracción”.

“No tengo redes sociales. He oído hablar de algunas cosas, pero los chicos tienen derecho a expresar sus opiniones. Y lo he dicho desde el primer día. Nada relacionado con el baloncesto se basará en eso”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS