Del Crack a la Casa del Estado: Mujer supera la adicción y la prostitución gracias al amor de Dios

"No soy nada especial. Pero soy especial con Dios"

Por Louise Chambers
12 de Diciembre de 2022 3:19 PM Actualizado: 12 de Diciembre de 2022 3:19 PM

Plagada de malos pensamientos intrusivos, una adolescente de Maryland recurrió a las drogas y al sexo en medio del movimiento de liberación de la mujer de los años 70 para escapar de sí misma. Vendiéndose en las calles de la capital de Estados Unidos para pagarse el crack diario, la culpa y la vergüenza se apoderaron de ella. Solo después de reencontrarse con Dios encontró el modo de recuperar su vida.

En la actualidad, Lisa Kraft Thomas, de 63 años, es conferencista, autora de tres libros y defensora de la reinserción de los presos, y vive en Richmond, Virginia, con su marido, Joseph, y sus dos hijos. Trabaja para el Departamento Correccional y para Prison Fellowship, y viaja por Estados Unidos para contar su historia y difundir un mensaje de esperanza y amor de Dios. Ha hablado ante 12,000 estudiantes en la Convocatoria de la Universidad Liberty y ha presentado un programa de radio semanal durante dos años.

Su misión es: ninguna vida es desechable, todas las vidas importan.

“Una de las preguntas que me hace la gente es: ‘¿Cómo se descarriló tu vida de forma tan desesperada y tan rápida?” declaró Lisa a The Epoch Times. “Las fuerzas del mal en nuestro mundo, no solo empiezan cuando alguien tiene 16 o 17 años. Empiezan a trabajar en ti mucho antes en la vida”.

Pero ella dice que la gracia salvadora de Dios puede sacar a esas personas rotas del pozo del infierno. “No eres lo que hiciste. No eres tus errores. No eres tu pecado. Eso se puede perdonar. Pero los utilizas para impulsarte y poder ser una bendición para otras personas”, dijo.

Lisa Kratz Thomas, de 63 años, es una conocida autoridad en reinserción carcelaria, autora y oradora. Formó parte de un subcomité del Senado que estudió la reinserción de reclusos en Virginia y, durante su mandato, presentó tres proyectos de ley que se convirtieron en leyes estatales. (Cortesía de Lisa Kratz Thomas)

Bueno o malo: Todo empieza en la mente

Lisa recuerda cuando, a los cinco años, volvía a casa caminando desde su escuela primaria católica solo para chicas. Al cruzar un puente, se detenía y miraba el agua, pensando: “Si me cayera, nadie me echaría de menos; si me cayera, el mundo sería mejor”.

“Pensaba que Dios hizo dos tipos de personas. Hizo gente buena y gente mala, y yo era una de las malas”, dice Lisa. “Nunca sentí que pudiera expresar esas cosas a mis padres… Lo guardaba todo dentro”.

“A medida que crecía, esas cosas se fueron alimentando y florecieron hasta convertirse en lo que yo creía que era. Cuando no tienes fe, y estás oyendo todas esas cosas negativas, se convierten en verdad.

“Si hubiera sabido que Dios me ama, que soy especial para Él, que tiene un plan para mi vida y que va a estar conmigo, no habría habido lugar para esos pensamientos que decían: ‘No eres buena. Eres una chica mala. Nadie te quiere. No te valoran’. Habría tenido algo para contrarrestarlos”.

Lisa dice que luchó contra las dudas sobre sí misma y la ansiedad, y esos pensamientos negativos empezaron a tejer telarañas en su mente que dañaron su autoestima y la obligaron a creer que era una niña mala. (Cortesía de Lisa Kratz Thomas)

Lisa empezó a beber alcohol a los 14 años. Cuando la bebida entraba en su organismo, todas las inhibiciones y sentimientos negativos desaparecían. A los 15, perdió la virginidad.

“Cuando miro hacia atrás, veo que ansiaba ese amor, ese afecto y esa atención… Me sentía tan incómoda en mi propia piel que haría cualquier cosa que me ayudara a escapar”, explica.

A los 18 años, Lisa se mudó de casa de sus padres y alquiló un apartamento en Washington, DC. Fue contratada por un bufete de abogados como secretaria jurídica y tenía una brillante carrera por delante hasta que se dejó seducir por la vida nocturna local. Empezó a trabajar de camarera y conoció a un traficante de drogas que se convirtió en su novio y, más tarde, en su proxeneta.

El hombre introdujo a Lisa en el mundo del crack. Pero, como la droga lo volvía paranoico, él también arremetió contra ella.

“Nunca pensé en las consecuencias en absoluto… [el crack] se convirtió en el amor de mi vida”, dijo Lisa. “Estaba dispuesta a recibir palizas por ello, estaba dispuesta a ir a la cárcel por ello, estaba dispuesta a hacer lo que fuera para seguir drogándome”.

(Cortesía de Lisa Kratz Thomas)

Más adentro en el pozo del infierno

Lisa tenía 19 años la primera vez que se quedó embarazada. En su instituto católico femenino le habían “lavado el cerebro” haciéndole creer que un feto de 10 semanas “no es más que tejido”, así que fue a una clínica de Washington D.C. y abortó. La experiencia la sigue atormentando.

Recuerda: “Cuando me comenzaron a realizar el aborto, algo dentro de mí supo que aquello estaba mal. Empecé a llorar y recuerdo que él me dijo: ‘Cállate, ¿ahora por qué lloras? Fue devastador”.

Con el corazón roto, Lisa se hundió aún más en su vida de degradación. Desesperada por seguir consumiendo, se rompió la nariz, el brazo, el tímpano, las costillas y su violento novio intentó prenderle fuego. Acabaron en la calle durante dos años y a los veinte Lisa empezó a prostituirse para financiar su adicción a las drogas. Cuando la pareja empezó a firmar cheques sin fondos, la ley atrapó a Lisa.

“Fui a un bar a cobrar un cheque y la policía estaba allí, esperando”, cuenta. “Me llevaron a la cárcel… mirando atrás, fue lo mejor que me ha pasado”.

Lisa fue encarcelada en la prisión del condado de Arlington, en Virginia, durante 12 meses en 1990. Era la primera vez que no estaba bajo los efectos de una sustancia que alterara su mente desde los 14 años.

Lisa no desaprovechó ninguna oportunidad para escapar de su lucha interna y persiguió su libertad a través de las drogas y la prostitución. (Cortesía de Lisa Kratz Thomas)

El cambio empieza con Dios

Durante su estancia en la cárcel, Lisa tuvo un encuentro que la conmovió profundamente.

“Una noche, la oficial correccional de turno me llamó para que saliera de la población”, dijo Lisa. “Me sentó en su escritorio, me miró y me dijo: ‘Lisa, ¿qué haces aquí? Por supuesto, empecé a recitar todos mis historiales, y ella me dijo: ‘No, no te pregunto qué has hecho. Quiero saber qué hace una mujer como tú viviendo en un sitio como éste’.

“Cuando entré en esa cárcel, me sentí como basura desechada. Pero te digo que salí de allí sintiendo que tal vez, posiblemente, eso me hizo cambiar de opinión”.

Haría falta otra ronda de violencia para que Lisa viera la luz. Al salir de la cárcel, quedó con su novio, fueron a comer pizza y cerveza, pagaron con un cheque sin fondos y volvieron al hotel para drogarse. Esa noche Lisa recibió una paliza. Salió del hotel y se sentó en la acera.

“Levanté la vista y dije: ‘Si eres real tienes que cambiarme, o me matas, pero no puedo seguir viviendo así’. Ese fue literalmente el principio del cambio”, relata.

Lisa retomó las riendas de su vida. Se unió a un programa de 12 pasos y enseguida le llamó la atención lo felices que parecían ser sus compañeros.

“Esta gente hablaba de un Dios amoroso, un Dios que quería vernos triunfar”, dice Lisa, “pero tenías que asumir la responsabilidad de algunas de las cosas que habías hecho en tu vida, y tenías que enmendarlas. Tenías que seguir esforzándote al máximo cada día para rendirte a Dios y hacer lo siguiente correcto delante de él”.

Lisa asistió a su primera reunión de 12 Pasos el 5 de abril de 1991. Ahora, 31 años sobria, sigue asistiendo a las reuniones. Conoció a su marido, Joseph, cuando llevaba un año sobria, y le agradece su apoyo incondicional. Pero el pasado de Lisa persiguió a la pareja en los primeros años de su matrimonio, cuando empezaron a intentar formar una familia.

Lisa y Joseph con sus hijos. (Cortesía de Lisa Kratz Thomas)

“Cada mes que tenía la regla… era devastador. Lo único que quería era ser madre. Es realmente cuando tengo una relación aún más estrecha con el Señor”, dijo.

“Siempre me pregunté: ¿la bebida perpetuó el aborto? ¿O el aborto perpetuó la bebida y el consumo de drogas? Era un círculo vicioso, porque el aborto socava tu autoridad como mujer. Te quita lo que Dios te dio”.

Lisa rezó pidiendo perdón. Un día, mientras escribía en su diario, escribió un mensaje de Dios: “Lisa, te amo, y tus hijos están en el Cielo esperándote. Ellos te perdonan, y yo también”.

Lisa y Joseph dieron la bienvenida a una hija y un hijo y los criaron en la fe. La relación de Lisa con Dios se hizo más fuerte que nunca.

“Es en los valles donde creces”

En 2003, Lisa puso en marcha un programa de reinserción para mujeres reclusas, New Vision, con el fin de ayudar a las mujeres encarceladas en su transición de vuelta a la sociedad. Dirigió el programa durante nueve años, construyendo una residencia con fondos de Doris Buffett, y celebró un índice de reincidencia del cero por ciento entre todas las mujeres que pasaron por el programa.

Uno de los mayores retos a la hora de poner en marcha el programa fue la inseguridad que le quedaba a Lisa, pero el éxito del programa habló por sí solo. Después de nueve años, Lisa sintió la llamada de Dios para pasar a un nuevo proyecto.

“Formé parte de un subcomité del Senado que estudiaba la reinserción”, explica. “Pude presentar proyectos de ley a la Asamblea General que fueron aprobados y convertidos en ley.

“Es curioso, porque aquí estoy: soy una antigua delincuente con estudios de secundaria, drogadicta en recuperación, sentada en este comité con el Fiscal General Adjunto, el jefe del departamento de correccionales, y pensé: ‘Bueno, estoy aquí, de una forma u otra. Puede que nunca me pidan que vuelva, pero mientras esté aquí vamos a hacer algo'”.

Hoy en día, feliz madre de dos hijos, Lisa defiende el movimiento provida y ha utilizado su programa de radio para conseguir tracción para su mensaje. “Quería saber si hay alguna mujer que no se arrepienta de haber abortado después de 10 años. Nadie llamó”, dijo Lisa. Cree firmemente que el aborto es una “salida cobarde”.

“Hay otras opciones”, dijo. “Hay tres familias por cada bebé que nace, esperando para adoptarlo. Si abortas a ese bebé, no solo morirá ese bebé, sino que la propia naturaleza innata de ti como mujer morirá con él. Toda vida tiene valor”.

Lisa educó a sus hijos con honestidad y transparencia, compartiendo su historia poco a poco a medida que crecían.

“Cuando eran pequeños, hablábamos de Dios, de cómo vivir la vida, de lo que es bueno, lo que es correcto, lo que es moral”, explica. “Rezábamos juntos… se celebraba mucho una relación personal con Dios”.

El hijo de Lisa, de 25 años, está casado, muy implicado en su iglesia y acaba de aprobar el examen de abogacía. Quiere trabajar con comunidades desfavorecidas. A su hija de 28 años le hicieron un trasplante de hígado hace siete años, a pesar de que nunca había bebido ni fumado. Pero su fe le dio la determinación que necesitaba para mantenerse fuerte.

“Siempre decimos: ‘Las cimas de las montañas son gloriosas, pero es en los valles donde creces'”, afirma.

Hasta la fecha, Lisa ha escrito tres libros: “Superar los obstáculos de la reinserción”, “Esta es tu vida, no un ensayo general” y “Luz en nuestra oscuridad”. Cree en la justicia y afirma que fueron las consecuencias de sus actos las que la empujaron a cambiar de vida.

Insiste: “No soy nada especial. Pero soy especial con Dios, ¡y no acepto un no por respuesta!”.


Únase a nuestro canal de Telegram para recibir las últimas noticias al instante haciendo click aquí


Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.