Demócratas aprueban impeachment contra Trump en votación partidista

Por Ivan Pentchoukov
18 de Diciembre de 2019
Actualizado: 18 de Diciembre de 2019

Los demócratas en la Cámara de Representantes votaron el 18 de diciembre para impugnar al presidente Donald Trump. Todos los republicanos votaron en contra de la resolución, marcando el juicio político más partidista en la historia de Estados Unidos.

Dos demócratas –el representante Jeff Van Drew (D-N.J.) y el representante Collin Peterson (D-Minn.)– rompieron filas con su partido para votar no al primer artículo del impeachment. El representante Justin Amash, un independiente de Michigan que dejó el Partido Republicano a principios de este año, votó con los demócratas. El representante Jared Golden (D-Maine) se unió a Van Drew y Peterson para votar no al segundo artículo del juicio político. La representante Tulsi Gabbard (D-Hawaii) votó “presente” en ambos artículos.

La resolución del juicio político alega que Trump abusó del poder de su oficina presionando a Ucrania para que investigara a un rival político, y que el Presidente obstruyó la justicia cuando los demócratas comenzaron a investigar el asunto. El Presidente ha negado vehementemente ambas acusaciones.

Los republicanos dicen que el juicio político es un intento partidista de anular los resultados de las elecciones presidenciales de 2016. Los demócratas dicen que su apoyo a la resolución proviene de un deber constitucional.

Trump ha criticado al proceso como un engaño.

“UNA MENTIRA TAN ATROZ POR LA IZQUIERDA RADICAL, LOS DEMOCRÁTAS QUE NO HACEN NADA”, escribió Trump en Twitter horas antes de la votación. “ESTO ES UN ATAQUE A AMÉRICA, Y UN ATAQUE AL PARTIDO REPUBLICANO…”

En los discursos durante el debate que precedió a la votación, los republicanos defendieron al Presidente y acusaron a los demócratas de tratar de utilizar un proceso injusto y armado para meter el juicio político en la Cámara de Representantes. Los demócratas en el Comité Judicial de la Cámara de Representantes aprobaron los artículos del juicio político basados únicamente en testimonios de rumores y en las presunciones y opiniones de los testigos.

“El asunto que hoy tiene ante sí la Cámara de Representantes se basa únicamente en un odio fundamental hacia nuestro Presidente”, dijo el representante Mike Rogers (R-Mich.). “Es una farsa, una caza de brujas, y equivale a un golpe de Estado contra el Presidente debidamente elegido de los Estados Unidos”.

Los demócratas de la Cámara de Representantes argumentaron que la supuesta mala conducta de Trump les ha dejado con pocas opciones más que seguir adelante con el juicio político.

“Si no actuamos ahora, estaríamos abandonando nuestro deber”, dijo la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi (D-Calif.). “Es trágico que las acciones imprudentes del Presidente hagan necesario el juicio político”.

“No nos dio otra opción. Lo que estamos discutiendo hoy es el hecho establecido de que el Presidente violó la Constitución”, agregó Pelosi. “Es un hecho que el Presidente es una amenaza continua a nuestra seguridad nacional y a la integridad de nuestras elecciones, la base de nuestra democracia”.

Los demócratas de la Cámara de Representantes sondearon los acontecimientos que rodearon la llamada del 25 de julio entre el presidente Donald Trump y el presidente ucraniano Volodymyr Zelensky, durante la cual Trump pidió al líder ucraniano que “investigara” el despido del fiscal general ucraniano Viktor Shokin. Semanas antes de su expulsión, Shokin incautó la propiedad del dueño de una empresa de gas ucraniana que, en ese momento, pagaba al hijo de Joe Biden, Hunter, decenas de miles de dólares al mes por formar parte de su junta directiva.

Biden se ha jactado de haber forzado la expulsión de Shokin amenazando con retener a Ucrania mil millones de dólares en préstamos.

Una vez aprobados por la Cámara, los artículos del impeachment de los demócratas se enviarán al Senado, que realizará un juicio en 2020. Un voto por supermayoría de dos tercios del Senado (67 votos) es necesario para condenar y destituir al presidente. Los republicanos tienen la mayoría en el Senado y no han mostrado interés en remover a Trump, quien tiene una tasa de aprobación del 95 por ciento entre los votantes republicanos.

El líder de la mayoría del Senado, Mitch McConnell (R-Ky.), rechazó el 17 de diciembre una solicitud del líder de la minoría del Senado, Chuck Schumer (D-N.Y.), para que nuevos testigos comparezcan en el juicio del Senado.

Trump es solo el tercer presidente en la historia de Estados Unidos que ha sido sometido a juicio político; Bill Clinton y Andrew Johnson fueron sometidos a juicio, pero ninguno de ellos fue destituido de su cargo. Johnson fue absuelto por un voto.

El vicepresidente Mike Pence, hablando en Michigan, halagó la economía de Estados Unidos con Trump y calificó a los procedimientos de la Cámara de Representantes como “una vergüenza”.

“Están tratando de impugnar a este presidente porque saben que no pueden derrotar a este presidente” en 2020, dijo Pence.

Con información de Reuters.

TE RECOMENDAMOS