Demanda de Trump denuncia violaciones generalizadas en centro de recuento de votos de Detroit

Por Ivan Pentchoukov
12 de Noviembre de 2020
Actualizado: 12 de Noviembre de 2020

La campaña de reelección del presidente Donald Trump demandó a Michigan en una corte federal a última hora del 10 de noviembre, alegando violaciones generalizadas de las leyes electorales en un centro de conteo de votos en Detroit.

La demanda (pdf) va acompañada de 234 páginas de declaraciones juradas de testigos que describen cómo se impidió a los observadores electorales republicanos tener acceso adecuado para observar el proceso de recuento de votos, en violación del código electoral de Michigan.

Los testigos detallan una serie de problemas con la gestión, procesamiento y recuento de los votos, incluidos casos en los que los funcionarios electorales ignoraron sus impugnaciones.

“El código electoral de Michigan contiene una serie de disposiciones destinadas a evitar que se cuenten las boletas fraudulentas. Una boleta fraudulenta, si se cuenta, priva del derecho al voto a un votante legal”, dice el resumen de la demanda.

La campaña está pidiendo a la corte que ordene a las juntas de escrutinio del estado y del condado que no certifiquen ningún resultado electoral que contengan boletas que fueron procesadas cuando se les impidió a los observadores republicanos tener acceso adecuado para observar el proceso de recuento, así como cualquier recuento que contenga votos emitidos ilegalmente.

La campaña también apunta a un presunto error de tabulación de software para solicitar que las boletas procesadas por el mismo software sean recontadas a mano.

En una declaración, Jake Rollow, portavoz del Departamento de Estado de Michigan, dijo que la demanda es “un comunicado de prensa disfrazado de una demanda legal”.

“Este es el mismo tipo de falsa retórica irresponsable y de desinformación que vimos durante las elecciones”, dijo Rollow. “Pero no cambia la verdad: las elecciones de Michigan se llevaron a cabo de manera transparente, segura y justa, y los resultados son un fiel reflejo de la voluntad del pueblo”, agregó.

David Fink, abogado de la oficina del alcalde de la ciudad de Detroit, calificó el reclamo de la demanda como “infundado”.

“Este caso simplemente repite las afirmaciones infundadas que se han hecho en cuatro demandas por separado y que ya han sido refutadas por cada tribunal que ha fallado hasta ahora”, dijo Fink en un comunicado.

Acceso insuficiente

En 21 de las declaraciones juradas, los observadores republicanos dijeron que se les negó el acceso al TCF Center en Detroit, la ubicación central de conteo de votos en Wayne, el condado más poblado de Michigan. Cinco observadores republicanos dijeron que fueron retirados del centro y nueve de las declaraciones juradas afirman que no se les permitió regresar luego de dejar el área.

Como resultado, hubo más observadores demócratas observando el recuento que republicanos. Un testigo estimó la proporción en 2 contra 1. Otro dijo que en un momento hubo 10 demócratas en el piso de conteo por cada republicano.

Los funcionarios electorales presuntamente trataron a los observadores republicanos de manera diferente que a los demócratas, incluso haciendo cumplir una regla de seis pies de distancia con los republicanos mientras que permitían que los demócratas se acercaran a las mesas. Al menos 19 testigos dijeron que se ignoraron sus impugnaciones al proceso de recuento.

Cuando Christopher Schornak planteó una impugnación, un trabajador electoral le dijo: “No estamos hablando con usted, no puede impugnar esto”. Cuando Stephanie Krause trató de hacer una impugnación, un funcionario electoral dijo que las impugnaciones ya no se aceptaban porque las “reglas ‘ya no aplicaban’”. Mary Shinkle, otra observadora, dijo que no podía constatar que se duplicara una boleta porque “si cometemos un error entonces estarían encima de nosotros”.

“Los funcionarios electorales aplaudían, vitoreaban y gritaban cada vez que un observador republicano era expulsado del área de recuento”, dice la demanda.

Problemas con boletas

Siete de los testigos dijeron que vieron las mismas boletas pasando por máquinas de tabulación varias veces. Un observador republicano vio una pila de 27 boletas con los números de las boletas cubiertos con cinta adhesiva pasando por un tabulador en cinco ocasiones distintas. Once de los testigos dijeron que la duplicación de las boletas rechazadas por el escáner automático fue realizada por equipos compuestos por dos demócratas en lugar de ser bipartidistas.

En 18 de las declaraciones juradas, los testigos afirman que los funcionarios electorales contaron las boletas que incluían nombres que no estaban en el archivo de votantes. Estos votantes se agregaron al sistema con la fecha de nacimiento del 1 de enero de 1900. En 16 de las declaraciones juradas, los testigos afirman haber visto números incompatibles en las boletas y sus sobres.

“Cuando la observadora Abbie Helminen planteó una impugnación de que el nombre en el sobre de la boleta no coincidía con el nombre en la lista de votantes, un funcionario electoral le dijo que ‘se fuera’ y que la mesa de recuento que estaba observando tenía ‘un proceso diferente que otras mesas’”, afirma la demanda.

Un trabajador electoral le dijo a uno de los observadores que “se le dijo que cambiara la fecha en las boletas para plasmar que las boletas se recibieron en una fecha anterior”.

Software de votación Dominion

La campaña Trump busca que todas las boletas que se tabularon con el software Dominion Voting sean recontadas a mano para garantizar la precisión.

En una alegación controvertida tanto por el proveedor de software como por la secretaria de Estado de Michigan, Jocelyn Benson, la presidenta del Comité Nacional Republicano, Ronna McDaniel, y otros funcionarios republicanos dijeron que una falla en el software Dominion cambió 6000 votos republicanos a demócratas. El software se utilizó en 47 condados de Michigan.

“La secretaria de Estado Benson emitió una declaración en la que culpaba al secretario del condado de no actualizar ciertas ‘unidades de medios’, pero su declaración no proporcionó alguna explicación coherente de cómo el software Dominion Voting y los tabuladores de votos produjeron un conteo erróneo tan masivo”, dice la demanda.

Benson dijo que el error se solucionó una vez que fue descubierto.

“Lo que la secretaria Benson no aborda es lo que habría sucedido si nadie ‘hubiera descubierto el error’, por ejemplo, en el condado de Wayne, donde el número de votantes registrados es mucho mayor que el del condado de Antrim, y donde los tabuladores no fueron comprobados individualmente”, dice la demanda. El estado de Texas rechazó el software de votación de Dominion luego de una extensa revisión.

En la denegación más reciente (pdf) en 2019, el subsecretario de estado de Texas, Jose Esparza, concluyó que los informes de la examinación del software “plantean preocupaciones” sobre si el sistema Dominion “es adecuado para el propósito previsto, funciona de manera eficiente y precisa, y está a salvo de manipulaciones fraudulentas o no autorizadas”.

Siga a Ivan en Twitter: @ivanpentchoukov


Apoye nuestro periodismo independiente donando un “café” para el equipo.


Descubra

El PCCh prefiere que Trump no gane un segundo mandato

Done a The Epoch Times

Cómo puede usted ayudarnos a seguir informando

¿Por qué necesitamos su ayuda para financiar nuestra cobertura informativa en Estados Unidos y en todo el mundo? Porque somos una organización de noticias independiente, libre de la influencia de cualquier gobierno, corporación o partido político. Desde el día que empezamos, hemos enfrentado presiones para silenciarnos, sobre todo del Partido Comunista Chino. Pero no nos doblegaremos. Dependemos de su generosa contribución para seguir ejerciendo un periodismo tradicional. Juntos, podemos seguir difundiendo la verdad.

TE RECOMENDAMOS